Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Lourdes

La Virgen de Lourdes es una de las tantas advocaciones marianas conocidas en el catolicismo, y una de las más importantes, conocidas e inclusive venerada en el mundo entero.

Oraciones a la Virgen de Lourdes

Virgen de Lourdes

virgen-de-lourdes

Todo comenzó en un día 11 de febrero, transcurría el año de 1858, en la región de Lourdes en  Francia. Había una niña de catorce años que llevaba por nombre Bernadette Soubirous, una chiquilla pobre, humilde, con pocos estudios, pero con un corazón repleto de amor y devoción hacia la virgen María y el santísimo rosario.

Bernadette estaba en un lugar de nombre Massabielle, donde acostumbraba a ir a recoger leña con su hermana quien también era pequeña. Se encontraban cerca de una gruta, y de repente la niña sintió un fuerte ruido junto con una ráfaga de viento. Observó en aquel lugar la aparición de una nube dorada con una mujer vestida de blanco, que llevaba sobre sus pies descalzos en cada uno una roda dorada, y en la cintura una ancha cinta azul. Sus manos estaban en posición de oración y entre ellas se podía ver un rosario.

Bernadette comprendió que se trataba de la Virgen maría y comenzó a rezar el rosario frente a ella, juntas lo rezaban. Al terminarlo, la señora regreso a la gruta y desapareció. La niña no tuvo miedo de aquella aparición, sino deseo por continuar su adoración.

Al principio, la niña contó la historia y nadie le creyó, pero las visiones de aquella Virgen María continuaron apareciendo. Hasta un 18 de febrero cuando la Virgen se le presentó a Bernadette y le pidió que regresara por quince días seguidos. Así la niña cavó para hallar un manantial de agua que Nuestra Señora le había solicitado, brotaron las aguas de este manantial de milagros que hasta el día de hoy es fuente de prodigios en la Iglesia Católica.

El 25 de marzo de 1858 la Señora le reveló a Bernadette que ella era María de la Inmaculada Concepción, con dicho mensaje la niña fue hasta el sacerdote de su parroquia quien al fin creyó. La última aparición se registro el 16 de julio de 1858. La niña Bernadette se hizo parte de la orden de las religiosas hermanas enfermeras con 22 años de edad, donde sirvió hasta su muerte unos 12 años más tarde.

La Celebración de la Virgen de Lourdes

La fiesta en honor a la celebración de la Virgen de Lourdes es conmemorada por toda la iglesia católica universalmente el día 11 de febrero en memoria de que en esta fecha, en el año 1858, la Virgen María se presentó por primera vez a la jovencita Bernadette. Seguidamente, la Virgen haría 18 apariciones más y se manifestaría como “La Inmaculada Concepción”.

Bernadette fue encargada de transmitir los mensajes de la aparición de Nuestra Señora de Lourdes; se lo comunico al obispo de Tarbes, quien convencido de estas revelaciones, al igual que una multitud de fieles creyentes, escribe una carta el 18 de enero del año 1862, donde afirma como verdadera la aparición de la “Madre de Dios como la Inmaculada Concepción”, presenciadas por Bernadette. En el mismo año, el papa Pío IX oficializa la veneración local de Nuestra Señora de Lourdes, y desde entonces, la devoción y peregrinación al santuario de la Virgen María, construido en el lugar de su aparición, ha sido una de las actividades religiosas de mayor fe en Europa y ejemplo para el mundo.

Posteriormente, el Papa Pío X declaró la celebración oficial de Nuestra Señora de Lourdes para toda la comunidad de la Iglesia, y esta decisión fue ratificada por el papa Pío XI quien decreto oficial esta festividad quedando en el calendario litúrgico de los católicos el día 11 de abril. Este mismo pontífice beatifico a la hermana Bernadette el 6 de junio del año 1925, siendo canonizada el 8 de diciembre de 1933.

En el año de celebración del centenario del dogma de la Inmaculada Concepción, el 8 de septiembre de 1953, el papa Pío XII establece un Año Mariano de Celebración en todo el mundo. Finalmente, en el año 1992, el papa Juan Pablo II establece el 11 de febrero como día de la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo, ya que Nuestra Señora de Lourdes es la patrona de los enfermos, registrando 70 milagros aceptados oficialmente y cientos de relatos prodigiosos.

Interpretación de los Signos de la aparición de la Virgen de Lourdes

Desde su aparición, los prodigios y milagros atribuidos a la Virgen de Lourdes han sido numerosos y capaces de fortalecer una profunda creencia católica y un confiado sentido de fe hacia las peticiones por la sanación de los enfermos, especialmente en casos de personas desahuciadas, de los cuales la Virgen es la Patrona.

Cuando se reveló a Santa Bernadette, la Virgen María se presentó con varios mensajes y una simbología que refleja y explica su origen divino y los motivos de su aparición en dicha advocación. La Virgen de Lourdes aconsejo la penitencia y la oración de todos, especialmente de los pecadores como promesa de su arrepentimiento y corrección de vida, también resaltó la importancia de rezar el rosario y de establecer en dicha gruta un lugar de oración y peregrinación, donde más tarde se construyó el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

Entre los signos con los cuales se manifestó la Virgen María podemos mencionar: el agua, la roca, las velas, las multitudes, y sus milagros sobre los enfermos.

En su aparición el 25 de febrero de 1858, la Virgen de indicó a Bernadette que “bebiera y se lavara del agua de la fuente”. La joven siguió las instrucciones de la virgen quien le pidió que cavara en una roca, de donde brotó agua como una especie de manantial. Esto recuerda al pasaje del evangelio de San Juan en el que Jesús dice “el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá ser”. Así, la Virgen recuerda el signo del “agua viva” que es la fe y adoración de Jesús.

La roca de donde salió esta agua y la misma gruta de piedra donde Nuestra Señora de Lourdes se presentó a Bernadette es otro símbolo. En reiterados pasajes de la Biblia se hace referencia a Dios como la roca y el refugio de los creyentes.

Del mismo modo se cuenta la historia de las velas, constantemente y en cualquier época del año, las velas de la Gruta siempre están encendidas, lo que simboliza la luz de la fe en Cristo.

Anualmente, el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes es visitado por multitud de creyentes, cerca de 8.000 personas de todas partes del mundo, siendo un punto de unión de todos los cristianos con Dios.

La Virgen de Lourdes es patrona de los enfermos, realizando más de 70 curaciones oficiales, y muchas más extraoficiales.