Saltar al contenido

Oración a San Antonio Abad

San Antonio Abad, llamado también como Antón Abad, es un santo de la iglesia católica conocido como el santo ermitaño y patrón de los monjes, debido a la vida que llevó para buscar su acercamiento a Dios.

san-antonio-abad

Este santo nación en Egipto alrededor del año 251 d. C., las historias cuentan que vivió hasta los 105 años de edad, habiendo fallecido en el año 356 d.C.

San Antonio llevo una vida austera, se hizo monje y fundador del movimiento ermitaño, dando a conocer que los ermitaños son las personas que adoptan un estilo de vida solitaria, cuya finalidad era lograr una relación cercana con Dios. Quien decide ser ermitaño realiza penitencias como el apartarse del mundo, apostarle al silencio, la meditación, la oración y el trabajo.

La historia narra que a la edad de 20 años, San Antonio Abad vendió todo lo que poseía y el dinero que obtuvo lo donó a los pobres, luego se dispuso a vivir en una comunidad local donde dormía en una cueva de sepulcro, buscado que su vida purificase su espíritu absteniéndose de los placeres materiales. Guío a muchos otros a encaminarse en la vida espiritual.

Fue un santo fuerte de mente y espíritu, en su vida en el desierto fue tentado en numerosas oportunidades por el demonio, ante lo que siempre se mantuvo firme en la fe cristiana.

A San Antonio Abad se le considera el padre de la figura de los monjes. Un texto redactado por San Jerónimo, que trata de la vida de Pablo el ermitaño, narra el pasaje de que fue San Antonio quien lo dirigió en la vida monástica, y a su muerte, el mismo San Antonio lo enterró con la ayuda de los animales, por lo que a este santo se le conoce como santo patrón de los animales y sepultureros.

El símbolo distintivo de San Antonio era una cruz, su famosa cruz de Tau que tenía la forma de la letra T, designada Tau en griego. Esta cruz fue su símbolo cristiano y se le denota como la cruz de San Antonio.

Oraciones a San Antonio Abad