Saltar al contenido

Oración al Beato Pedro de Castelnau

oracion a pedro-de-Castalnau

El beato Pedro de Castelnau fue un religioso católico de origen francés quien vivió durante el siglo XII y el siglo XIII. Fue hermano miembro del monasterio cisterciense de Fontfroide, y un designado especial por el papa Inocencio III para predicar en dicha región el Evangelio y luchar contra los herejes, desgraciadamente fue asesinado por los enemigos de la iglesia.

Pierre de Castelnau, nació en la ciudad de Montpellier en Francia, provenía de una familia importante en la sociedad de aquel entonces. Desde joven tuvo inclinaciones religiosas, y ya para el año de 1199 era archidiácono, arcediano de Maguelon. Trabajó siempre al servicio de su comunidad, predicando y defendiendo la palabra de Dios y la verdad; era famoso y proclamado en la comunidad, y muchos fieles se acercaban a él en busca de consejos y guía espiritual.

El deseo del beato Pedro era lograr el máximo y pleno desarrollo espiritual, por ello se retiró al monasterio de la orden cisterciense de Fontfroide en el año 1202, donde vivió en la quietud de una vida monástica, en oración y penitencia.

Al poco tiempo, fue llamado por el papa Inocencio III para ser delegado apostólico e inquisidor de Francia en contra de los herejes albigenses que habían distorsionado la Sagrada Palabra del Nuevo Testamento. En esta expedición lo acompañó Santo Domingo de Guzmán. Marcharon a la ciudad de Albi pero fracasaron ante Raimundo VI quien era el conde de Toulouse.

Pedro excomulgó al conde en el año 1207, luego de realizar en su contra una intensa campaña política en su contra. Esto provocó la venganza del conde Ramón VI de Toulouse, quien mandó a asesinarlo en Saint-Gilles-les-Boucheries, en la región de Provenza el 15 de enero de 1209. Este acontecimiento detonó el comienzo de la Cruzada Albigense.

Pedro de Castelnau fue declarado mártir por Inocencio IV y beatificado posteriormente.