Saltar al contenido

Oración a San Francisco de Sales

Oración a San Francisco de Sales
5 (100%) 3 votes

San Francisco es un santo reconocido por la iglesia católica que vivió en el siglo XVI. Nació en la región de Saboya en el propio castillo de Sales, en al año de 1567 y se bautizó al siguiente día de su nacimiento en la Iglesia Thorens, recibiendo el nombre de Francisco Buenaventura. Era hijo de una mujer muy piadosa y cristiana llamada Francisca de Boisy.

francisco-de-sales

A raíz de que su fue producto de un parto pretérmino, San Francisco de Sales en su infancia tuvo muchos problemas de salud, los cuales afortunadamente pudo superar con el paso de los años gracias a las atenciones que recibió durante su crianza.

De su madre aprendió las buenas virtudes de los cristianos, bondad, humildad, colaboración. Una historia cuenta que San Francisco de Sales brindó alojamiento en su casa a un muchacho que era sordomudo, y para que el muchacho pudiera comunicarse, San Francisco ideó un lenguaje a base de símbolos. A raíz de esta historia a San Francisco se le conoce como el patrón de los problemas auditivos.

A San Francisco de Sales y a Santa Francisca de Chantal se les atribuye el haber fundado la orden religiosa de las Hijas de la Visitación de Santa María,  famosas por sus reglas y tradiciones simples y por acoger a las viudas.

San Francisco de Sales llevó una vida sencilla, humilde, pero de profundos hechos y convicciones cristianas. Escribió numerosos textos tales como “Las controversias”, en contra los protestantes,  “La Introducción a la Vida Devota” y “El Tratado del Amor de Dios”, así como una gran colección de sermones, los cuales han sido reconocidos por la iglesia católica como auténticos tesoros de sabiduría.

En el 1878 el Papa Pío IX le otorgó a San Francisco de Sales el título de “Doctor de la Iglesia”, y desde entonces conocido como el Doctor de la amabilidad.

Oración a San Francisco de Sales

Glorioso San Francisco de Sales, vuestro nombre porta la dulzura del corazón más afligido; vuestras obras destilan la selecta miel de la piedad; vuestra vida fue un continuo holocausto de amor perfecto lleno del verdadero gusto por las cosas espirituales, y del generoso abandono en la amorosa divina voluntad.

Enséñame la humildad interior, la dulzura de nuestro exterior, y la imitación de todas las virtudes que has sabido copiar de los Corazones de Jesús y de María.

Amen

Oración a San Francisco de Sales para peticiones urgentes

Amable San Francisco de Sales, ejemplo de mansedumbre y fe,  tu nombre porta la dulzura del corazón mas afligido
y tus obras destilan la selecta miel de la piedad; tu vida fue un continuo holocausto del amor más perfecto, lleno del verdadero gozo por las cosas espirituales y del generoso abandono en la amorosa Divina Voluntad.

Glorioso san Francisco de Sales, tú que fuiste el hombre más cordial y benévolo, después de Jesucristo, intercede, te ruego, por mi ante el Señor, hazle llegar mis suplicas para que me auxilie.

Alcánzame de Él, que es bueno y Misericordioso, urgente ayuda y que me conceda este favor que ahora tanto necesito: (pedir el favor que se desea conseguir).

Pide que haga uso de su bondad y poder y me favorezca,  que derrame sobre mi sus bendiciones y me conceda cuanto antes  lo que solicito de todo corazón,  con toda mi alma y todos mis sentidos.

San Francisco, tú que fuiste manso y sencillo, enséñame a conseguir la humildad interior y la dulzura exterior para con mis semejantes, para que pueda tomar ejemplo de todas las virtudes que tan ampliamente has sabido imitar
de los Corazones de Jesús y de Marí­a.

Amén.

Oración a San Francisco de Sales para situaciones difíciles

Amable y bondadoso San Francisco de Sales, tu que eres un ejemplo de mansedumbre, humildad y fe, tu nombre siempre porta la buena dulzura de un corazón afligido y además tus grandes obras siempre dejan correr la miel de la misericordia, tu vida siempre fue llena de amor, ese amor perfecto, bueno y perfecto, que se regocijaba en las cosas espirituales y además del generoso abandono de esa la amorosa divina voluntad del padre eterno.

