Saltar al contenido

Oración a San Pedro Urséolo

oracion a san-Pedro-urseolo

La historia de san Pedro Orséolo o Urséolo demuestra como los caminos del Señor son extraños para los ojos del mundo, pero sin duda alguna, llevan al sitio indicado y cumplen un propósito.

Pedro Urséolo nació en Venecia en el año 928, miembro de una familia importante y de buena posición social. Cursó carrera militar y con tan solo 20 años de edad fue designado como comandante en jefe de la flota de Venecia. Bajo su cargo se conquistaron victorias importantes, principalmente contra la amenaza de los piratas del Adriático.

Algunos relatos le adjudican responsabilidad a Pedro Urséolo en la insurrección popular del año 976 donde el Duque Pedro Candiani IV fue asesinado y gran parte de la ciudad se incendió. Aunque no es certera la información, se sabe que Pedro fue electo como sucesor del Duque, llevando a cabo una excelente administración. Si bien, aunque era un hombre de fuertes valores cristianos, prevalecían en el las cualidades de jefe de Estado y militar.

Trabajó por recuperar la ciudad tras el incendio, inició la construcción de un palacio y una iglesia también, y negoció con la esposa de Candiani, Gualdrada, para que retirase las acusaciones contra Venecia que habían provocado una verdadera crisis.

Inesperadamente, el 1ero de septiembre del año 978, Pedro de Urséolo huyó en secreto a la abadía de Cuxa, lejos de Venecia, en el Rosellón entre España y Francia. A pesar de estar casado, se presume que tenía pretensiones religiosas desde muy joven.

En el monasterio de Cuxa se refugió en la práctica de una vida austera y abnegada. Algunos años después, se marchó a la soledad de una ermita  aconsejado por san Romualdo. Pedro de Urséolo falleció en el año 987, se cuenta que sucedieron grandes milagros en su tumba, por lo que su culto fue aceptado por el papa Clemente XII en 1731.