Saltar al contenido

Oración a San Basilio Magno

Oración a San Basilio Magno
4.9 (97.5%) 8 vote[s]

A San Basilio Magno los propios textos litúrgicos lo han descrito como una “lumbrera para la Iglesia”. Este santo se dedicó en vida a servir y a escuchar con todo su corazón y empeño la santa palabra de Jesús.

san-basilio-magno2

Su vida monástica se basaba en la oración, en el análisis y la profunda comprensión de las Sagradas Escrituras y de los textos bíblicos de los sacerdotes, además practicaba en todo momento la caridad con los necesitados y los pobres.

San Basilio Magno fue ordenado sacerdote y consagrado como el obispo de Cesárea de Capadocia en el año 370. En esta labor desarrollo una ferviente predicación y especial actividad apostólica, teológica y literaria.

Gracias a sus obras  se logró la fundación de numerosas comunidades o hermandades cristianas dedicadas al servicio de Dios. A través de su palabra y sus escritos, San Basilio aconsejaba a los fieles a llevar una vida perfecta en oración, meditación y amor a Dios, a los fines de alcanzar la perfección.  Con base en sus escritos y textos religiosos, muchos siguieron la doctrina de la vida monástica y se consagraron a Dios.

San Basilio en su trabajo de obispo, fue un verdadero pastor, preocupado por las necesidades de los devotos, denunciaba cualquier clase de males, y presto gran servicio a los pobres y necesitados. Sus monjes fundaron escuelas, hospitales, llevando una verdadera vida de servicio al prójimo. Además, San Basilio fue mediador muchas veces ante los gobernantes para interceder por las calamidades y sufrimientos que pasaban los fieles. Con sus obras San Basilio defendió la libertad de la Iglesia y profesó en vida su fe, es un verdadero ejemplo de vida cristiana.  Falleció en el año 379 con apenas 50 años de edad.

Oración a San Basilio Magno

Dios todopoderoso, que has derramado por toda la creación reflejos de tu infinita belleza y bondad, haciendo el hombre a tu imagen y semejanza, tanto amas a quienes se entregan totalmente, que nos los pones como modelo,
quieres que les veneremos y haces innumerables beneficios y milagros por su intercesión.

Por ello y mediante tu siervo San Basilio Magno te rogamos nos concedas (mencionar aquí la petición) y con ello una mayor correspondencia a tu amor.

Amen

Oración de San Basilio el Grande

Soberano, Señor Jesucristo, nuestro Dios, Fuente de vida y de inmortalidad, Creador de toda cosa visible.

Hijo Unigénito del Padre co-eterno. Por tu gran clemencia, en los últimos días has tomado cuerpo humano, fuiste crucificado, fuiste sepultado por nosotros, ingratos y profanos.

Y por tu sangre renovaste nuestra naturaleza corrompida por el pecado. Tú mismo, oh Rey inmortal, acepta el arrepentimiento de mí, el pecador, e inclina tu oído y escucha mis palabras – pues he pecado, Señor he pecado contra el cielo y ante Ti, y no soy digno de levantar mi mirada hacia ti.

Oh Jesús, Sabiduría de Dios, Paz y Fuerza. Por haber aceptado los vivificantes sufrimientos que nos redimió; la cruz, los clavos, la lanza y la muerte; amortigua mis pasiones corporales que corrompen mi alma.

Con tu entierro encarcelaste el reino del hades, entierra los consejos malos, cambiándolos en buenos, y arruina a los espíritus malignos.

Con Tu vivificadora resurrección, al tercer día, levantaste al antecesor caído, levántame que estoy arrastrado por el pecado, mostrándome el arrepentimiento.

Con tu gloriosa Ascensión, cambiaste el cuerpo terrenal a divino, y Te sentaste a la diestra del Padre, concédeme recibir la salvación al comulgar con tus Santos Misterios.

Con el descenso de tu Espíritu Santo, el Paráclito, hiciste a tus santos discípulos, honradas vasijas, muéstrame a mí también la descendencia del Espíritu Santo.

Quieres volver de nuevo a juzgar con justicia al universo, déjame verte en las nubes a Ti mi Juez y Creador junto con todos tus Santos, para que incesantemente Te alabe con tu Sempiterno Padre y tu Santísimo Bueno y Vivificante Espíritu.

Ahora y siempre y en los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a San Basilio Magno por la paz

Oh, gran y amado San Basilio.

En este día tan hermoso quiero agradecerte por la misericordia que me has dado. Sin duda alguna, no soy digno del perdón ni de que me concedas tantas bendiciones, es por ello, que te ruego para que me otorgues la paz que me ha sido arrebatada.

Para mí es muy importante poder vivir mi vida de una manera plena y saludable, lo cual, sé que será posible con tu ayuda. Tú que tuviste siempre una actitud ejemplar toda tu vida, enséñame a saber cuándo ignorar y actuar inteligentemente.

Y que así sea, por los siglos de los siglos.