Tu que eres Glorioso y bueno San Francisco de Sales, tu buen santo que fuiste un hombre correcto, cordial y muy humilde, después de mi señor Jesucristo toma el control e intercede por mi antes Dios, hazle saber mis peticiones y por lo que padezco, permite que mi buen Dios me auxilie.

Te pido que me alcance ya que es bueno y misericordioso, que necesito con urgencia su ayuda y que además me conceda ese favor que tanto necesito (hacer petición en este momento),  Te pido que solo se haga tu santa voluntad mi buen padre y que derrame sobre mi sus infinitas bendiciones y así me pueda conceder cuanto antes lo que yo le pido de todo corazón con toda mi alma y mis fuerzas.

Mi buen santo hoy te presente esta oración a San Francisco de Sales, porque se que fuiste un hombre humilde, manso, noble y sencillo, te pido me enseñes a siempre conseguir esa humildad en mi interior para que nunca llegue la soberbia a mi, que yo pueda copiar el ejemplo de todas tus virtudes que algunos han sabido imitar muy bien.

Amén

Se debe Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Oración a San Francisco de Sales para aumentar la paciencia

Glorioso y bondadoso San Francisco de Sales, tu que fuiste un hombre que siempre mostró dulzura aún a quien estuviera pasando por la más grande tribulación, nuestras obras destilan esa más selectiva dulzura de la infinita misericordia que tiene nuestro dios para con nosotros, ese amor puro y bueno.

Enséñame mi Dios a tener esa humildad que tuvo San Francisco de Sales en vida y a llevarla a otros en tu perfecto y buen amor te pido que cada aumentes mi paciencia y pueda ser manso y bueno para alcanzar un poco esa perfección divina que tu tienes, gracias padre redentor, gracias señor bondadoso y misericordioso.

Te pido que siempre te acuerdes de mi y no me abandones en mis ruegos y en mis momentos de dificultad, que se haga tu santa voluntad en el nombre poderoso de tu hijo amado nuestro señor Jesucristo.

San Francisco de Sales, quien tuvo esa paciencia para enseñar y dar de lo que recibió de nuestro Dios, te pido intercedas por mi ante el trono divino para que yo pueda tener esa paciencia que tuviste cuando estuviste en la tierra, por nuestro señor.

Amén.

Oración para invocar a San Francisco de Sales

Espíritu Santo, Dios mío, tú que has querido que el Santo Obispo San Francisco de Sales se entregara a todos generosamente para la salvación de los hombres.

Espíritu Santo, Dios mío, como al Santo Obispo San Francisco de Sales, concédeme poder manifestar la dulzura de tu amor en el servicio a nuestros hermanos.

Espíritu Santo, Dios mío, te suplico que con la intercesión del Santo Obispo San Francisco de Sales alcánzame la gracia de hacerme ver y cumplir el pleno sentido de mi vocación de periodista y escritor, el valor de trabajar honestamente para cultivar mi manera de comunicarme con los lectores y todos los seres humanos.

Espíritu Santo, Dios mío, dame, pues, conocimiento de mí mismo, capacidad de diálogo, humildad, tolerancia y respeto por el otro, para que en justicia y caridad yo pueda con mis escritos y reflexiones colaborar a hacer un mundo justo y habitable para todos.

Espíritu Santo, Dios mío, como al Santo Obispo San Francisco de Sales, inflama mi corazón y enciende en mí el fuego de tu amor.

Espíritu Santo, Dios mío, escucha mis súplicas y envía sobre mí tus dones como los enviaste sobre los Apóstoles el día de Pentecostés y sobre el Santo Obispo San Francisco de Sales patrono de los periodistas y escritores.

Espíritu Santo, Dios mío, lléname de espíritu de Entendimiento y Ciencia,

Espíritu Santo, Dios mío, lléname de espíritu de Sabiduría y Consejo,

Espíritu Santo, Dios mío, lléname de espíritu de Piedad y Fortaleza,

Espíritu Santo, Dios mío, lléname de espíritu de tu santo Temor.

Espíritu Santo, Dios mío, como al Santo Obispo San Francisco de Sales, ilumina de inteligencia y discernimiento mí mente de periodista y escritor, señala las palabras que deben salir de mi boca, guía la escritura de mis manos, da calor a mi corazón, ensancha de misericordia y perdón cada acción de mi vida.

Amen