Saltar al contenido

Oración al Sagrado Corazón de Jesús

Oración al Sagrado Corazón de Jesús
5 (100%) 3 vote[s]

El amor y devoción católica por el Sagrado Corazón de Jesús se remonta a los inicios de la misma iglesia.  Diversos sacerdotes e importantes representantes de la iglesia manifestaban desde hace tiempo su inmensa devoción por el Sagrado Corazón de Jesús; figuras como San Agustín, San Juan Crisóstomo, y San Ambrosio hablan de que el sagrado corazón de Jesús es la fuente de donde se reciben los sacramentos.

Sin embargo, propiamente la adoración al Sagrado Corazón de Jesús surge directamente por una serie de revelaciones místicas que el mismo Jesús le hace a Santa Margarita María de Alacoque en el año 1673, en dichas revelaciones el Señor Jesús le explica a Santa Margarita que su corazón es todo amor, dispuesto a recibir a los cristianos y a perdonarlos.

Jesús también promete en estas visiones, que quienes reciban la sagrada comunión, honren al Sagrado Corazón de Jesús y busquen el perdón de los pecados redimiéndose con la comunión, les concederá las gracias que necesitan, traerá paz a sus hogares, derramará bendiciones sobre sus empresas, bendecirá las casas donde se venere su sagrado corazón, perdonara a los arrepentidos que se acerquen a Él con sinceridad, y derramará su misericordia para con todos los que defiendan y promuevan la adoración a su Sagrado Corazón.

Finalmente se logra a aprobación del culto al Sagrado Corazón de Jesús por el Papa Clemente XIII en el año 1765, desde entonces rápidamente comienza el auge de esta adoración en toda Europa y se extiende.

Cuenta una historia católica que en el año de 1917, hubo una serie de apariciones de Fátima, en las que un ángel y la Virgen le enseñaron a los niños a rezarle a los Corazones de Jesús y María.  En muchas partes se reconoce la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús el 27 de diciembre.

sagrado-corazon-de-jesus

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para granes necesidades

Oh Divino Jesús que dijiste: «Pidan y recibirán; busquen y encontraran; llamen y se  abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre». Mírame postrado a tus plantas suplicándote me concedas una audiencia. Tus palabras me infunden confianza, sobre todo ahora que necesito que me hagas un favor:

(Se ora en silencio pidiendo el favor)

¿A quién he de pedir, sino a Ti, cuyo Corazón es un manantial inagotable de todas las gracias y dones? ¿Dónde he de buscar sino en el tesoro de tu corazón, que contiene todas las riquezas de la clemencia y generosidad divinas? ¿A dónde he de llamar sino a la puerta de ese Corazón Sagrado, a través del cual Dios viene a nosotros, y por medio del cual vamos a Dios?

A Ti acudimos, oh Corazón de Jesús, porque en Ti encontramos consuelo, cuando afligidos y perseguidos pedimos protección; cuando abrumados por el peso de nuestra cruz, buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la pobreza o el fracaso nos impulsan a buscar una fuerza superior a las fuerzas humanas.

Creo firmemente que puedes concederme la gracia que imploro, porque tu Misericordia no tiene límites y confío en que tu Corazón compasivo encontrará en mis miserias, en mis tribulaciones y en mis angustias, un motivo más para oír mi petición.

Quiero que mi corazón esté lleno de la confianza con que oró el centurión romano en favor de su criado; de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a Ti porque sabían que tus oídos y tu Corazón estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males.

Sin embargo… dejo en tus manos mi petición, sabiendo que Tú sabes las cosas mejor que yo; y que, si no me concedes esta gracia que te pido, sí me darás en cambio otra que mucho necesita mi alma; y me concederás mirar las cosas, mi situación, mis problemas, mi vida entera, desde otro ángulo, con más espíritu de fe.

Cualquiera que sea tu decisión, nunca dejaré de amarte, adorarte y servirte, oh buen Jesús.

Acepta este acto mío de perfecta adoración y sumisión a lo que decrete tu Corazón misericordioso. Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria al Padre.

Oración para venerar la imagen del Sagrado Corazón de Jesús

Oh amantísimo Jesús, como expresión de mi gratitud y en satisfacción de mis pecados y, (di tu nombre y apellido? te doy mi corazón. Me consagro enteramente a ti y me propongo nunca más ofender o despreciar tu santa gracia.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para todos los días

Rendido a tus pies, ¡oh Jesús mío!, considerando las inefables muestras de amor que me has dado y las sublimes lecciones que me enseñas, adoradísimo Corazón, te pido humildemente la gracia de conocerte, amarte y servirte como fiel discípulo tuyo para hacerme digno de las mercedes y bendiciones que, generoso, concedes a los que de veras te conocen, aman y sirven.

