Saltar al contenido

Oración a la Virgen de Lourdes

Califique estas oraciones

La Virgen de Lourdes es una de las tantas advocaciones marianas conocidas en el catolicismo, y una de las más importantes, conocidas e inclusive venerada en el mundo entero.

virgen-de-lourdes

Todo comenzó en un día 11 de febrero, transcurría el año de 1858, en la región de Lourdes en  Francia. Había una niña de catorce años que llevaba por nombre Bernadette Soubirous, una chiquilla pobre, humilde, con pocos estudios, pero con un corazón repleto de amor y devoción hacia la virgen María y el santísimo rosario. Bernadette estaba en un lugar de nombre Massabielle, donde acostumbraba a ir a recoger leña con su hermana quien también era pequeña. Se encontraban cerca de una gruta, y de repente la niña sintió un fuerte ruido junto con una ráfaga de viento. Observó en aquel lugar la aparición de una nube dorada con una mujer vestida de blanco, que llevaba sobre sus pies descalzos en cada uno una roda dorada, y en la cintura una ancha cinta azul. Sus manos estaban en posición de oración y entre ellas se podía ver un rosario.

Bernadette comprendió que se trataba de la Virgen maría y comenzó a rezar el rosario frente a ella, juntas lo rezaban. Al terminarlo, la señora regreso a la gruta y desapareció. La niña no tuvo miedo de aquella aparición, sino deseo por continuar su adoración.

Al principio, la niña contó la historia y nadie le creyó, pero las visiones de aquella Virgen María continuaron apareciendo. Hasta un 18 de febrero cuando la Virgen se le presentó a Bernadette y le pidió que regresara por quince días seguidos. Así la niña cavó para hallar un manantial de agua que Nuestra Señora le había solicitado, brotaron las aguas de este manantial de milagros que hasta el día de hoy es fuente de prodigios en la Iglesia Católica.

El 25 de marzo de 1858 la Señora le reveló a Bernadette que ella era María de la Inmaculada Concepción, con dicho mensaje la niña fue hasta el sacerdote de su parroquia quien al fin creyó. La última aparición se registro el 16 de julio de 1858. La niña Bernadette se hizo parte de la orden de las religiosas hermanas enfermeras con 22 años de edad, donde sirvió hasta su muerte unos 12 años más tarde.

Oración a la Virgen de Lourdes

Dóciles a la invitación de tu voz maternal, oh Virgen Inmaculada de Lourdes, acudimos a tus pies en la humilde gruta donde aparecisteis para indicar a los extraviados el camino de la oración y penitencia, dispensando a los que sufren las gracias y prodigios de tu soberana bondad.

Recibid, oh reina compasiva, las alabanzas y súplicas que pueblos y naciones, unidos en la angustia y la amargura, elevan confiados a Ti.

¡Oh blanca visión del paraíso, aparta de los espíritus las tinieblas del error con la luz de la fe! ¡Oh mística rosa, socorre las almas abatidas, con el celeste perfume de la esperanza! ¡Oh fuente inagotable de aguas saludables, reanima los corazones endurecidos, con la ola de la divina caridad!

Haz que nosotros tus hijos, confortados por Ti en las penas, protegidos en los peligros, apoyados en las luchas, amemos y sirvamos a tu dulce Jesús, y merezcamos los goces eternos junto a Ti.

Amén.

Oración a la Virgen de Lourdes(II)

Santísima Virgen de Lourdes, Tú que con tu inmenso amor nunca nos desamparas, vuelve tu mirada con compasión hacia mí y ayúdame a través de tu hijo para alcanzar el perdón a todos mis actos desbocados.

Que a través de tu gran corazón con la intervención de tu santa e inmaculada Concepción, en tu milagrosa imagen de Lourdes, reciba después el galardón de la bienaventuranza del mismo de quien eres Madre.

Amén

Oración a la Virgen de Lourdes por la familia

¡Amada señora nuestra! Santísima Virgen de Lourdes que unió y une a todos los feligreses del Señor en el camino de la verdadera fe.

Tú que eres aquella que vela por la seguridad de los miembros de la familia;
Tú que eres el prototipo de la verdadera madre;
Tú que con tu cariño y amor acercas a nuestros corazones ese sentimiento fraternal que brota de tu ceno.