Amén

Oración a San Basilio Magno por el clero y los Seglares

¿No es bastante alabanza, gran Pontífice San Basilio, el haber ensalzado tus obras? ¡Ojalá estas mismas obras tengan imitadores en nuestros tiempos! Porque claramente lo enseña la historia, que son los santos de tu talla los que constituyen la salvación y la grándeza de una época.

El pueblo más probado y más abandonado en apariencia, únicamente necesita de un jefe, dócil en todo, dócil hasta el heroísmo, a las inspiraciones del Espíritu Santo, que gobierna continuamente a la Iglesia, y este pueblo soportará la tempestad y finalmente vencerá; mientras que, si la sal se vuelve sosa la sociedad se disuelve, sin que sea necesario un Juliano o un Valente para conducirla al desastre.

Alcanza, pues, oh Basilio, para nuestra sociedad tan enferma, jefes como tú; repítase en nuestros días la admiración de Modesto; los sucesores de los prefectos de Valente encuentren en todos los lugares un Obispo al frente de las Iglesias; y su admiración será para nosotros el signo inequívoco del triunfo; porque un obispo no es vencido nunca aunque tenga que pasar por el destierro o la muerte.

A la vez que debes mantener a los pastores de las Iglesias a la altura del estado de perfección que les exige la sagrada unción, eleva también al rebaño hasta la sendas de la santidad a la que debe aspirar en virtud de la religión que profesa.

No sólo a los monjes se dijo: “El reino de Dios está dentro de vosotros”. Nos enseñas que ese reino de los cielos, esa bienaventuranza que ya puede ser la nuestra, es la contemplación de las realidades eternas que podemos alcanzar en la tierra, no por la visión clara y distinta, sino en el espejo de que habla el Apóstol.

¿No se lanza el espíritu por sí mismo a las regiones para las cuales fué creado? Si su elevación resulta penosa, es porque los sentidos han prevalecido contra él.

Enséñanos a curarlo por la fe y el amor. Repite a los hombres de nuestro tiempo, porque quizás lo podrían olvidar, que el cuidado por mantener una fe pura, es tan necesario para este fin, como la rectitud de la vida.

Desgraciadamente gran parte de tus hijos han olvidado que todo monje verdadero y todo cristiano debe detestar la herejía. Bendice mucho más a todos los que no han podido conmover tantas y tan continuas pruebas; multiplica las conversiones; apresura el día feliz en que el Oriente, sacudiendo el doble yugo del Cisma y del Islam, vuelva a tomar, en el aprisco único del único Pastor, un lugar que fué tan glorioso para él.

Haz en favor de los que ahora estamos prosternados a tus pies, oh Doctor del Espíritu Santo, defensor de la consustancialidad del Verbo con el Padre, que vivamos como tú, únicamente para gloria de la Santísima Trinidad. Tú lo expresaste en una magnífica fórmula: “Ser bautizado en la Trinidad, creer conforme a su bautismo, glorificar a Dios según su fe”, era para ti el constitutivo esencial de lo que debe ser el monje; pero ¿no conviene esto a todo cristiano? Haz que todos lo comprendamos y bendícenos.

Oración a San Basilio Magno por los enfermos

Oh, San Basilio. Tú que eres misericordioso y uno de los enviados de Dios al mundo a ayudar y sanar a los enfermos.

En este día, te ruego muy humildemente que puedas sanar a los millones de enfermos que vagan por el mundo. Es de vital importancia que puedas sanar y proteger a los hogares de la terrible enfermedad que todos tememos.

Dejo mi salud y la de mi familia en manos de Dios, pues confío en tu misericordia y bondad eternamente. Cúbreme con tu hermoso manto, y del mismo modo, cubre a la humanidad completa de padecer alguna enfermedad grave. Y que así sea, por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a San Basilio Magno por el bien del mundo

Oh, querido San Basilio, mucho es el mal que hemos podido observar en este mundo de pecado. Cada día vemos con más proliferación la maldad y las injusticias que colman y ensucian nuestras sociedades.

En vista de esto, te pido a ti, gran y misericordioso San Basilio Magno, que siembres en nosotros el sentido de la justicia y la paz.

En planetas como este, es fácil volverse pecador, sin embargo, con la ayuda de santos llenos de devoción sé que podremos mejorar considerablemente.

Necesitamos humanos más leales y responsables con el ambiente, por lo cual, te pido que por favor muevas todas las cartas en pro a el crecimiento personal de cada individuo en el mundo.

Amén.

Oración a San Basilio Magno por el amor

Oh, amado San Basilio Magno, en esta ocasión te ruego por el amor en familia. Para nadie es secreto que lo más importante que tengo es mi hermosa familia.

Nunca quisiera que nada nos separe, por lo cual, te pido que alejes a cualquiera que quiera interponerse en nuestra felicidad. Los ojos de la maldad acechan, sin embargo, confío en que con tu ayuda nuestro amor podrá romper con todas las barreras que nos sean impuestas injustamente.

Protégenos y sálvanos del mal, pues confiamos plenamente en tu sabiduría y bondad. Tú que eres santo, noble y gentil, eres la persona adecuada a quien rezar estas plegarias en este hermoso día

Amén.