Saltar al contenido

Oración a San Juan Crisóstomo

Oración a San Juan Crisóstomo
5 (100%) 5 vote[s]

Juan Crisóstomo o Juan de Antioquía era un sacerdote cristiano muy conocido, nacido en Antioquía en el año 347. Es valorado por la iglesia ortodoxa como uno de los más importantes teólogos, pilar fundamental de esta corriente de la iglesia. Falleció en el año 407.

san-juan-crisostomo2

San Juan Crisóstomo poseía un extraordinario don con sus palabras, de hecho, el título “Crisóstomo” es extraído de una raíz griega que se traduce como “boca de oro”, haciendo referencia a su gran capacidad de discurso, este santo es el máximo orador que han tenido los sacerdotes griegos.

El maravilloso don de la palabra le permitió a San Juan Crisóstomo predicar con una sencillez natural la palabra del Señor, sus pensamientos eran ricos en lecciones, y tenía gran facilidad para exponerlos e ilustrarlos, además, San Juan Crisóstomo hablaba siempre con la sinceridad desde el fondo de su corazón y con la fe y la certeza de que las palabras que estaba entregando eran el mensaje que Dios le había encargado llevar a la comunidad.

San Juan Crisóstomo se avocaba a los asuntos morales, no se conducía por los sermones regulares y no tenía temor de enfrentar digresiones. Por estos discursos era aplaudido y reconocido en su congregación. Tanto griegos como latinos describen a Juan Crisóstomo como un verdadero testigo de la fe. Él era un autentico pescador de hombres, con sus palabras sabía tocar el corazón de sus fieles. Se enfrentaba con coraje ante los vicios, los abusos y los pecados.

Sus discursos se escuchaban con emoción y amplia receptividad, con lo cual llevo a muchos por el sendero auténtico de la fe cristiana. Posterior a San Juan Crisóstomo, ningún orador ha tenido tanta capacidad de elocuencia y discurso, como la tuvo este santo.

Oración a San Juan Crisóstomo

¡Oh adorado y amado doctor insigne, san Juan Crisóstomo!, tú que siempre y sin cansancio alentaste con máxima sabiduría la constante práctica de justicia y caridad y que con tus sabias palabras predicaste con absoluta brillantez el Mensaje Divino, ilumínanos con tu palabra y fortalece nuestros miedos en los momentos difíciles con el ejemplo de tu coraje e invencible constancia.

Poderoso San Juan Crisóstomo, tú que mostraste una enorme fortaleza y gran valor ante las más duras pruebas a las que te sometieron, que fuiste difamado, acusado, perseguido, agredido brutalmente e injustamente desterrado, concédenos la energía y la esperanza para sobrellevar nuestros momentos difíciles, llenos de amargura, tristeza y desconsuelo, haz que conservemos la Fe para que podamos seguir luchando a pesar de los malos tratos y las injusticias que nos rodean cada día, para que, fortalecidos en tu nombre y ayudados por intercesión, podamos salir siempre victoriosos.

(Hacer la petición).

Poderoso San Juan Crisóstomo, tú que fuiste sal de la tierra y luz del mundo, defiéndenos a todos de la injusticia y el error, lleva nuestras peticiones a Dios Padre y ruégale nos conceda lo que desesperadamente solicitamos.

San Juan Crisóstomo, pídele al Padre que nos ayude a amar al prójimo, que nos de la gracia de vivir en su palabra y tener el evangelio como camino, regla y vida en nuestro caminar.
Que nos bendiga con los dones y talentos necesarios para alcanzar la Gloria Celestial y vivir eternamente a su lado.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Oraciones de Juan Crisóstomo a Dios para cada hora del día

01:00 hs. ¡Oh Señor!, no me prives de tus benditos dones celestiales

02:00 hs. ¡Oh Señor!, defiéndeme y líbrame de los tormentos del maligno

03:00 hs. ¡Oh Señor!, si he pecado con mi mente, con mis pensamientos, con mis palabras o mis actos, perdóname y cura mi alma

04:00 hs. ¡Oh Señor!, líbrame de la ignorancia y el olvido, del odio y la mezquindad del alma y de la dureza del corazón

05:00 hs. ¡Oh Señor!, no me dejes caer y líbrame de toda tentación

06:00 hs. ¡Oh Señor!, ilumina mi corazón oscurecido por los deseos del maligno

07:00 hs. ¡Oh Señor!, como hombre que soy he fallado, pero Tú, como Dios amado y benevolente, ten piedad de mi alma, viendo las debilidades de mi corazón

08:00 hs. ¡Oh Señor!, envía Tu Misericordia a mi auxilio, para que yo pueda glorificar Tu Santo Nombre

09:00 hs. ¡Oh Señor Jesucristo!, inscribe a Tu siervo en el Libro de la Vida y concédeme una muerte en paz

10:00 hs. ¡Oh Señor mi Dios!, aunque no he hecho nada bueno ante Ti, extiende tu mano, ayúdame con tu gracia a empezar a hacer todo el bien

11:00 hs. ¡Oh Señor!, cubre mi débil corazón con el rocío de Tu amor

12:00 hs. ¡Oh Señor de los Cielos y de la tierra, acuérdate de mi, Tu siervo pecador, impuro y frío de corazón, en Tu Reino

13:00 hs. ¡Oh Señor!, acepta mi sincero arrepentimiento

14:00 hs. ¡Oh Señor!, por el bien de mi alma, no me abandones

15:00 hs. ¡Oh Señor!, aléjame de la tentación

16:00 hs. ¡Oh Señor!, concédeme pensamientos nobles y puros

17:00 hs. ¡Oh Señor!, concédeme las lágrimas de arrepentimiento, el recuerdo de la muerte y el sentido de la paz

18:00 hs. ¡Oh Señor!, concédeme la humildad, la caridad y obediencia para actuar en tu nombre

19:00 hs. ¡Oh Señor!, concédeme la confesión y el perdón de mis pecados

20:00 hs. ¡Oh Señor!, concédeme la paciencia, la magnanimidad y la dulzura

21:00 hs. ¡Oh Señor!, sitúa en mí la fuente de todas las bendiciones y el temor de Tí en mi corazón

22:00 hs. ¡Oh Señor!, concede que pueda amarte con todo mi corazón y toda mi alma, y que pueda obedecer siempre tu palabra

23:00 hs. ¡Oh Señor!, protégeme de provocadores, de los demonios, de las pasiones corporales y de todo aquello que no conduce a Ti

00:00 hs. ¡Oh Señor!, sé que actúas como quieres; así, que se haga en mi, pecador, Tu voluntad, porque bendito eres por los siglos de los siglos

Amén

Oración a San Juan Crisóstomo para ser cada día más creyentes en Cristo

San Juan Crisóstomo, hombre cabal y fiel discípulo de Jesús, padre de la Iglesia y arzobispo de Constantinopla.

Tu palabra y oratoria hipnotizaban a quienes te escuchaban, convertías a creyentes y no creyentes con el corazón en ascuas.

El Espíritu de Dios te acompañaba en cada palabra, que como flecha encendida llevó a muchas almas a la conversión y entrega total a nuestro Divino Maestro.

Valiente defensor de los más pobres, tu verdad y claridad incomodaba a los poderosos.

Ayúdanos con tu intercesión a ser firmes en la fe, a predicar el Evangelio y ser testigos, con el ejemplo, de  Cristo muerto y resucitado para que podamos encontrarnos con el Señor, camino, verdad y vida y podamos experimentar el gozo de vivir en Dios y para Dios en la eternidad.

Haznos veraces en la fe y convincentes en el amor para que el mundo crea.

Amén.