Saltar al contenido

Oración a la Vírgen María

Oración a la Vírgen María
5 (100%) 5 votes

La Virgen María es la Santa de la iglesia católica más admirada y venerada, en las distintas advocaciones de María en las que ha hecho sus apariciones en todo el mundo. Es la santa más cercana a Dios y a Jesucristo, de su seno virgen nació por obra del Espíritu Santo, el Hijo verdadero del Dios único.

María era una joven humilde, sencilla, de buen corazón, fiel y devota del Dios verdadero. Dedicaba su tiempo a cultivar su relación con Dios, orarle, servirle y amarle. Su familia la comprometió con un buen hombre piadoso descendiente de David, llamado José.

María y José estaban comprometidos pero aun no se habían casado cuando María recibió la aparición de un ángel, este era el Arcángel Gabriel quien se manifestó ante ella con el mensaje de Dios. El Dios verdadero la había escogido para concebir a su Hijo Único, a quien pondría por nombre Jesús.

María con todo el amor, la fe y la devoción hacia el Señor, respondió “yo soy la servidora del Señor, hágase en mí según su palabra”.

Virgen-Maria

Por tal actitud, obediente, servidora, respetuosa de los designios de Dios, la santísima Virgen María es ejemplo de obediencia y fe para la iglesia católica, es la personificación de la humildad, la devoción y el espíritu de servicio a Dios y a sus propósitos, un servicio incondicional.

Con su “Sí” generoso, la virgen María se hizo madre del salvador de nuestro mundo, del Hijo amado de Dios, Jesús, quien se hizo hombre para salvar a la humanidad de la muerte a la que condena el pecado. Jesús nació como un ser humano perfecto sin pecado alguno porque Dios por medio del Espíritu Santo le dio vida en el vientre de la virgen María.

María es la madre de la iglesia católica y de todos sus fieles y creyentes, su adoración y veneración se extiende por todo el mundo. Numerosos milagros se han registrado en su nombre por su ayuda divina.

Oración de súplica a la Vírgen María

Santísima Virgen, Madre de Dios, yo aunque indigno pecador postrado a vuestros pies en presencia de Dios omnipotente os ofrezco este mi corazón con todos sus afectos. A vos lo consagro y quiero que sea siempre vuestro y de vuestro hijo Jesús.

Aceptad esta humilde oferta vos que siempre habéis sido la auxiliadora del pueblo cristiano.

Oh María, refugio de los atribulados, consuelo de los afligidos, ten compasión de la pena que tanto me aflige, del apuro extremo en que me encuentro.

Reina de los cielos, en vuestras manos pongo mi causa. Se bien que en los casos desesperados se muestra más potente vuestra misericordia y nada puede resistir a vuestro poder. Alcanzadme Madre mía la gracia que os pido si es del agrado de mi Dios y Señor. Amén.

Oración de súplica a la Vírgen María (II)

Enséñame, oh María Auxiliadora, a ser dulce y bueno en todos los acontecimientos de mi vida; en los desengaños, en el descuido de otros, en la falta de sinceridad de aquellos en quienes creí, en la deslealtad de aquellos en quienes confié.

Ayúdame a olvidarme de mí mismo para pensar en la felicidad de otros; a ocultar mis pequeños sufrimientos de tal modo que sea yo el único que los padezca.

Enséñame a sacar provecho de ellos, a usarlos de tal modo que me suavicen, no me endurezcan ni me amarguen; que me hagan paciente y no irritable; que me hagan amplio en mi clemencia y no estrecho y despótico. Que nadie sea menos bueno, menos sincero, menos amable, menos noble, menos santo por haber sido mi compañero de viaje en el camino hacia la vida eterna. Amén.

Oración para niños a la Vírgen María

Dulce madre María; sé mi compañía en estos años tempranos y dame tu mano para que pueda yo caminar por el sendero correcto para que crezca siempre por los caminos del bien.

¡Oh virgen María! Ayuda a aprender todo aquello que sea útil en la vida y procura siempre el cariño de mis padres, de mis amigos y de mi familia para que no me encuentre solo y, con tu luz pueda yo desenvolverme en la gracia del Señor.

