Saltar al contenido

Oración a la Virgen de la Candelaria

Oración a la Virgen de la Candelaria
5 (100%) 1 vote[s]

La historia de la Virgen de la Candelaria cuenta cómo una de las advocaciones marianas se presentó ante dos aborígenes de los “guanches” que se encontraban en sus labores de pastoreo de rebaños.

oracion a la virgen candelaria

Ocurrió en el año de 1392, los pastores se encontraban en sus labores cuando de repente se sorprendieron al notar que el rebaño dejó de avanzar por sí solo, deteniéndose justo antes de la boca de un barranco. Entonces uno de los aborígenes se dirigió a ver qué sucedía, y fue cuando comenzó a observar desde lo alto que había la imagen en madera de una mujer como de un metro de altura. La señora de la imagen llevaba una vela en su mano izquierda, y cargaba a un niño en su brazo derecho, el  niñito en sus manos tenía un pajarito de oro.

La fiesta de la Virgen de la Candelaria se celebra cada anualmente en el día 2 de febrero. Su fiesta fue establecida por el Papa Gelasio I en el año 496 después de Cristo, y su fecha, 2 de febrero, es justo 40 días después de la navidad, para así recordar la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén.

La Virgen de la Candelaria fue declarada el 24 de noviembre del año 2014 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por la UNESCO, debido a su naturaleza religiosa, cultural y festiva. Esta advocación mariana, Nuestra Señora de la Candelaria, es nativa de la región de Tenerife en España. El significado de su nombre, proviene de la palabra “candelero” o “candela” que se refieren a la luz, ya que la Divina Madre María es la luz santa que nos guía en el camino del arrepentimiento, y reafirma nuestra fe en Dios.

Actualmente la devoción de esta advocación de María esta esparcida por prácticamente toda América latina, siendo importante en países como  Argentina, Paraguay, Brasil, Bolivia, Chile entre otros.

Oración a la Virgen de la Candelaria

Acudimos a ti como hijos sencillos y confiados, con nuestras angustias y esperanzas, penas y alegrías, cansados de nuestras labores y con peso por nuestros pecados cometidos; con todo esto llegamos porque esto es lo que somos.

¡Oh, María, Virgen de las Candelas!, tu que eres la primera que lleva la luz de cristo, Madre nuestra, quien nos puedes llevar a Jesús tu hijo, el cristo salvador, tu nuestra esperanza, consuelo y gozo, quien estas con nosotros en la ciudad y en el desierto de los caminos, en los lugares donde trabajamos.

Tu que eres la estrella que nos guía hacia nuestro Padre y a Jesucristo. Tu que brillas en las noches e iluminas a todos los seres humanos, que son nuestros hermanos. Como pupilos de Dios experimentamos la rudeza, en un planeta en que los seres humanos están desilusionados, desesperanzados y sobre todo cuando nos vemos ante ellos como seres pobres.

¡María! no se nos cansaran nuestros ojos por mirarte y contemplarte el tiempo necesario para saber por ti como nos das la luz de tu Hijo, nuestro mesías, desde el sol que esta en lo alto, como esperanza de los que no tienen heredad en este mundo. Jesús el hijo de Dios que nos hizo la promesa en ti, para hacer historia de acción liberadora y salvadora y de reorientación hacia el principio.

¡María!, tu que iluminas nuestras vidas, y eres la madre del ungido, del Hijo, la alianza y promesa final. Así como el Ángel te sorprendió tanto que osaste preguntarle «¿Cómo seria esto posible, pues aun no conozco varón?». y es que el dios que te prometió sacar su plan adelante desde lo más mínimo hasta lo imposible: «Tú, sin tener marido, tendrás un hijo.

Bendita Tú entre todas las mujeres». Esa bendición hecha por Dios a tu persona, hace que seas bendita para toda la humanidad, la iglesia y el mundo entero.

Eres la virgen que designa al nuevo mundo, a tus discípulos y apóstoles, todo lo que venga de ti es el fruto de la promesa, tu Hijo el Dios Hecho carne quien asumió todo lo que existe tanto la humanidad como al universo entero. «Bendita tu entre todas las mujeres», tu hijo vendrá a hacer quien lleve las riendas de la humanidad, hará el nuevo inicio, la nueva familia de hijos y hermanos dentro de un mismo apostolado. Así es la gracia de nuestro Señor que va a llegar a todos los débiles, a los pobres y lo que no han alcanzado la gracia.

