Saltar al contenido

Oración a San Bonifacio V

Bonifacio V fue el papa de la iglesia católica N° 69, cuyo pontificado abarcó el período desde el año 619 al 625. Era un religioso noble, bondadoso, caritativo y humilde, especialmente interesado por la evangelización de las comunidades vecinas, como lo demostró en sus intentos de convertir al cristianismo el reinado de Northumbria, que hoy en día forma parte de Inglaterra; así mismo, desde el comienzo tuvo que enfrentarse a los conflictos políticos que cruzaban Italia en todas sus fronteras, principalmente contra Eleuterio, el exarca de Ravena, dichos acontecimientos, acabaron por retardar su consagración más de un año como Sumo Pontífice. Su memoria litúrgica se celebra el 25 de octubre.

Poco se conoce de Bonifacio V antes de su elección como sacerdote. Nació en Nápoles, probablemente en la segunda mitad del siglo VI, e ingresó a la formación religiosa a temprana edad; una vez que fue consagrado como sacerdote viajó a Roma, estando al servicio de la iglesia católica para la muerte del papa Adeodato I.

Fue electo como para la sucesión de la Santa Sede, el día 8 de noviembre del año 618; no obstante, su consagración se vio retardada por la lucha de poderes existente entre los gobernadores designados de las provincias Romanas, principalmente el exarca Eleuterio de Ravena quien pretendía extender su poder sobre el territorio.

Apenar de estos conflictos políticos, Bonifacio V fue consagrado el 23 de diciembre del 619, comenzando formalmente en sus funciones se abocó a trabajar por las causas nobles. Instituyó la inmunidad del asilo conferida por la iglesia a las personas que eran perseguidas por el gobierno, así como también organizó misiones para difundir el cristianismo en Inglaterra, tratando de convertir al rey de Northumbria Edwin.

Fue descrito como un hombre noble, pacífico, justo, lleno de misericordia y experiencia. Falleció el 25 de octubre del año 625 en Roma.