Amén.

Oración a la Vírgen María para la familia

Santa madre de Jesucristo.

Queridísima y piadosa protectora de las familias al margen de la voluntad de Dios.

¡Oh Virgen María! yo, con infinita fe y esperanza en tu santa voluntad, imploro en demasía que llenes de amor a mi núcleo familiar.

Procura nuestra unidad, nuestra confianza, nuestro progreso y nuestra salud.

Haz que superemos con la frente en alto cada obstáculo que se nos presente y que podamos gozar del reflejo de la familia que tú tuviste en vida.

Amén.

Oración a la Vírgen María para pedir un favor

¡María santa Virgen! Piadosa madre de Cristo que acompañó las travesías del santísimo salvador.

Benevolente figura de la Iglesia que escucha las súplicas de los que en ti colocamos nuestra confianza.

Hoy, querida María, yo coloco mi destino en tu seno y te ruego que me concedas aquello que ronda por mi mente en estos momentos.

No me desampares en estas horas y hazme dichoso al obtener eso que tanto necesito.

Siempre he sido depositador de mi confianza en ti, querida madre, y lo haré hasta el final.

Amén.

virgen-maria

Oración a la Vírgen María para casos difíciles

Querida Virgen María; los tormentos y el suplicio están a la orden del día en este mundo.

Nuestra fe, esperanza y devoción en la figura de Dios nos dan fuerzas para superar estos con la frente en alto.

Sin embargo, querida madre, el día de hoy estoy inmerso en una situación que yo solo no puedo vadear; como tu gracia es divina, el día de hoy te imploro que intercedas con tu mediación.

Escucha mis plegarias, santa madre de Dios, pues yo soy un fiel devoto a vuestra figura.

Amén.

Oración a la Vírgen María para los enfermos

¡Amada y piadosa Virgen María! acompañante de los que colocamos toda nuestra fe en ti y fiel guía de los que vemos el futuro bajo una sombra infranqueable.

¡Oh madre! El día de hoy me arrodillo ante tu magnanimidad para pedirte que obres en favor del que hoy yace enfermo en cama y ve sus fuerzas disipadas por la enfermedad.

Como tu gracia lo cura todo, sé que oirás esto que te implora y sabrás sacarlos de su estado actual.

Amén.

Oración a la Vírgen María para pedir por los hijos

Madre mía, que has sufrido por el hijo de dios. Que lloraste lágrimas de sangre y sal, ruego tu ayuda. Madre Santa que sufriste el dolor por el maltrato de tu hijo Jesús, escucha mi ruego.

Tú entiendes el amor para un hijo, que es puro y sin condiciones. Tú que amaste y cuidaste de tu hijo en su momento. Acudo con esta plegaria para que protejas a mis hijos (o).

En este mundo lleno de maldad, te pido los cuides para que no caigan en el pecado ni en manos de pecadores que roban la tranquilidad de las personas. En el día a día cuídalos, gran señora. En el atardecer cuídalos madre mía. En el anochecer y cuando duerman, cuídalos, santísima virgen María.

En todo momento, y aunque la oscuridad se haga presente, protege a mis hijos Madre Mía. De todo corazón y con gran fe, rezo esta oración. En tu manto divino dejo sus almas, a ti te ruego y quiero. Amén

Oración a la Vírgen María del adviento

Nuestra Señora del Adviento madre de todas nuestras expectativas, tú que sentiste tomar carne en tu seno la Esperanza de tu pueblo, la Salvación de Dios, sostiene nuestras maternidades y paternidades, carnales y espirituales.

Madre de todas nuestras esperanzas, tú que acogiste el poder del Espíritu para dar carne a las promesas de Dios, concédenos encarnar al Amor, signo del Reino de Dios en todas las acciones de nuestra vida.

Nuestra Señora del Adviento, Madre de nuestra vigilancia, tú que diste un rostro a nuestro futuro, fortifica a los que dan a luz con dolor un mundo nuevo de justicia y de paz.

Tú, que contemplaste al Niño de Belén, haznos atentos a los signos imprevisibles de la ternura de Dios.