¡Oh María Virgen santísima, en tu advocación de la candelaria, madre de la luz que guía en la oscuridad, muéstranos con el intelecto nuestra fe, y tu luz saque a las tinieblas que nos ocultan.¡Oh María!, tu que has dejado ser el centro de la Promesa de Dios el te pide que salgas y nos comprendas, Madre de Luz que ilumina al pueblo, danos la luz de vida para que podamos seguir llevando esa llama a través de nosotros para que se haga tu santa palabra.

Amén.

Oración corta a la Virgen de la Candelaria

¡Oh Virgen de la Candelaria!, ya sabemos que tuviste un hijo y que a todos nosotros nos acogiste como tal.

Acéptame Señora ya que soy alma en pecado, tu que eres arca de los cielos, la puerta de la Trinidad, en donde se encuentra el cáliz, y la hostia en el altar.

Al preguntar ¿cómo se llama?, su nombre es el Niño Jesús, quien está clavado en la Cruz. Quién sabe la oración y la reza, quién la escucha y se la memoriza, cuando llegue el día del juicio final, entenderá lo que esta oración significa, y quién rezare esta oración cada viernes del año, ayudará a un ánima en pena y salvará la suya de pecados, y por muchos que sean sus pecados, así como la arena en el mar, y si de verás tiene muestras de su arrepentimiento, todos sus pecados serán perdonados, delante de su Majestad.

Amén.

Oración a la Virgen de la Candelaria para el Amor

¡Oh Virgen de Candelaria!, madre de Dios y madre nuestra, Con toda la adoración y certeza, que un hijo tiene en su madre,quiero ofrendarte, mi vida, mi persona y mis bienes personales, recíbelas, madre mía. Para que regrese el ser querido, Virgen de Candelaria, la más bella, la morena, que tiene la fe más grande del cosmos y que hacer mover montañas, te pido por favor que me traigas el amor de (Decir el Nombre de la persona Amada).

No tendré reposo hasta obtener su amor, ¡Oh dulce madre mía de la Candelaria!, no puedo seguir esperando. Logra que este día el me vea a través de sueños, coloca un aguja en su corazón con mi nombre escrito, haz que no logre conciliar el sueño hasta pedirme disculpa por ignorarme.

¡Oh dulce madre!,  haz que se enamore locamente de mí como nunca antes lo podrá hacer con nadie. Por favor, te ruego por Tu Hijo Jesús, el fruto de tu vientre, por la sangre de Cristo, por el amor de Dios Todopoderoso, entrégame el amor de (Decir el Nombre de la persona Amada), hacia mí (Decir tu nombre) y amarra en su un lazo de amor con mi nombre para siempre.

Amén.

Oración a la Virgen de la Candelaria para niños

¡Santa Virgen María!, madre de Dios y madre nuestra, te traemos a este niño (niña), que Dios nos ha otorgado y puesto su confianza para cuidarlo y protegerlo, puesto que es un hijo de Dios y miembro de la iglesia, te lo damos en consagración con todo nuestro amor y confiamos plenamente en tu ternura y amor maternal.

Que por tu gran poder, Dios lo cuide en cuerpo y alma, y lo cuide de todos los males que se le puedan presentar, y si algún día pecare, hacer saber Madre querida que tu eres toda bondad con el que se arrepiente de corazón y llévalo nuevamente hasta la gracia de Jesús Nuestro Señor para que sea su amigo.

¡Santísima Virgen de la Candelaria! Ayúdanos a nosotros como sus padres y a todos sus familiares a ser fieles en nuestros deberes para con el par la honra de Dios.

Que con nuestra palabra y ejemplo le podamos educar, a creer y llevar a cabo las verdades de la fe, amar a su prójimo y a cumplir la ley de Dios.

Finalmente danos la bendición de que podamos estar unidos en el cielo, con Dios nuestro Señor, Jesús tu hijo y con el espíritu santo.

Amén.

Oración a la Virgen de la Candelaria de Puno

Amada Virgen, somos Hijos de Dios y también tuyos, ¡Santa Virgen de Candelaria! todos los hijos deben hablar con sus padres, con amor y respeto, comunicarse con ellos con todo el corazón y confianza.