Hoy imploro ante ti para que resguardes a toda mi familia y nos sumerjas bajo el halo de compasión del Señor para que podemos superar toda aquella barrera que se nos presente.
Sé nuestra gloriosa luz, madre, que nosotros te lo sabremos agradecer.

Amén.

Oración a la Virgen de Lourdes por los enfermos

¡Oh amabilísima Virgen de Lourdes, Madre de Dios y Madre nuestra!, llenos de aflicción y con lágrimas fluyendo de los ojos, acudimos en las horas amargas de la enfermedad a tu maternal corazón, para pedirte que derrames a manos llenas el tesoro de tu misericordia sobre nosotros.

Indignos somos por nuestros pecados de que nos escuches: pero acuérdate de que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a Ti haya sido abandonado.

¡Madre tierna! ¡Madre bondadosa! ¡Madre dulcísima! Ya que Dios obra por tu mano curaciones innumerables en la Gruta prodigiosa de Lourdes, sanando tantas víctimas del dolor, guarda también una mirada de bendición para nuestro pobre enfermo (decir el nombre del enfermo/a).

Alcánzale de tu Divino Hijo Jesucristo la deseada salud, si ha de ser para mayor gloria de Dios.
Pero mucho más, alcánzanos a todos el perdón de nuestros pecados, paciencia y resignación en los sufrimientos y sobre todo un amor grande y eterno a nuestro Dios, prisionero por nosotros en los Sagrarios.

Amén.

Virgen de Lourdes, ¡ruega por nosotros!.
Consuelo de los afligidos, ¡ruega por nosotros!
Salud de los enfermos, ¡ruega por nosotros!

Oración a la Virgen de Lourdes para pedir un favor

El amor más grande que existe en el mundo es el amor a los hijos y tú me haces sentir tu amor por mi todos los días de mi vida y eso lo sé, cada día al despertar siento todo tu amor, tu dulzura y tu magnanimidad, por eso hoy me pongo de rodillas ante tu hermosa imagen, su sagrada imagen que siempre me acompaña en el corazón.

Quiero confiarte este problema y pedirte desde el corazón que me concedas este favor (di la petición) yo te prometo recompensarte con oraciones para los más necesitados, con velas y con alimentar a alguien por un día, con obras de amor, tan grandes como el que tú me tienes.

Hoy quiero confiar en ti esta pena, esta angustia, este caso difícil que no sé cómo resolver, no encuentro otra salida más que pedirte que me guíes y me enseñes, tengo un morral de miedos y la montaña se ve tan empinada, que no se como subirla, por eso quiero ayudarte, quitarme esta mochila de miedos y ponerlas en tu manos y que me ayudes a subir, que si tiene que ser difícil, lo sea, pero con tu mano sé que será muchísimo más llevadero.

Sé que solo no puedo encontrar la salida a este necesidad desesperada, pero a tu lado encuentra la fuerza necesaria, por eso madre hoy pido tu ayuda y socorro, madre tu eres mi calma, tú eres mi calma, tú eres mi calma, tú eres mi calma y me ayudaras, en este y todos los problemas que tengo porque me amas tanto como yo a ti.

Sé que yo no veo solución, pero también sé que de tu mano la encontrare, madre mía tú me conoces mejor que nadie, nadie mejor para enseñarme y orientarme, eres mi mejor amiga y mi guía desde el amor, mi madre y compañeras de mil tinieblas.

Pongo en tus manos este favor y estoy agradecido con su realiza, prometo siempre llevarte en mi corazón y contar sobre y tus hazañas eres tan grande como mis sueños, te amo, te valoro y te respeto madre Lourdes.

Amén.

Oración a la Virgen de Lourdes para el amor

Oh Madre mía de Lourdes, hija preciada de Dios y arcangélica compañera de Rafael, gloriosa y dulce, madre de fe y de amor, te pido hoy que me ayudes y que no me dejes sin tu intervención, estoy aquí madre, porque estoy sufriendo de soledad, porque por las noches nadie me acompaña, porque la persona que amo, duda de amarme y eso me duele, me quema y me lastima.