Nuestra Señora del Adviento, Madre del Crucificado, tiende tu mano a los que mueren y acompaña su nuevo nacimiento en los brazos del Padre.

Nuestra Señora del Adviento, icono pascual, concédenos esta gozosa vigilancia que discierne en el tejido de la vida cotidiana, en el paso y en la venida de Cristo el Señor.

Oración a la Vírgen María por la salud

Oh Virgen María, Salud de los enfermos, que has acompañado a Jesús en el camino del Calvario y has permanecido junto a la cruz en la que moría tu Hijo, participando íntimamente de sus dolores.

Acoge nuestros sufrimientos y únelos a los de Él para que las semillas esparcidas durante el Jubileo sigan produciendo frutos abundantes en los años venideros.

Madre misericordiosa, con fe nos volvemos hacia Ti.

Alcánzanos de tu Hijo el que podamos volver pronto, plenamente restablecidos, a nuestras ocupaciones, para hacernos útiles al prójimo con nuestro trabajo.

Mientras tanto, quédate junto a nosotros en el momento de la prueba y ayúdanos a repetir cada día contigo nuestro “sí”, seguros de que Dios sabe sacar de todo mal un bien más grande.

Virgen Inmaculada, haz que los frutos del Año Jubilar sean para nosotros y para nuestros seres queridos, prenda de un renovado empuje en la vida cristiana, para que en la contemplación del Rostro de Cristo Resucitado encontremos la abundancia de la misericordia de Dios y la alegría sin fin del Cielo.

Amén!

Oración de bienvenida a la Vírgen María

Virgen María, santa señora te damos la bienvenida a esta casa.

Que tu presencia nos traiga la paz de Dios, el amor de Cristo nuestro Señor y la alegría de tu protección materna.

Virgen María, santa señora tu presencia le da un renuevo lleno de plenitud a nuestro hogar con los recuerdos más lindos de nuestra vida.

¡GRACIAS madre por venir a visitarnos!

¡GRACIAS madre porque nos das ánimo para que haya unión, amor y paz en las familia.

¡GRACIAS madre porque quieres ayudar y consolar a los enfermos, ancianos, incluso los que sufren!

¡GRACIAS madre porque eres la luz cuando damos vida  y aun cuando educamos los hijos!

¡GRACIAS madre porque te tenemos por madre nuestra y nos ayudas a crecer en la fe y el amor de Jesús!

Como  nos enseñó nuestra Madre, te rezamos juntos:

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

virgen-maria

Oraciones bíblicas a la Vírgen María

Bajo tu Amparo

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; No deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Amén

Madre del redentor

Madre del Redentor, Virgen fecunda, puerta del Cielo siempre abierta, estrella del mar, ven a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse.

Ante la admiración de cielo y tierra, engendraste a tu Santo Creador, y permaneces siempre Virgen, recibe el saludo del ángel Gabriel, y ten piedad de nosotros pecadores.

Reina del cielo

Reina del Cielo, alégrate, aleluya, porque el Señor, a quien llevaste en tu seno, aleluya, ha resucitado, según su palabra, aleluya.

Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

La Salve

Dios te salve,Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva;  a Ti suspiramos,gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

Salve, Reina de los cielos

Salve, Reina de los Cielos y Señora de los ángeles; salve raíz, salve puerta, que dio paso a nuestra luz. Alégrate, Virgen gloriosa,

Entre todas la más bella; salve, agraciada doncella, ruega a Cristo por nosotros. Que con el auxilio de tan dulce intercesora,

Seamos siempre fieles en el terreno caminar.

Amén.

Acuérdate

Acuérdate,¡oh piadosísima, Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu auxilio haya sido abandonado de Ti.

Animado con esta confianza, a Ti también yo acudo, y me atrevo a implorarte a pesar del peso de mis pecados. Íoh Madre del Verbo!, no desatiendas mis súplicas, antes bien acógelas benignamente. Amén.oracion a la virgen maria

Acto de Consagración

¡Oh Señora mía, oh Madre mía!,yo me entrego del todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón, en una palabra, todo mi ser, ya que soy todo tuyo, ¡oh Madre de bondad!, guárdame y protégeme como hijo tuyo.

