Saltar al contenido

Oración a la Vírgen de Guadalupe

Oración a la Vírgen de Guadalupe
5 (100%) 6 vote[s]

La Vírgen de Guadalupe o virgen Morena, expresión dada con cariño a esta advocación de la virgen María, es la patrona del pueblo mexicano, conocida como Nuestra Señora de Guadalupe. Su basílica se encuentra donde se apareció por primera vez, a horillas del cerro del Tepeyac, ubicado hacia el norte de la Ciudad de México.

Cuenta la leyenda católica que en el año 1531, cuando a principios del mes de diciembre se le apareció a un indígena de nombre Juan Diego, quien iba muy temprano en la mañana al pueblo que más tarde sería la ciudad de México a recibir clases de catecismo y a la santa misa.

Ese día cuando el indio Juan Diego llegaba al cerro Tepeyac al amanecer,  se percató de una voz que decía su nombre, por lo que decidió subir al cerro y ahí se encontró a una señora hermosísima, con unos vestidos luminosos como destellos de sol, que con una voz amable y dulce le reveló que era la Virgen María, Madre de Jesús, y que deseaba que se le construyese un templo para morar en esa tierra. Este mensaje se lo encargo la aparición a Juan para que se lo llevase al obispo, Juan de Zumarraga.

Monseñor de Zumarraga le pidió que cuando se encontrará de nuevo con la virgen le pidiese una señal como prueba de su divina identidad. De esta manera fue como por instrucciones de la propia virgen Juan Diego encontró en el cerro unas rosas, las cuales cortó y llevó ante el obispo, para sorpresa que al desplegar su manta, las rosas que llevaba el indio cayeron al suelo y en la manta donde estaban envueltas se encontraba grabada la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

La Virgen Morena, como se le dice con cariño, hoy en día goza de amplia devoción y aceptación en todo el pueblo mexicano. El padre Pio X la designó como la Patrona de de América Latina, y Juan XXIII la llamó Misionera Celeste del Nuevo Mundo y Madre de las Américas.

virge-de-guadalupe

Oración a la Vírgen de Guadalupe

¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.

Vírgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

Oración a la Vírgen de Guadalupe por la paz

Dios de poder y de misericordia, bendijiste las Américas en el Tepeyac con la presencia de la Virgen María de Guadalupe. Que su intercesión ayude a todos, hombres y mujeres, a aceptarse entre sí como hermanos y hermanas.

Por tu justicia, presente en nuestros corazones, reine la paz en el mundo. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe por el papa

Santa María de Guadalupe, Mística Rosa, intercede por la Iglesia, protege al Soberano Pontífice, oye a todos los que te invocan en sus necesidades. Así como pudiste aparecer en el Tepeyac y decirnos: “Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios”, alcánzanos de tu Divino Hijo la conservación de la Fe. Tú eres nuestra dulce esperanza en las amarguras de esta vida. Danos un amor ardiente y la gracia de la perseverancia final. Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir atención

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre de Dios, Señora y Madre nuestra. Venos aquí postrados ante tu santa imagen.

Haz que merezcamos oír en el fondo del alma tus palabras. Sí, eres nuestra Madre; la Madre de Dios es nuestra Madre, la más tierna, la más compasiva. Y para ser nuestra Madre y cobijarnos bajo el manto de tu protección te quedaste en tu imagen de Guadalupe.

Virgen Santísima de Guadalupe, muestra que eres nuestra Madre. Defiéndenos en las tentaciones, consuélanos en las tristezas, y ayúdanos en todas nuestras necesidades. En los peligros, en las enfermedades, en las persecuciones, en las amarguras, en los abandonos, en la hora de nuestra muerte, míranos con ojos compasivos y no te separes jamás de nosotros.

Oración a la Vírgen de Guadalupe por protección

Virgen de Guadalupe, Madre de América. Tiende tu protección sobre todas las naciones del Continente y renueva su fidelidad a Cristo y a la Iglesia.

Suscita propósitos de equidad y rectitud en sus gobernantes. Cuida a los niños. Guarda la unidad de las familias… Que desde esta tu Imagen manifiestes siempre tu clemencia, tu compasión y tu amparo. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para rendirse ante ella

Virgen Santísima de Guadalupe, Madre y Reina de nuestra patria. Aquí nos tienes humildemente postrados ante tu prodigiosa imagen.

