Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Guadalupe

Virgen de Guadalupe

Virgen morena
Virgen Morena

La Vírgen de Guadalupe o virgen Morena, expresión dada con cariño a esta advocación de la virgen María, es la patrona del pueblo mexicano, conocida como Nuestra Señora de la Guadalupe. Su basílica se encuentra donde se apareció por primera vez, a orillas del cerro del Tepeyac, ubicado hacia el norte de la Ciudad de México.

Cuenta la leyenda católica que en el año 1531, cuando a principios del mes de diciembre se le apareció a un indígena de nombre Juan Diego, quien iba muy temprano en la mañana al pueblo que más tarde sería la ciudad de México a recibir clases de catecismo y a la santa misa.

Ese día cuando el indio Juan Diego llegaba al cerro Tepeyac al amanecer,  se percató de una voz que decía su nombre, por lo que decidió subir al cerro y ahí se encontró a una señora hermosísima, con unos vestidos luminosos como destellos de sol, que con una voz amable y dulce le reveló que era la Virgen María, Madre de Jesús, y que deseaba que se le construyese un templo para morar en esa tierra. Este mensaje se lo encargo la aparición a Juan para que se lo llevase al obispo, Juan de Zumarraga.

Monseñor de Zumarraga le pidió que cuando se encontrará de nuevo con la virgen le pidiese una señal como prueba de su divina identidad. De esta manera fue como por instrucciones de la propia virgen Juan Diego encontró en el cerro unas rosas, las cuales cortó y llevó ante el obispo, para sorpresa que al desplegar su manta, las rosas que llevaba el indio cayeron al suelo y en la manta donde estaban envueltas se encontraba grabada la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

La Virgen Morena, como se le dice con cariño, hoy en día goza de amplia devoción y aceptación en todo el pueblo mexicano. El padre Pio X la designó como la Patrona de América Latina, y Juan XXIII la llamó Misionera Celeste del Nuevo Mundo y Madre de las Américas.

Por qué la Virgen de Guadalupe es importante para México

La Virgen de Guadalupe desde su aparición ha sido considerada como la Patrona de México, además, se le han atribuido numerosos títulos a lo largo de la historia que la han hecho esta advocación mariana sumamente importante, no solo para el pueblo mexicano sino para toda la comunidad católica del mundo hispano.

El 25 de mayo de 1754, el Papa Benedicto XIV la declaró Patrona de la “Nueva España”, que hoy en día corresponde al territorio de América Central y América del Norte. Más tarde, en 1887, el Papa León XIII autorizó la coronación de la Santa Imagen de La Virgen de Guadalupe, la cual fue celebrada en una ceremonia el 12 de octubre de 1895. Finalmente, en 1910, el Papa Pio X designó a Nuestra Señora de Guadalupe como la Patrona de América Latina.