La verdadera devoción es adorarte a ti y a Dios ¡Oh amada madre! Tu que eres la esperanza, todos aquellos que confiamos en ti vemos que eres la madre gloriosa, que nos devuelve el amanecer del cielo y la fertilidad de nuestras tierras. ¡Oh dulce madre no nos desampares! mas siempre cuida de nosotros.

Amén.

Oración de Agradecimiento a la Virgen de la Candelaria

¡Virgen María de la Candelaria!, reina del cosmos y madre de misericordia, quien fuiste la elegida por Dios Padre para ser la madre de su Hijo Jesucristo, me voy a tus brazos con confianza de encontrar en tu corazón amoroso la paz y la integridad. ¡Oh Tesoro de Gracia Divina, Puerto de los pecadores, se mi guía e inspiración en esta tierra de llanto.

Lirio de Santidad, atrapa mi corazón y apiádate de mi urgente petición (Mencionar su petición). te pido esta gracia con el amor y la sencillez con la que tu también tuviste en llevar a tu Hijo Jesús al templo para su presentación.

¡Oh señora te doy las gracias! ya que al ser una persona indigna de que tu sea mi madre, quien eres digna de todo el amor, se mi intercesora ante Jesús por las gracias que necesito en mi vida, mis necesidades.

Oraré por los integrantes de la parroquia, por los lideres de la Santa Iglesia y por todos los sacerdotes, para buscar la paz y reconciliación, dame tu luz para alumbrar el camino en este mundo y así llegar a la alegria permanente del cielo.

Amén.

Oración Milagrosa a la Virgen de la Candelaria

¡Santa Virgen de la Candelaria!, bella estrella de luz, que iluminas y cuidas de nuestras vidas, gloria y bendición del firmamento, a ti quien llamamos La Milagrosa, por el cause infinito de auxilio, milagros, protección y bendición que das a diario.

Ante tu presencia estoy hoy con humildad y sencillez para requerir de tu favor y ayuda. Llego ante ti angustiado y esperanzado, con penas y alegrías, con el cansancio del trabajo y todo el peso de las equivocaciones por pecados cometidos, con todo lo que soy, tengo y dispongo.

Virgen de la Candelaria, esperanza, consuelo y alegría que nos acompañas en el difícil transitar de la vida, mírame y ten misericordia y concédeme el ruego que te hago.

(Hacer aquí su petición)

Virgen de la Candelaria, madre de Dios, bendice nuestra casa, danos trabajo y bienestar corporal, amor, alegría y paz. Muéstranos como escuchar la palabra de Jesús tu Hijo y seguirla cada día, no nos dejes caer en las desgracias o penas, malestar, no dejes que nada nos amenace, que el odio no nos toque, cuida de todos nosotros tus hijos con el amor y la paz como lo has hecho hasta ahora, cúbrenos con tu sagrado manto y atiende todas nuestras plegarias.

Amén.

Oración a la Virgen de la Candelaria para pedir un favor imposible

¡Oh Virgen santísima de la Candelaria!, reina y soberana de la luminiscencia, la que alumbra en lo oscuro de la noche, madre de todo lo que ha sido creado por Dios. Luz divina y gozo de naciones que ofreces tu vela encendida al amor, hoy nos arrodillamos ante tu santa presencia para adorarte, amarte y darte gracias por toda la atención que nos prestas, pues eres llena de gracia y tu misericordiosa alma nos llena de favor y libera de malestares.

A ti llegamos con la certeza y humildad de ser tus hijos para que lleves nuestros pasos con tu luz. a ti llegamos con la felicidad y el dolor, con preocupaciones y convicciones, en busca de tu refugio y patronazgo, ya que al llamarte por tu nombre encontramos sosiego en nuestras almas, con tocar a las puertas de tu corazón tenemos la certeza de sobrellevar nuestras penas y desgracias.

¡Oh Virgen milagrosa de la Candelaria!, te pedimos tu bendición y que ruegues por nosotros sin parar, dale la bendición a nuestras casas y vidas. ¡Oh dulce Virgen de la Candelaria, Madre de Dios! señora Nuestra, quien cuida de todas sus ovejas, e intercedes por nosotros, que nos das muestras de tus milagros y virtudes, la que no tiene imposibles, haz que Dios padre oiga nuestras peticiones (Decir aquí lo que desea conseguir).