En Ti ponemos toda nuestra esperanza. Tú eres nuestra vida y consuelo. Estando bajo tu sombra protectora, y en tu maternal regazo, nada podremos temer. Ayúdanos en nuestra peregrinación terrena e intercede por nosotros ante tu Divino Hijo en el momento de la muerte, para que alcancemos la eterna salvación del alma. Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para emergencias y casos urgentes

Virgen de Guadalupe, Santísima Señora, la mas tierna, la mas compasiva de las Madres, dulce esperanza del afligido, clemente y bondadosa con el necesitado y siempre dispuesta a darnos su amor y auxilio, tu que estás tan íntimamente unida al Sol de la Divinidad y estas llena de gracia, caridad y bondad, no dejes de acordarte de nosotros en todos los instantes de nuestra vida y en especial, hoy que miramos con devoción y ternura vuestra imagen llena de hermosura, pureza y humildad, no dejes de mandarnos un rayo de luz a nuestras vidas.

Santísima virgen Marías de Guadalupe, que te apareciste en la colina de Tepeyac para reconciliar a la humanidad con Dios y desde allí nos aseguraste que mostrarías tu amor, tu piedad, tu compasión y auxilio a los que te acudieran a ti solicitando ayuda en sus carencias, penas y dolores, ¡ruega por nosotros ante Dios Todopoderoso!

Tú, Madre, que con tus amorosas y benéficas manos no dejas de abogar en favor nuestro y eres nuestro consuelo, nuestro alivio en medio de las tribulaciones y desventuras que padecemos en nuestra vida cotidiana, ¡ruega por nosotros a tu Santísimo Hijo!

Tú que siempre estas dispuesta a favorecernos sin importar nuestra clase o condición, recibe hoy mi especial afecto y devoción, nuestra Señora de Guadalupe, ¡ruega por nosotros al Espíritu Santo!

A tu corazón, todo amor y bondad recurro y ante tu sagrada Imagen que me inspira tanto amor te pido por mis difíciles necesidades y problemas, por las cuestiones que me son imposible de remediar y que sé que Tú, Madre mía Guadalupana puedes ayudarme a solucionar con prontitud, pues para Ti no hay imposibles: (pedir con Fe el favor que se desea conseguir).

Vírgen amada de Guadalupe, que en tus apariciones dijiste: “Soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios”, y ciñes corona de Reina del universo, por el amplio poder que te dio la Divina Omnipotencia del Señor para beneficiar a tus hijos en la tierra, concédeme, Señora mía, solución urgente en lo que he solicitado con tanta fe.

Yo confío plenamente en tu benignidad y sé que todos mis problemas se resolverán de forma favorable, por ello te doy las gracias de corazón por anticipado.

Y finalmente te pido, Virgen amada mía, que me enriquezcas con los dones preciosos de una caridad ardiente y fervorosa, de una humildad profunda y de una obediencia pronta al Señor.

Por Jesucristo, tu Hijo y nuestro hermano y Señor.

Así sea.

Rezar siete Avemarías, Padrenuestro y Gloria.

Hacer la oración y los rezos tres días seguidos o más si se considera necesario.

virge-de-guadalupe

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir un milagro

Oh, madrecita de Guadalupe, enséñanos a obrar siempre el bien, a seguir las enseñanzas de tu amado hijo Jesús, como el mismo en su palabra nos educó.

Si buscamos tu bendición, ayúdanos a cumplir los mandatos de tu hijo, nuestro redentor y salvador.

Bella señora de cielos y tierras, gloriosísima morenita de Guadalupe que siempre nos has mostrado tu bondad cuando llenos de problemas hemos acudido a ti, que nos has cubierto con tu manto protector cuando hemos llorado lagrimas sinceras ante ti.

Vírgen purísima, bendita madre de Dios, te pido que intercedas ante tu hijo Jesús para que sea mi valedor y guía, para que encuentre abiertas todas las puertas a mi paso y mis caminos limpios y despejados.

Pide al Espíritu Santo, para que sea mi norte y me llene de inteligencia y sabiduría en mis decisiones, para que pueda avanzar y hallar las mejores soluciones y al final salir airoso de lo que me aflige y no me permite dormir.

