Saltar al contenido

Oración a San José María Tomasi

San José María Tomasi, conocido por su nombre italiano de Giuseppe Maria Tomasi di Lampedusa, fue un cardenal presbítero italiano que llego a la santidad.

oracion a San-Jose-maria-tomasi

Nacido en Licata el día 12 de septiembre del año 1649, San José María Tomasi pertenecía a una familia noble de Lampedusa. Aun joven, José María sentía en su corazón la profunda necesidad de llevar una vida religiosa, con gran amor hacia la palabra de Dios y empeño por su estudio.

De esta manera, San José María Tomasi renunció a todos bienes y derechos que tenía con su familia, para poder cumplir su deseo de unirse a la Orden de los Clérigos Regulares Teatinos, en la Casa Teatina de Palermo, en la fecha de 25 de marzo de 1666. Continúo con sus estudios religiosos y logró ordenarse como sacerdote en 1673.

San José María se dio a la tarea de estudiar las fuentes y bases de la liturgia del cristianismo, se empeñó en estos conocimientos con tanto afán que muchos lo llamaban como el príncipe de la liturgia romana.

Él creía apoyaba el hecho de que los fieles participaran en las celebraciones litúrgicas de manera activa, y que de esta manera se mejoraran los valores y principios morales de los devotos. De hecho, muchas de sus reflexiones se consideran como previas al Concilio Vaticano II.

En 1712 fue nombrado cardenal, y continuó con su trabajo de impulsar la gracia y belleza de la liturgia, promoviendo las celebraciones de catequesis para los niños y los pobres que necesitaban de atención.

Falleció en la ciudad de Roma, un día 1 ero de enero tan solo 1 año más tarde (1713). Por su servicio y labor, el Papa Pio VII lo beatifica en 1803, para luego ser canonizado por el Papa Juan Pablo II en 1986. Actualmente su cuerpo descansa en la Basílica de Sant’ Andrea della Valle en Roma.

Oración a San José María Tomasi

A ti bienaventurado San José María Tomasi acudo en medio de toda mi desesperanza y  tribulación, invocando tu sagrado nombre escrito por siempre en el libro de la vida; que será de mí, si mediante esta oración y por medio de ti poderoso y amado santo, mi ruego no llega a las manos del Padre, confiadamente solicitó protejas, cuides y pongas en las manos sagradas e infinitamente poderosas del mismo Dios que nos dio la existencia y que espera por nosotros en su morada eterna.

San José María Tomasi, promotor de la obra de Dios en la tierra, toma íntegramente mi vida, defiéndeme ante todo mal material y sobrenatural al que me veo en peligro de caer, ponme lejos de toda fuerza del abismo que invisible a mis sentidos, propicia mi alma y cuerpo a la seducción del  pecado; de que manera habre de mantenerme firme y seguro lejos de todo aquello que me incita a la desgracia si no es por la intercesión de San José María Tomasi.

Venerable San José María Tomasi, santo fiel a Dios, intercede por este ser vulnerable, débil y humanamente susceptible a todo mal, a toda concupiscencia y a la infidelidad al Dios único dador y dueño de la vida; San José María Tomasi, custodio en esta tierra de todo interés celestial en la persona de cada ser humano, bendice y protege cada uno de mis seres queridos, mis bienes materiales, mi trabajo y mi salud, toma la humanidad entera y llevala a la presencia de nuestro Padre para que sabiamente guarde y bendiga nuestra existencia especialmente en estos tiempos donde abunda la desgracia; a donde mas iremos si todo en este mundo habrá de acabar y solo al lado del Padre habrá vida.

San José María Tomasi, acompañame en esta difícil y larga pelea contra el poder de las tinieblas, presente hoy más que nunca en este mundo, mi vida diaria es una batalla; como hare para ganarla si estando solo, seré devorado por el mal que habita silenciosamente en las sociedades de este mundo, te suplico desde lo profundo de mi corazón, no me abandones en medio del peligro, acompáñame, guardame ponme a salvo junto con mis seres queridos, bendito sea tu nombre que hoy brilla eternamente como estrella en la noche.

Amen.