Mi querida Virgen de Candelaria, que tu luz no se apague nunca y nos ilumine a todos como tus hijos, danos la salud a nuestros cuerpos cansados y enfermos, danos la solución a lo que nos falta y nos preocupa y defiéndenos de nuestros enemigos, quita nuestras amenazas y malestares.

Tu que tienes la fuerza, de ser nuestra protectora y la mediadora, la que nos guía por la luz de tu aliento, la que nos puede ayudar a resucitar de morir en pecado, y llevarnos a la gloria del cielo, que por tu poderos intercesión podamos alcanzar lo que te pedimos en esta oración, y que sea para tu gloria y la de tu Hijos la redención de nuestras almas.

Amén.

Oración a la Virgen de la Candelaria por la Orientación de Jesús en el Templo

¡Oh, hijo de Dios!, que se formo varón en la matriz de la Santa Virgen María, te damos las gracias, por dar tu consentimiento de ser llevado al templo por tu madre para presentarte ante Dios y hacer la ofrenda de perdonar nuestros pecados y ofensas a Dios. Por todo lo que significa tu entrada al templo de Jerusalén, concédenos la gracia que necesitamos.

¡Oh Jesús luz del mundo!, ilumina nuestras mentes y guía nuestros pasos en este valle de lágrimas. Danos tu fe viva, la firme esperanza y el ardiente amor a Dios y al prójimo, para que en la hora de nuestra muerte podamos decir como dijo el Profeta Simeón cuando te vio entrar al Templo «Ahora señor, puedes despedir a tu siervo en paz porque mis ojos han visto la salvación del pueblo de Israel».

Se reza un Avemaría, una Salve, y un gloria.

Oración a la Virgen de la Candelaria para peticiones difíciles

Queridísima Virgen de la Candelaria, nos reunimos junto a ti con humildad y esperanza, pues sabemos nos amas, nos escuchas y nos das luz en todo momento y situación, sobre todo cuando estamos agobiados por los problemas.

Hoy llegamos ante tu Imagen llenos de ilusión con nuestra fe y confianza puestas en ti Señora, y te traemos nuestra devoción y nuestro cariño, acéptalos amada Virgen Santísima y no nos dejes sufrir más, dulce Madre nuestra.

Déjanos contemplar tus virtudes y enséñanos a imitarlas para que seamos mejores.

Que nos parezcamos a ti cada día más para agradar al Señor como tú lo hiciste y vivamos así, en paz, amor y alegría y lleguemos luego a compartir contigo la dicha eterna de la Gloria Celestial.

Virgen Inmaculada de la Candelaria apiádate, Señora, y danos tus bendiciones, porque de cuantos en ti confían y esperan, Tú eres el mejor puerto de salvación y con tus maternales caricias todos recibimos los tesoros de los Cielos.

Oh, María, nuestra esperanza nuestro amparo y nuestro auxilio, nuestro refugio, claridad y camino, nuestra madre atenta que nos guardas y guías, te suplicamos una vez más seas nuestro consuelo, nuestra bendita mediadora con el Señor y nos ayudes a conseguir solución en nuestros problemas.

Oh Virgen Santísima de la Candelaria, más que todas las criaturas bienaventuradas, te rogamos que hoy tu alma esté con nosotros, líbranos, Señora, de todos los peligros, aléjanos de enemigos, enfermedad y todo mal y danos tu ayuda para salir de esta difícil situación que hoy nos embarga el ánimo y nos hace padecer, te suplicamos que nos alcances de tu Hijo amado, nuestro Señor Jesucristo, remedio para salir con bien de estas dificultades:

(hacer ahora con mucha esperanza la petición)

Oh, Virgen de la Candelaria, te damos gracias, Madre y Señora nuestra, conscientes de nuestras debilidades acudimos a ti, somos tus hijos y nos ponemos en tus manos, haz que con tu poderosa intercesión sea concedido lo que solicitamos y no nos dejes sin tu amparo y maternal cuidado para que nos eduques y logres hacer de nosotros
verdaderos hijos de Dios.

Amada Virgencita haz que también nosotros suspiremos por tener a Cristo en nuestro corazón y así tú puedas entregarlo a Dios.

Así sea.

Rezar la siete Avemarías, Padrenuestro y Gloria.
Hacer la oración y los rezos tres días seguidos.