Saltar al contenido

Oración a Santa Ángela de Merici

La Oración a Santa Ángela de Merici servirá para entregarte sin temores al Señor, para abandonarte en su nombre y tener paz en tu corazón.

Santa Angela de Merici

Santa Ángela de Mérici fue una religiosa de origen italiano quien vivió durante el siglo XV, conocida por ser la fundadora de las hermanas ursulinas, una congregación religiosa femenina dedicada al servicio de la educación para las niñas y jóvenes desamparadas.
El nombre de Ángela se traduce como “el mensaje de Dios”.

Santa-Angela-de-Merici

Santa Ángela de Merici nace en Italia en el año de 1474  en medio de una familia de campesinos fielmente devota y creyente de Dios. Tenían como costumbre cada noche realizar una lectura familiar donde hablaban de la vida de un santo, costumbre que fue desarrollando en el corazón de santa Ángela, un  amor especial por la religión.

No pudo cursar estudios de primaria, pero aun así se convierte en hermana Franciscana y llega a ocupar cargos importantes como consejera de gobernadores, obispos y sacerdotes. Santa Ángela de Merici había recibido de parte del Espíritu Santo el Don del Consejo, con el cual servía de guía para los demás, los instruía acerca de lo que era más conveniente en cada situación.

Santa Ángela sentía un interés especial por las niñas, quienes no tenían nadie a su disposición para educarlas y enseñarlas en los conocimientos de la vida, la religión y la fe cristiana.

Un día Dios le reveló en una visión que sería la fundadora de una congregación religiosa femenina para servicio de los necesitados. Para cumplir con estos propósitos de vida, entró en la Tercera Orden de San Francisco de Asís. En el año 1516, fue enviada a Brescia para hacerle compañía a la señora Catalina Patengola quien había pasado una terrible tragedia familiar a causa de la guerra, en esta región permaneció 14 años.

En el año 1524 se embarcó en una peregrinación hacia Jerusalén con otros compañeros. Se dice que perdió la vista momentáneamente y que la recuperó cuando regresó de las Tierras Santas.  Un año después fue a Roma, y conoció personalmente al padre Clemente VII.

Ángela era devota de Santa Úrsula, y la convirtió en la patrona de la obra que pretendía fundar, la Compañía de Santa Úrsula se establece en 1535 con 28 jóvenes que querían consagrase al Señor y servir al prójimo.

La compañía se transformó en una Orden Religiosa, y las hijas de Santa Ángela debieron entrar en un claustro, así las nuevas ursulinas se abocaron a la tarea de educar a las niñas de bajos recursos.

Santa Ángela cumplió su misión, y falleció el 27 de enero del año 1540. Fue canonizada por el papa Pío VII en 1807.

Oración a Santa Ángela de Merici

Santa Ángela de Merici, ruego tu intercesión desde mi peregrinar en la tierra, cuánto deseo ya estar en la plenitud eterna al lado del Padre, Santa Ángela de Merici, te presento todas mis necesidades, mis alegrías, sufrimientos y proyectos, toma mis pensamientos, mi voluntad, lo que soy y lo que puedo llegar a ser, presenta todo ante el Trono de Dios, cuánto habré de esperar por una respuesta divina, tu pasaste por este mundo y lo conoces, dile al padre todo mi padecimiento, que puedo yo hacer para recibir pronto tu favor.

Dale a mi espíritu la fuerza que necesita para mantenerse firme ante la voluntad del Padre, cuánto deseo me concedas templanza para no cambiar mis convicciones ni mi amor incondicional por lo celestial; Santa Ángela de Merici, estando tú al lado del Creador eternamente feliz por tus méritos alcanzados, guía todo mi obrar,  cuán grande sería para mi recibir siempre tus favores, guía todo mi pensar y especialmente propicia en mi la caridad, la virtud y la obediencia para que esos bienes sean de provecho para el prójimo y el necesitado y para agradar en esta tierra el Señor y conseguir los bienes eternos.

Venerada Santa, sé pronta en interceder, Santa Ángela de Merici tu conoces mi debilidad; haz que mi mayor necesidad en este mundo no sea atesorar de una manera egoísta, sino servir sin interés al necesitado, tu vida en la tierra fue una vida de donación, nunca esperaste nada a cambio, mujer de infinitas virtudes, cambia mis vicios, mira, ya no soporto el peso de mis pecados y mi desobediencia.

Procura en mi la fidelidad a Dios de la misma manera que tu fuiste fiel por amor a él sin condición, deseo enormemente aliviar mi estado de confusión, de pecado y mi falta de caridad, con cuánta obras de amor te fuiste al cielo, entrega pronto esta oración al Padre, concédeme muchas obras de bondad, para mi alma y para mi vida eterna.

Amen.

Oración de Santa Ángela de Merici

Señor, esperanza y vida mía.
Recibe Señor mi corazón, mi libertad y mi voluntad, todo mi obrar y mi pensar.
Te entrego Señor todo lo mío, ofrezco a tus pies todo mi ser, recíbelo, te lo ruego yo que no merezco nada de ti, ilumina mi corazón, que no te ofenda jamás.

Fortalece mi espíritu para que nunca se aparte de tu rostro, para que no me separe de ti, ilumina mi corazón que no te ofenda jamás.

Fortalece mi espíritu, para que nunca se aparte de tu rostro, para que no me separa de ti.

Amén.

10 Enseñanzas de Santa Ángela de Merici

1- No pierdas el corazón, incluso si  descubres que careces de cualidades necesarias para el trabajo al que has sido llamado. El que te llamó no te abandonará, y en el momento en que necesites extenderá su mano salvadora.

2-Reflexiona que en realidad tienes una mayor necesidad de servir , que  la importancia que puedan tener tus servicios para los demás.

3-Mantente  en las conservadoras enseñanzas de la Iglesia, establecida y confirmada por tantos santos bajo la inspiración del Espíritu Santo. Y vive una nueva vida. Ora y haza que otros oren, para que Dios no abandone Su Iglesia, sino que la reforme como El quiera, y como Él vea mejor para nosotros, y más para Su honor y gloria.

4-Considera que el diablo no duerme, sino que busca nuestra ruina de mil maneras.

5-Debemos dar limosna. La caridad gana almas y las atrae a la virtud.

6-Esfuérzate por ser fiel a lo que Dios te ha llamado.

7-Ten cuidado de intentar lograr algo por la fuerza.

8-Lograrás más con palabras amables y una manera cortés que por la ira o reprimenda aguda, que nunca debe ser usada excepto en extrema necesidad.

9-El desorden en la sociedad es el resultado del desorden en la familia

10-Haz ahora lo que desearías haber hecho cuando te llegue el momento de  morir.