Amén.

Bendita sea tu Pureza

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Vírgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión,  no me dejes, Madre mía.

Amén.

Dulzura de los Ángeles

Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos, abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor, protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos. María, purísimo incensario de oro, que ha contenido a la Trinidad excelsa; en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo, y el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra, Virgen, te ha hecho madre de Dios.

Nosotros nos alegramos en ti, Theotókos; tú eres nuestra defensa ante Dios. Extiende tu mano invencible y aplasta a nuestros enemigos. Manda a tus siervos el socorro del cielo.

Oración corta a la Vírgen María

Madre mía: Desde que amanece el día, bendíceme; en lo duro del trabajo, ayúdame; si temo en mis buenas decisiones, fortaléceme; en las malas decisiones y peligros, defiéndeme; si siento que no puedo mas, sálvame y ayúdame a llegar al cielo

Novena a la Vírgen María

Oración de inicio

Virgen María, tu que eres la madre de Dios en este día vengo a ti con confianza y  mucho amor, tu eres nuestra intercesora y asi lo creo, Jesús es el  Hijo de Dios e hijo tuyo, y siempre quiere que nos arrepintamos y tener misericordia con nosotros derrama sobre mí tu gracia e  infinita misericordia.oracion a la virgen maria

Te pido madre mía, tu que estas llena  de Bondad y de Misericordia, intercedas antes nuestro padre celestial,  que podamos convertir nuestro corazón, que nos perdone los pecados, que sea la fortaleza en mis pruebas y sufrimientos, consuelo cuando este triste o en tribulación y que sobre todas las cosas salve mi alma es lo que te pido en esta Novena, si es la voluntad del Dios. Hacer la petición.

Oración para decir al final

Te pido mi Dios, que tengas misericordia y escuches la interseción de tu madre la virgen María y me concedas las gracias  según sea tu voluntad que ella pide para mi; yo la amo, le sirvo con ese amor que nos enseñas  y quiero siempre que ella interceda por mi para que guiada, “acompañada” y defendida por ella , para seguir su bello ejemplo. Pídeselo por mi y en tu  santo nombre a Dios, tu con quién vives y reinas en la unidad del Espíritu Santo y por todos lo siglos de los siglos. Amen.

Primer día

Virgen María, madre de Dios ¡Bendita eres tu entre todas las mujeres!. Tú que fuiste la elegida  por Dios entre todas las mujeres  para ser la Madre del Hijo de Dios, por lo cual Dios dio todas las virtudes que posees y el Espíritu Santo te colmó con todos sus dones y lleno tu corazón con el amor de Dios. Te pido, por el amor que te tenemos, que llenes mi alma con el amor, las virtudes y frutos que necesito, para poder llevar una  vida que sea digna de una hija de Dios y de una hija tuya, y así imitándote a ti, vaya poco a poco uniendo más y más  mi voluntad a la voluntad de Dios que es buena , agradable y perfecta, que haga de mi una sierva  y pueda servir como instrumentos para salvación de los demás.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Segundo día

Virgen María, madre de Dios  siempre inmaculada, “bendito sea el fruto de tu vientre”. Tú que fuiste escogida para la concepción del hijo de Dios , desde ese momento Dios te preservos de toda mancha de pecado y te lleno de gracia , para que cuando llegara la hora su  Hijo, llevara a cabo el plan para qle cual fue escogido sobre la salvación de los hombres, a traves de ella fue hecho carne en ti por obra del Espíritu Santo, te pido por tu Inmaculada Concepción que me concedas tu pronto socorro para  mi alma siempre este  limpia de pecado y el Espíritu Santo siempre este conmigo.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Tercer día

Virgen María, madre de dios tu que has sido una mujer llena de humildad, obediente siempre  a la Voluntad de Dios, tú que te llamaste “esclava del Señor”, te consagraste del todo a ti misma, con todo tu ser a el hijo de Dios y su obra redentora  haciendo de tu vida un continuo canto de amor, alabanza, gratitud a Dios, un continuo acto de servicio, ayudando así en la redención con humildad y fidelidad. Te pido que intercedas por mi antes Dios y que me llenes de ese amor, fe y me concedas un corazón humilde y generoso quier que hagas de mi vida un continuo acto de servicio.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Cuarto día