El amor en mi vida madre, es un tema difícil, que solo me ha traído dolor y miseria, muchas son las lágrimas que he derramado desde el corazón, tú mejor que nadie lo sabes porque siempre has estado ahí secando cada una de ellas y dándome aliento para seguir, pero hoy no puedo más, madre, necesito tu intervención, necesito que me enseñes a amar y que me envíes a alguien que me ame.

Todos vinimos al mundo a amar y a ser amados, a encontrar a esa alma fin, que vibre con nosotros y nos enseñe que no estamos solo que hay una cara más profunda del amor de la que imaginamos, por eso hoy yo vengo a pedir a tu ayuda para encontrarlo.

No quiero pedir asistencia de espíritus que no saben que es el amor, quiero abrir mi corazón y que seas tú y solo tu quien me guíe y me enseñe mi adorada madre, sé que no es una tarea sencilla, pero puedo conseguirlo todo, si estoy bajo el seno de tu amor, ayúdame a entender mi soledad pero también a encontrar a alguien que llene ese vacío.

Te pido que me auxilies, que me guíes, que me favorezcas, que en mis problemas difíciles, seas tú la piedra que me mantenga anclada a la vida, sé que no hay imposibles en el amor y que tu corazón es misericordioso, se madre Lourdes, que tú me vas a ayudar para bien, que desde el amor vas a responder, me vas a orientar y me vas a decir que camino transitar

Tu eres todo amor, toda dulzura, eras magnanimidad y fuerza, por eso me postro ante tus pies, hoy quiero confiar todo ante ti, porque sé que tu tiene la fuerza para ayudarme a hacerlo todo diferente y darme el permiso para crecer. Tú tienes el poder de limpiar mi corazón de hacerlo digno, puro, santo, que sea un gran signo de amor y reverencia, que me enseñes a amar como tu amas, desde la luz y sin esperar nada a cambio.

Oración a la Virgen de Lourdes para casos difíciles

Gloriosa Virgen de Lourdes, guía de aquellos que en vuestras manos colocamos nuestras acciones; Madre de todos los fíeles en el Señor, protectora de los desamparados que viven presa del tormento.

Yo, quien forma parte de este último séquito, hoy he elevado esta humilde plegaria en tu nombre para pedirte por apoyo, consejo, sostén y luz para que yo pueda remediar y superar la situación que actualmente enfrento.

Escúchame madre de bondad y tómame en tus manos.

Amén.

Oración a la Virgen de Lourdes por los hijos

Madre, tú que eres mi madre y la madre de todos, hoy quiero pedirte por mis hijos, fruto de mi amor, mi regalo preciado del padre, mi luz, mi sendero y mi guía, mi pequeño gran amor, mi vida y mi ser. Hoy madre te lo entrego y te digo que es tan tuyo como mío, es nuestro y sé que en manos de las dos el siempre estará protegido.

Te pido que lo acompañes en cada paso, que lo alejes del mal, de las malas intenciones, del odio, de las intrigas, que su destino siempre sea encontrar la luz de tu amor. Te entrego su vida para que lo guíes y lo enseñes como solo una madre como tú lo sabe hacer.

Se tu su ángel en momentos difíciles, aconsejalo, enséñalo, cuando se sienta solo y yo no esté acompáñala y recuérdale que lo amas, que dios lo ama y que yo siempre lo amaré, que es mi chiquito, que es mi luz y mi vida. Protégelo madre de todo mal.

A tu misericordioso corazón, le pido con todo amor, con toda dulzura y sobre todo con toda la confianza del mundo, que lo orientes cuando se sienta perdido. Que seas su luz en la oscuridad, sé que tendrá que pasar por momentos difíciles, pero que cuando lo haga sepa cómo resolveros y que siempre cuente con tu luz y amor.

Quiero hoy confiar lo más grande que tengo a en tus manos, porque sé que no estarán en unas mejores. Quiero confiar en ti, un pedazo de mi vida y mi vida entera. Madre guíame para saber siempre qué decir, para dar ese abrazo, para ser un templo de amor y bienestar para mi pequeño.

Cuando esta obtusa ayúdame a entenderlo, ayúdame a hacer su paso por la vida mucho más ameno. Madre te agradezco la bendición de mis hijos, agradezco a ti y al padre este precioso regalo que acepto con amor y te pido que nunca la falte Dios, Salud y por sobre todo madre, tu protección. Amen, Amen, amen.