Saltar al contenido

Oración a San Almaquio

Oración a San Almaquio
5 (100%) 1 vote[s]

San Almaquio, también conocido como Telémaco, es uno de los mártires de la iglesia católica cuya labor por la religión se manifestó después de la primera venida de Jesús. La historia de este personaje es un tanto incierta debido a que los relatos de su martirió son variables en las distintas reseñas religiosas.

Se le sitúa a inicios del año 400 después de Cristo. San Almaquio era un monje oriental quien practicaba el ascetismo, una doctrina religiosa que se somete a la negación y rechazo a los placeres físicos para poder llegar a la pureza y claridad del espíritu. Este personaje vivía solitariamente en el desierto. Sin embargo, cuenta su historia que un día sintió “una necesidad  imperiosa y sobrenatural” de partir hacia Roma, sintiendo que era un mensaje de la voluntad de Dios.

Así, Telémaco, como también es llamado, partió su viaje a la ciudad donde realizaría su obra más importante en el cristianismo. Estando  presente en los inhumanos espectáculos de lucha de gladiadores en el circo romano, sin titubear, San Almaquio se lanzó a la arena separando a los luchadores, y gritando a viva voz para todo el pueblo que disfrutaba de aquel espectáculo, reprochándoles sus alabanzas y creencias hacia ídolos falsos, y aconsejando que abandonasen tales creencias.

La historia no es clara con respecto a su muerte. Algunos relatan que el prefecto de la ciudad, Alipio, ordenó a los gladiadores matar a Telémaco; otras reseñas cuentan que fue apedreado por el público que asistía el espectáculo.

Al enterarse de esta tragedia, el emperador Honorio eliminó los combates del circo entre gladiadores.

Así el trabajo de este santo fue conseguir la abolición de tales espectáculos crueles y despiadados que se extendían por todo el imperio romano. Su exigencia fue siempre la de la paz.

Su día se celebra el 01 de enero de cada año, ya que en esa fecha, en el año 404 después de Cristo, tuvo lugar la última lucha de gladiadores en la ciudad de Roma.

Oración a San Almaquio para pedir protección

¡Aleluya! El señor mi Dios está aquí.
¡Gracias! Señor por todas tus bendiciones.
San Almaquio. Ruega por mi.
San Almaquio. Ruega por mi.
San Almaquio. Ruega por mi.
Amén.