Virgen María, madre de Dios tu que eres buena en la oración , fuiste unas de las primeras oyentes y discípula de Jesús, madre tu mejor que nadie conociste y viviste los misterios de la encarnación y de la redención, tú que siempre guardaste y meditaste en tu corazón con fe, esperanza y amor las palabras que te fueron dichas de parte de Dios y los acontecimientos que fueron primordiales de la infancia, ministerio  y  vida de Jesús, descubriendo asi los inefables designios de Dios Padre sobre la salvación de los hombres Te pido que me concedas de Dios esa fe fuerte , firme e indestructible, esa esperanza  y  amor ardiente, pleno y total , para que acepte siempre en mi vida acepte la voluntad de Dios.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Quinto día

Virgen María, madre de Dios,  tu que eres auxilio, salud, refugio, consuelo, socorro, intercesora de todos aquellos que te necesitan y creen en ti, tú que yendo a visitar a tu prima Sta. Isabel y luego en las Bodas de Caná, me diste ejemplo de amor ,de generosidad y solidaridad con el prójimo, manifestándose en ambos momentos a través de ti, la Divinidad y el poder de Jesús. Que seas tu enseñandome a ser generosa y solidaria para con  todos aquellos que de algún modo necesiten mi ayuda.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Sexto día

Virgen Santísima de los Dolores, madre de Dios y de todos nosotros, tú que como nadie viviste, “sentiste” y sufriste en tu corazón de madre , el desamor, la persecución, la calumnia , la dolorosísima pasión y muerte que sufrió Jesús por nuestra salvación, concédeme madre mía conforme a la voluntad del padre un corazón lleno de amor y humildad para que yo pueda aprender y soportar  los sufrimientos de mi vida, a los de Jesús y a los tuyos.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Séptimo día

Virgen María, Madre de Dios y Madre de todos, estuviste junto a Jesús clavado en la Cruz y sufriste desde tus  entrañas el dolor del sacrificio de tu hijo, te ofreciste con el al Padre para la salvación de todos los hombres , ahora somos hijos tuyos, intercede madre por nosotros  a los que amamos y seguimos a Jesús el incesante socorro de su gracia, para que nos mantengamos fieles a a los compromisos que adquirimos cuando fuimos bautizados y además podamos ser testimonio con  nuestra vida y asi tener la fuerza necesaria para enfrentarnos a nuestros adversarios espirituales. Tu que eres Madre de Bondad y de Misericordia intercede sin parar por todos nosotros, reconociendo que somos pecadores Madre de los pecadores y Madre de la Vida, ruega por nosotros.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Octavo día

Virgen María, Madre de Dios tú que eres discípula, junto con  los Apóstoles y discípulos en el Cenáculo, esperaste orando e invocando sin cesar, el Don del Espíritu Santo prometido por Jesús antes de su Ascensión al Cielo. Te pido que ores en unión de ellos y la iglesia a Dios padre para que se realice un nuevo pentecostes para que haya paz y se transformen los corazones, seamos testimonio de fe, esperanza y amor, para que así los hombres crean que Jesús es el Salvador, el Hijo enviado, amado del Padre y así crean y amen al Padre.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Noveno día

Virgen María, madre de Dios Reina y madre de todos, tú que fuiste asunta en cuerpo y alma al cielo, coronada como reina y señora de cielos y tierra ahora gozas ya sentada a la diestra de Jesús  de la Gloria eterna y del amor de la santísima trinidad . Siempre se mi guía, ayúdame y protégeme ,  no permitas que me aparte de Jesús, que es el  único y verdadero camino hacia el padre y en la hora de la muerte obtenga misericordia y pueda alabar al padre por los siglos de los siglos.

Rezar tres Ave María y un Gloria y la oración final.