Mi señora, que eres llena de gracia, Inmaculada Virgen de Guadalupe, dame tu luz, dame fuerzas para continuar, regálame tu poderosa mediación para que el milagro que estoy esperando pueda por fin llegar.

Oh, santísima señora de Guadalupe, Tú que estas en los cielos, acude en mi ayuda, porque para ti no hay imposibles, porque tú eres milagrosa, me encomiendo a ti para que tus manos nunca dejen de bendecirme.

Oh, madrecita linda, ruega por mí y por todos tus hijos, no dejes de pedir a Dios por nosotros los pecadores.

Amen

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir por los hijos

Hoy te pido otra vez Madre, como todos los días, por los hijos que Dios me ha dado, pongo en tus manos mi petición, para que la lleves ante nuestro Padre del Cielo.

Madre Santa, para ellos te pido Salud, tu guía, y cuidado.

Qué vuelvan su corazón a Dios, y pongan en Él su esperanza.

Madre no permitas que mis hijos se alejen de mí, pero si se alejan, pide para mí las luces del Espíritu Santo para que yo siempre los reciba como el padre del hijo pródigo.

Madre te ruego, pide por mi al Señor, para que me dé fuerzas en las pruebas, para que permanezca firme en Dios, confiado(a) en su providencia, aunque nos golpee la pobreza, la injusticia, el dolor, o la soledad.

Y si llegan a mi vida la riqueza y la abundancia, que en ella no me olvide de Dios, que no deje de dar Gracias, de hacer caridad de el que no tiene, y justicia con los débiles, dando así a mis hijos, el testimonio de fidelidad, que tanto necesitan para crecer en la fe.

Te pido que para ser mejor madre (o padre), sepa ser mejor discípulo(a) de Cristo, que el amor a mis hijos, me motive y fortalezca para darles ejemplo de amor a Dios, que antes que con palabras, les enseñe con mi vida, predicando con ella la Palabra de Dios.

Te pido Madre, a tí que supiste acompañar siempre a tu hijo, aún en su pasión y muerte en Cruz,  como en la alegría de su resurrección y finalmente en el Cielo donde fuiste asunta por los ángeles en cuerpo y alma.

Dame madre la paciencia de acompañarlos, la fortaleza de consolarlos, la esperanza frente a toda injusticia, y la confianza en la justicia divina.

Qué nuestras vidas sean profundamente acordes a la luz de Dios, para que seamos dignos de resucitar juntos a la vida eterna y poder reunirnos otra vez en el Cielo, junto a ti Madre, para la alegría que no tiene fin, en la plenitud de Dios.

Amén

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir por la salud de los enfermos

Oh Virgen María, Salud de los enfermos, que has acompañado a Jesús en el camino del Calvario y has permanecido junto a la cruz en la que moría tu Hijo, participando íntimamente de sus dolores, acoge nuestros sufrimientos y únelos a los de Él para que las semillas esparcidas durante el Jubileo sigan produciendo frutos abundantes en los años venideros.

Madre misericordiosa, con fe nos volvemos hacia Ti. alcánzanos de tu Hijo el que podamos volver pronto, plenamente restablecidos, a nuestras ocupaciones, para hacernos útiles al prójimo con nuestro trabajo.

Mientras tanto, quédate junto a nosotros en el momento de la prueba y ayúdanos a repetir cada día contigo nuestro “sí”, seguros de que Dios sabe sacar de todo mal un bien más grande.

Vírgen Inmaculada, haz que los frutos del Año Jubilar sean para nosotros y para nuestros seres queridos, prenda de un renovado empuje en la vida cristiana, para que en la contemplación del Rostro de Cristo Resucitado encontremos la abundancia de la misericordia de Dios y la alegría sin fin del Cielo.

Amén!

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir un milagro financiero y conseguir trabajo

Bella Señora de Cielos y tierra, gloriosísima Santa María, la Morenita de Guadalupe, que siempre nos has mostrado nada más que bondad cuando llenos de problemas hemos acudido a Ti, que nos has cubierto con tu manto de protección cuando hemos llorado lagrimas sinceras delante de Ti y que pacientemente has escuchado los pedidos en todas las ocasiones que ante Ti nos hemos arrodillado, hoy te pido que sigas abriéndonos tus dulcísimas manos y regalándonos tu comprensión y tus favores, que sigas demostrándonos tu amor y no nos dejes solos.

