Saltar al contenido

Oración a Santa Sinclética

Oracion a Santa-Sincletica

Santa Sinclética es una figura religiosa venerada tanto por la iglesia ortodoxa como por las iglesias católicas orientales, quien vivió en el siglo IV después de Cristo. Nació en Alejandría de Egipto, por esto también se conoce como Santa Sinclética de Alejandría, y era originaria de una familia de buena posición social provenientes de Macedonia.

Desde muy joven esta santa se propuso consagrarse en cuerpo y mente al Señor Jesús, sin embargo, su buena posición económica junto con su gran belleza, conseguían atraer muchos pretendientes, por tal motivo, Santa Sinclética se vio en la necesidad de tener que huir varias veces.

Considerando que su propio cuerpo podría ser fuente de pecados, se sometió a forzados ayunos y penitencias para evitar ser objeto de tentaciones.

Sus padres la dejaron como única heredera de toda la fortuna de su familia, ya que sus hermanos mayores habían muerto y solo tenía otra hermana que era ciega. Santa Sinclética repartió sus bienes entre los pobres, y se dispuso para vivir en una cámara sepulcral de su familia que estaba abandonada. Frente a un sacerdote renovó su voto de consagración a Dios y se dedicó enteramente a la oración y a las obras de caridad para los necesitados.

Pronto, Santa Sinclética se convirtió en una religiosa ejemplo para otros. Mujeres y hombres acudían a ella por consejos y reflexiones que estaban cargadas de humildad y servicio y caridad. Vivió en la quietud de la soledad, en medio de una constante reflexión espiritual y practicando el ascetismo.

Ya siendo muy anciana, Santa Sinclética enfermó gravemente durante tres meses en los que no tuvo descanso, aun así se resignó pasivamente y se entrego a Dios, falleciendo cuando tenía 84 años de edad, aproximadamente en el año 350.

Esta santa es conocida como una de las Madres de desierto y se le atribuye la redacción de Apophthegmata Matrum.