Oración a la Vírgen María para obtener un milagro

Virgen María madre de Dios y madre del Señor, hoy venimos ante ti con todo nuestro amor, escucha a tus hijos su  clamor y dirige hacia nosotros tus ojos, no nos dejes sin tu socorro en la angustia guíanos, iluminanos en las penas y tristezas con tu amor, Madre y Señora tu que eres la elegida  de los dones del Señor, en estos momentos necesitamos tu comprensión, ampáranos y con tus manos bondadosa concédenos misericordia.

Virgen María tu que concedes milagros a  los que te son devotos ayúdanos con un milagro y ve este grave problema que atravesamos (hacer petición con fe).

Señora  tu que eres milagrosa, vístenos con tu poderosa intercesión

Madre ¡ruega todos nosotros ante Dios! Extiende sobre nosotros tu manto de  protección libranos de enemigos y peligros danos salud, trabajo, prosperidad y amor, llena nuestros hogares de justicia, fe, esperanza. Rezar la Salve y tres Avemarías.

Oración de protección a la Vírgen María

Virgen Maria Pura y Bendita! Ven! Virgen María Madre mía. Tu que eres Guerrera  y Poderosa contra Satanás y los espíritus inmundos que me desean atacar y vencer.

Guerrera de oración, guerrera apoyada por la Corte de Ángeles celestiales, guerrera sostenida por el Espíritu de Dios. Por la Santísima Trinidad elevada a la victoria contra el mal.

Ven Virgen Pura y Bendita!, Poderosa Madre del Universo, ven y guerrea junto a mi, que me siento débil y frágil.oracion a la virgen maria

Apoyo mío! Virgen Reina del Cielo, mirame señora, me quieren atacar, perseguir , Protégeme de mí mismo, de mis  pecados no quiero caer en las provocaciones del mal.

¡Pelea conmigo! Poderosa Virgen  que seas tu en cada esquina de mi casa, de mi trabajo, de mis lugares de estudio o descanso, donde me encuentre, protégeme, sé tú mi fuerte, mi muralla y refugio. Cuida por mi alma y mi cuerpo.

Pelea a mi lado por los que desean hacerme daño; que tu pecho virginal sea mi escudo, que tus manos detengan a mis enemigos, tus ojo sean luces que alejen, que  tus lindas palabras  paralicen cualquier obra maléfica contra mi y mi familia, te pido que tus pies que son benditos pisen al enemigo que me acecha.

Por el día por la tarde y por la noche, seas tú virgen María mi guerrera, mi protección; alza tu Poderoso Manto, ¡Madre mía! Y envuélveme en él.  En ese lugar bendito no temeré.

Madre mia, se y confió en que me escuchas eres mi intercesora por excelencia, siempre quédate conmigo guerrera de mi alma, quédate conmigo hasta que Dios me llame, nunca me sueltes.

Madre, te venero, soy tu devota virgen bendita eres amorosa y guerrera mía.

Oración milagrosa y poderosa a la Vírgen María

Virgen María  Reina Poderosa, castísima, señora y madre de todos

Tu que siempre estás presente te pedimos que nos escuches.

Virgen poderosa y gloriosa que con tu pie aplastas la cabeza de la serpiente tentadora!, permite que se cumpla, la promesa del bautismo, ya que con ellas renuncie a satanás, a sus obras  y pueda a través de mi testimonio dar al mundo fe y Oración a la virgen María esperanza cristiana.

Te pido madre mía y de todos, que con el poder que Dios te ha dado,

Me acompañes al caminar, y no me dejes solo nunca, así el mal nunca me tocara.

Madre, Reina del Cielo y de la Tierra, me postro ante tus pies, cúbreme con tu bendito manto,  bendíceme y lléname de gracia para que cada día pueda ser como tu; que mi fe crezca y así pueda cumplir la voluntad del padre como tú lo hiciste y a la hora de la muerte pueda ir al cielo y disfrutar del paraíso.

Amén.

Oración a la Vírgen María para pedir auxilio

Virgen María, Madre de Dios y madre buena, Madre que es  fuerte y comprensiva, acudo a ti en este día con mucho optimismo creyendo poniendo mi confianza  en ti que siento cuando estoy en tu presencia, y creo que al recurrir a ti tu serás quien interceda y me ayudara  en mis necesidades y angustias pues es tu Corazón quien está pendiente de todos nosotros.

