Saltar al contenido

Oración a La Magnífica

Oración a La Magnífica
4.1 (82.5%) 8 vote[s]

La Magnífica, del mismo modo conocido como el Magníficat, es una oración estilo cántico de la religión católica, extraída del evangelio de San Lucas en su capítulo 1, versículos 46 al 55; la cual describe las palabras que la virgen María, madre de Jesucristo, dedica a Dios en el momento en que va a visitar a Isabel, quien era su prima, esposa de Zacarías, un sacerdote, la cual también se encontraba en cinta, por milagro de Dios, y daría a luz a Juan el Bautista.

“Magníficat” es una voz latina, tomada del evangelio escrito en la lengua latín que significa “alabada mi alma al Señor”.

La historia católica describe este cántico como los sentimientos que experimento y vivió la virgen María cuando recibió la promesa del Señor, de que de su vientre nacería el redentor del mundo. Esta oración se recita en la víspera del nacimiento de Jesús en la tradición católica.

La oración del Magníficat se recita en una población vecina de la ciudad de Jerusalén, en las proximidades de la montaña de Judea.

Este cántico es una oración cristiana de suma importancia. La Virgen María se dispone a encontrarse con Isabel su prima, quien también había recibido una profecía de Dios, el dar a luz a un hijo, quien prepararía el camino para la venida del mesías en su momento.

La Santísima Virgen al encontrarse con Isabel, relata desde el fondo de su corazón y con toda su alma, la gran cantidad de sentimientos y emociones que en ella ha generado el ser conocedora de la obra de Dios para con ellas.

la-magnifica

Esta famosa oración ha sido objeto de múltiples análisis y estudios por parte de numerosos expertos en la biblia y la teología. Hoy en día es un hermoso cántico que puede encontrarse en el evangelio de San Lucas, al inicio y describe todo el momento y las palabras de la virgen María e Isabel.

Oración a La Magnífica para casos difíciles

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: Su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Oración a La Magnífica blanca

Glorifica mi alma al señor y mi espíritu se llena de indecible gozo al contemplar la bondad de Dios mi Salvador porque ha puesto la mirada en la humilde sierva suya pues ha hecho en mi favor cosas grandes y maravillosas.

El que es todo poderoso y su nombre es Infinitamente santo, cuya misericordia se extiende de generación en generación, a todos cuantos le temen.

Extendió el brazo de su poder y disipó el orgullo de los soberbios trastornando sus designios, desposeyó a los poderosos y elevó a los humildes a los necesitados llenó de bienes y a los ricos los dejó sin cosa alguna.

Exaltó a Israel su siervo acordándose de él por su misericordia y bondad.

Así como lo había prometido a nuestro padre Abraham y a todos sus descendientes.

El que es todopoderoso y su nombre es infinitamente santo cuya misericordia se extiende de generación en generación y así nos libre y defienda de accidentes, huracanes, tornados, rayos y de todo mal.

Santo Dios, Santo fuerte Santo Dios inmortal, líbranos señor de todo mal bendito sea Dios, bendito sea su santo nombre, bendito sea Jesucristo verdadero Dios y verdadero hombre, bendito sea Dios en el Santísimo Sacramento del Altar por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a La Magnífica para salir airoso de cualquier problema

Glorifica mi alma al Señor y mi espíritu se llena de gozo, al contemplar la bondad de Dios mi Salvador.

Porque ha puesto la mirada en la humilde sierva suya y ved aquí el motivo porque me tendrán por dichosa y feliz todas las generaciones.

Pues ha hecho en mi favor cosas grandes y maravillosas, El, que es Todopoderoso y en su nombre infinitamente santo, cuya misericordia se extiende de generación en generación, a todos cuantos le temen.

Extendió el brazo de su poder, disipo el orgullo de los soberbios, trastornando sus designios. Desposeyó a los poderosos y elevó a los humildes.

A los necesitados los llenó de bienes y a los ricos los dejó sin cosa alguna. Exaltó a Israel su siervo acordándose de él por su gran misericordia y bondad.

Así como lo había prometido a nuestro padre Abraham y a toda su descendencia por los siglos de los siglos.

Amen