Saltar al contenido

Santa Catalina de Alejandria, Mártir

Virgen y mártir cuya fiesta se celebra en la Iglesia Latina y en varias Iglesias Orientales el 25 de noviembre y que durante casi seis siglos fue objeto de una devoción muy popular.

Los datos de Santa Catalina de Alejandría son bastante imprecisos, al igual que la información acerca de su muerte. Se cree que sus restos se encuentran en el monte Sinaí.

Santa-Catalina-de-Alejandria

Santa Catalina de Alejandría es una importante figura del monasterio ortodoxo el cual ha adoptado su mismo nombre. Es venerada como en Occidente en Oriente.

La historia de Santa Catalina de Alejandría está rodeada de mitos y leyendas. Se dice de esta santa que era una mujer muy hermosa y atractiva, y que tan vistosa como su apariencia era su gran inteligencia. Se cree que nació en el seno de una familia noble de buena posición social que residía en Alejandría, que inculcaron en ella los conocimientos filosóficos de la época y despertaron el interés por conocer la verdad.

Encontrando el camino del cristianismo, se convirtió buscando el camino de Dios bautizándose. Santa Catalina vivió en tiempos del emperador Maximino quien gobernando el Imperio de Oriente era un hombre bárbaro, pagano y cruel. Santa Catalina enfrenta al emperador a quien le critica su conducta y deja sin defensa ante la exposición de los argumentos de su razonamiento correcto.

Santa Catalina figura como la vencedora en el duelo de la razón, poseía una gran inteligencia y sabiduría. El tirano emperador Maximino ordenó hacerla presa y solicitó a sus sabios que con sus mejores razonamientos la hicieran apostar, peor hábilmente Catalina salió victoriosa.

Lleno de ira por no conseguir lo que deseaba, Maximino mandó a azotarla y luego a hacerla presa. Sin embargo, Catalina firme en sus convicciones, atrajo la atención de la emperatriz quien la visitó a escondidas y comprendiendo las palabras del Catalina, se convirtieron al cristianismo.

Maximino la condenó a morir en la rueda, pero cuando este artefacto la tocó milagrosamente se destruyó. Este hecho extraordinario hizo salir de control al emperador Maximino, quien ordeno que Santa Catalina fuese decapitada. Se dice que unos ángeles de Dios llevaron su cabeza al Monte Sinaí; ahí se edificó un santuario en su memoria.

Clasificada con Santa Margarita y Santa Bárbara como uno de los catorce santos más útiles en el cielo, fue continuamente alabada por los predicadores y cantada por los poetas.

En muchos lugares su fiesta se celebraba con la mayor solemnidad, se prohibía el trabajo servil, y un gran número de personas asistían a las devociones. En varias diócesis de Francia se observaba como día de fiesta de obligación hasta principios del siglo XVII, y el esplendor de su ceremonial eclipsaba al de las fiestas de algunos de los Apóstoles.

Muchas capillas se pusieron bajo su patrocinio y su estatua se encontraba en casi todas las iglesias representándola, según la iconografía medieval, con una rueda, su instrumento de tortura. Mientras que, debido a varias circunstancias de su vida, San Nicolás de Mira se consideraba patrón de los jóvenes bachilleres y estudiantes, Santa Catalina se convirtió en patrona de doncellas y estudiantes femeninas. Considerada como la más santa e ilustre de las vírgenes de Cristo, resultaba natural que ella, entre todas, fuera la encargada de proteger a las vírgenes de los claustros y a las jóvenes solteras en el mundo.

Oración a Santa Catalina de Alejandría

Gloriosa Santa Catalina de Alejandría, portento de sabiduría y elocuencia.
Quisiéramos parecernos a ti en ese conocimiento admirable de las ciencias y  de la fe para ser testigos de Jesús en el mundo. Alcánzanos esa fe y esa ciencia  para que seamos siempre capaces de dar razones de nuestra creencia y
también de nuestra esperanza.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

Amén.