Madre de todos, tu que tienes un noble corazón que siempre late acorde con el Sagrado Corazón de Jesús, tu hijo quien es nuestro señor, y que siempre está a la disposición de darnos lo que necesitamos.

Oh Virgen tu que eres piadosa, que te unes con un lazo a nuestro señor Jesucristo, Reina de los Ángeles, Serafines y  querubines, que tienes un Corazón bueno, grande y hermoso, lleno de amor por todos nosotros; Tú que eres la esperanza de los desesperados, la confianza del que te necesita haznos sentir ahora que tanto te necesitamos la dulzura de tu Corazón maternal y la fuerza de tu intercesión, (hacer la petición).

Corazón Puro de María, ruega por nosotros, pide por nosotros, Señora y Madre poderosa, intercesora concédenos la salud del cuerpo y la pureza del alma, protege a nuestras familias y amistades y haz que te amemos y obtengamos misericordia. Amen. Rezar la Salve, Padrenuestro y Gloria. Hacerlo tres días seguidos

Oración a la Vírgen María para sanar

Madre inmaculada virgen Acudimos a ti madre y reina queremos darte nuestro corazón, nuestras almas. Sólo tú virgen María eres capaz de hacer el milagro de Jesús. Madre tu que pasaste el peor  de los calvarios ten misericordia de nosotros!

Escucha te pedimos nuestro clamor Madre te pido por la salud y recuperación  de  (decir el nombre de la persona)

En tu honor te prometo que haré que te conozcan y veneran aún más Yo, (nombre de quien pide ), te doy gracias por  escucharme Amén

Oración a la Vírgen María para niños

Luz radiante, claro día, llévame siempre a Jesús Virgen santa María. Hazme siempre , Virgen y madre mía, sincero y transparente, concédeme un corazón tan limpio como el agua de una fuente.

Virgen  María pura y santa, tú que dijiste que sí, ayúdame a hacer siempre lo que Dios me pide a mí. Acúname, Virgen María,

Quiero siempre dormir en tus brazos, guárdame,  Madre mía, con Jesús en tu regazo. Jesús contigo yo me levanto, contigo comienzo el día, con el Espíritu Santo y con la Virgen María.

Virgen sagrada María que ponías el comedor para Jesús y José, quiero yo quien lo ponga contigo con mucho cariño y por amor,

Para que estemos unidos y todo sepa mejor.

Oración a la Virgen María para conseguir pareja

Madre Santa del hijo de Dios, Señora de la noche muy buena que la luz que tú nos diste en esa ocasión que fue gloriosa sea el comienzo de una claridad que no se acaba.

María fuiste la escogida para dar a luz a el salvador. Enséñanos a ayudar  y a compartir nuestro amor, enséñanos cada día  a ser mensajeros de felicidad y confianza.

Gracias por habernos dado a Jesús, ayúdanos para que seamos portadores de las buenas nuevas especialmente a los más o necesitados, tú que eres nuestra Señora,  Madre amada, que tienes en tus brazos a Jesús Niño: hoy te pedimos tener un corazón de niño, para que podamos estar tranquilos en tu  regazo y sentirnos a salvo y protegidos.

Virgen María, escucha nuestro clamor, y aunque no haya pan en nuestra lacena, no haya agua en nuestro cántaro y no hay alegría en nuestros pasos, tengamos esa necesidad de amar a Jesús como tú lo amas.

Madre de bondad, Madre nuestra, llénanos de amor, de dones, tú que has vivido día a día en la fe y en la esperanza, danos consuelo y ayuda en nuestras aflicciones, no permitas que suframos por amor, ayúdanos en nuestros  problemas, haz que nuestro corazón no llore de pena y que la angustia se aleje para siempre, María, madre amada escucha nuestras  peticiones y tiéndenos tu mano amorosa de Madre en este momento. (Hacer la petición).

Madre de Belén, bendice nuestras vidas y llena de felicidad el corazón y la mente de quienes siguiendo la estrella, hemos llegado hasta Belén.

Amén.