Vírgen Purísima, bendita Madre del Señor, me dirijo a Ti, mi bella y amable madre mía implorando seas indulgente conmigo y me auxilies, no quiero rendirme, dame esperanza para proseguir.

Señora Tú que eres tan amada por la Santísima Trinidad pide a Dios Padre me rodee con su infinito amor y ponga a mi alcance todo lo necesario para que pueda mejorar en mi maltrecha economía, que aparezcan en mi vida buenas personas, que me tiendan sus manos y me brinden su apoyo.

Pide a tu Hijo Jesús sea mi valedor y guía para que a mi paso encuentre abiertas todas las puertas y mis caminos limpios y despejados y llenos de oportunidades laborales, para que se concretan mis proyectos y todo me salga bien, y logre aliviar mis grandes carencias de dinero.

Pide al Espíritu Santo me asista para que actúe con inteligencia y sabiduría y sepa discernir como tener éxito en todo lo que emprenda y así avanzar y hallar las mejores soluciones para salir airoso en lo que me aflige y no me deja dormir.

Milagrosa y bendita Señora de Guadalupe, consigue que pueda mejorar mi situación financiera mediante un digno y productivo trabajo o negocio propio, donde se aprecien mis esfuerzos y valoren mis aptitudes y que además me permita tener mayores ingresos; Haz que  tenga dinero suficiente para salir de tanto agobio.

Señora llena de Gracia y cercada por los rayos del sol, inmaculada Virgen María, Tú que eres mi muy amada madre dame luz, dame fuerzas para continuar, dirígeme y favoréceme en todas mis acciones y regálame tu poderosa mediación para obtener lo que solicito: (pedir con Fe lo que se desea conseguir).

Para ti no hay imposibles, Tú Virgencita prodigiosa haces miles de milagros diarios, por lo que me encomiendo enteramente a ti, haz que mis anhelos se vean cumplidos para mayor gloria de Dios y bien de mi familia.

Hermosísima Madre de Guadalupe, desde los Cielos donde Reinas acude en mi ayuda, que tus manos nunca dejen de bendecirme y tus ojos jamás dejen de mirarme con piedad, que tu Sagrada Imagen siga inspirando en mi esperanza y siempre encuentre en Ti remedio, refugio y protección, a tus pies yo te ofrezco mi inmensa fidelidad y devoción, te prometo vivir eternamente agradecido(a) por tus favores y amarte con sinceridad cada día más y más.

Santísima Señora de Guadalupe, madrecita linda, ruega por mí y por todos tus hijos, no dejes de pedir al Altísimo por nosotros.

Así sea.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para la prosperidad

¡Oh santa Virgen Inmaculada! Escucha la oración que te dirijo con mucha fe y esperanza.

Lléname de paz, esperanza, justicia y prosperidad y no permitas que mis enemigos obstaculicen mi camino; dame fuerza para resistir los tormentos de la vida y guía mi corazón por el sendero de la luz. 

Oración a la Vírgen de Guadalupe para pedir protección

¡Virgen Santísima de Guadalupe! Santa Madre de Dios, señora y guía de todos nosotros.

Por tu bendita imagen hoy elevo mis súplicas en tu nombre para que dirijas tu mirada a este fiel servidor; no me desampares en los momentos oscuros y sé mi luz espiritual en cada empresa en mi vida.

Cuídame con bondad y procura mi bienestar y el de mi familia.

Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para paz interior

¡Santa María de Guadalupe!, mística rosa de Hispanoamérica; protectora de los fieles a tu nombre y guía de los feligreses cristianos.

Hoy intercedo en tu nombre rogando misericordia y paz a mi alma.

Haz que mis sueños se concedan y sé mi luz en el sendero de la vida.

Amén.

Oración a la Vírgen de Guadalupe para el amor

Madre amada, protectora de los cristianos y de los creyentes; Fiel servidora del Señor, santísima virgen de Guadalupe, hoy medio en tu favor para que ilumines mi vida del gozo de amor familiar y conyugal.

Haz que mi corazón y el de míos siempre estén iluminados por tu caridad de modo que este sentimiento nunca esté ausente en nuestras almas.

Llénanos de piedad y compasión ante los demás y no permitas que la soledad o el odia se instauren en mi ser.

Por tu grandísima figura,

Amén.