Saltar al contenido

Oración a la Vírgen María

La Virgen María es la Santa de la iglesia católica más admirada y venerada, en las distintas advocaciones de María en las que ha hecho sus apariciones en todo el mundo. Es la santa más cercana a Dios y a Jesucristo, de su seno virgen nació por obra del Espíritu Santo, el Hijo verdadero del Dios único.

María era una joven humilde, sencilla, de buen corazón, fiel y devota del Dios verdadero. Dedicaba su tiempo a cultivar su relación con Dios, orarle, servirle y amarle. Su familia la comprometió con un buen hombre piadoso descendiente de David, llamado José.

María y José estaban comprometidos pero aun no se habían casado cuando María recibió la aparición de un ángel, este era el Arcángel Gabriel quien se manifestó ante ella con el mensaje de Dios. El Dios verdadero la había escogido para concebir a su Hijo Único, a quien pondría por nombre Jesús.

María con todo el amor, la fe y la devoción hacia el Señor, respondió “yo soy la servidora del Señor, hágase en mí según su palabra”.

Virgen-Maria

Por tal actitud, obediente, servidora, respetuosa de los designios de Dios, la santísima Virgen María es ejemplo de obediencia y fe para la iglesia católica, es la personificación de la humildad, la devoción y el espíritu de servicio a Dios y a sus propósitos, un servicio incondicional.

Con su “Sí” generoso, la virgen María se hizo madre del salvador de nuestro mundo, del Hijo amado de Dios, Jesús, quien se hizo hombre para salvar a la humanidad de la muerte a la que condena el pecado. Jesús nació como un ser humano perfecto sin pecado alguno porque Dios por medio del Espíritu Santo le dio vida en el vientre de la virgen María.

María es la madre de la iglesia católica y de todos sus fieles y creyentes, su adoración y veneración se extiende por todo el mundo. Numerosos milagros se han registrado en su nombre por su ayuda divina.

Oraciones bíblicas a la Vírgen María

Bajo tu Amparo

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; No deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Amén

Madre del redentor

Madre del Redentor, Virgen fecunda, puerta del Cielo siempre abierta, estrella del mar, ven a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse.

Ante la admiración de cielo y tierra, engendraste a tu Santo Creador, y permaneces siempre Virgen, recibe el saludo del ángel Gabriel, y ten piedad de nosotros pecadores.

Reina del cielo

Reina del Cielo, alégrate, aleluya, porque el Señor, a quien llevaste en tu seno, aleluya, ha resucitado, según su palabra, aleluya.

Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

La Salve

Dios te salve,Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;  a Ti suspiramos,gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Salve, Reina de los cielos

Salve, Reina de los Cielos y Señora de los ángeles; salve raíz, salve puerta, que dio paso a nuestra luz. Alégrate, Virgen gloriosa,

Entre todas la más bella; salve, agraciada doncella, ruega a Cristo por nosotros. Que con el auxilio de tan dulce intercesora,

Seamos siempre fieles en el terreno caminar.

Amén.

Acuérdate

Acuérdate,¡oh piadosísima, Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu auxilio haya sido abandonado de Ti.

Animado con esta confianza, a Ti también yo acudo, y me atrevo a implorarte a pesar del peso de mis pecados. Íoh Madre del Verbo!, no desatiendas mis súplicas, antes bien acógelas benignamente. Amén.oracion a la virgen maria

Acto de Consagración

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,yo me entrego del todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón, en una palabra, todo mi ser, ya que soy todo tuyo, ¡oh Madre de bondad!, guárdame y protégeme como hijo tuyo.

Amén.

Bendita sea tu Pureza

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Vírgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión,  no me dejes, Madre mía.

Amén.

Dulzura de los Ángeles

Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos, abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor, protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos. María, purísimo incensario de oro, que ha contenido a la Trinidad excelsa; en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo, y el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra, Virgen, te ha hecho madre de Dios.

Nosotros nos alegramos en ti, Theotókos; tú eres nuestra defensa ante Dios. Extiende tu mano invencible y aplasta a nuestros enemigos. Manda a tus siervos el socorro del cielo.

Oraciones a la Virgen María