¡Mira que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de ti como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar!¡Mira! que soy muy rudo, oh soberano Maestro y necesito de tu divina enseñanza para luz y guía de mi ignorancia! ¡Mira que soy muy débil, oh poderosísimo amparo de los flacos, y caigo a cada paso y necesito apoyarme en ti para no desfallecer!  Sé todo para mí, Sagrado Corazón; socorro de mi miseria, lumbre de mis ojos, báculo de mis pasos, remedio de mis males, auxilio de toda necesidad. De ti lo espera todo mi pobre corazón.

Tú lo alentaste y convidaste cuando con tan tiernos acentos dijiste repetidas veces en tu Evangelio: “Ven a mí,  aprende de mí, pide, llama a las puertas de tu Corazón” vengo, pues hoy y llamo y pido y espero. Del mío te hago, ¡oh Señor!, firme, formal, y decidida entrega. Tómalo tú, y dame en cambio lo que sabes me ha de hacer bueno en la tierra y dichoso en la eternidad. Amén.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para consagrar la familia

Corazón Sagrado de Jesús, que has manifestado a Santa Margarita María el deseo de reinar en las familias cristianas; te pedimos que reines siempre en nuestra familia.

Reina en nuestra inteligencia por la sencillez y la firmeza de nuestra fe; reina en nuestros corazones por el amor, que alimentaremos recibiendo con frecuencia la Sagrada Eucaristía.

Dígnate, Divino Corazón de Jesús, presidir nuestras reuniones, bendecir nuestras empresas espirituales y temporales, santificar nuestro trabajo, ahuyentar nuestros pesares, aliviar nuestras penas y llenarnos de tu alegría y de tu paz.

Si alguno de nosotros tuviera la desgracia de ofenderte, recuérdale que eres bueno y Misericordioso para el pecador arrepentido.

Y cuando llegue la hora en que la muerte venga a cubrirnos de luto, todos, tanto los que partan como los que queden, estaremos sumisos a tus decretos eternos. Nos consolaremos con el pensamiento de que llegará un día en que toda esta familia que te ama y  te adora, reunida en el Cielo, cantará para siempre tu Gloria y tu Amor infinito hacia nosotros.

Sagrado Corazón de Jesús, ten misericordia de nosotros y danos tu Amor y tu Paz.

Mi Sagrado Corazón es tu cielo, creación. Mi Sagrado Corazón que tantos de ustedes niegan y rechazan, es su cielo, su paraíso, su reino, su herencia, su lugar de descanso para la eternidad. Así pues, acérquense, a este corazón que los ama tanto y yo derramaré, de mi corazón a su corazón, incontables bendiciones, para volver su alma tan bella como la primavera, para convertir su alma en una torre de marfil, un cielo sólo para mí. ¿Cómo puede alguien dudar de mi amor?

Oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús

Señor Jesucristo, arrodillados a tus pies, renovamos alegremente la Consagración de nuestra familia a tu Divino Corazón.

Sé, hoy y siempre, nuestro guía, el jefe protector de nuestro hogar, el rey y centro de nuestros corazones.

Bendice a nuestra familia, nuestra casa, a nuestros vecinos, parientes y amigos.

Ayúdanos a cumplir fielmente nuestros deberes, y participa de nuestras alegrías y angustias, de nuestras esperanzas y dudas, de nuestro trabajo y de nuestras diversiones.

Danos fuerza, señor, para que carguemos nuestra cruz de cada día y sepamos ofrecer todos nuestros actos, junto con tu sacrificio, al padre.

Que la justicia, la fraternidad, el perdón y la misericordia estén presentes en nuestro hogar y en nuestras comunidades.
Queremos ser instrumentos de paz y de vida.

Que nuestro amor a tu corazón compense, de alguna manera, la frialdad y la indiferencia, la ingratitud y la falta de amor de quienes no te conocen, te desprecian o rechazan.

Sagrado Corazón de Jesús, tenemos confianza en ti. Confianza profunda, ilimitada. Amén.

Oración corta al Sagrado Corazón de Jesús

Amabilísimo Jesús mío; yo, con el fin de dar testimonio y reparar mis infidelidades, te entrego mi corazón, me consagro enteramente a Ti y propongo, ayudado de tu gracia, no volver más a ofenderte.

Amen

Terminar con un Padre Nuestro

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para alejar energías negaticas

Señor Jesús, clementísimo salvador del mundo; humildemente te suplico, por tu Sacratísimo Corazón, que todas las ovejas descarriadas si conviertan a ti, pastor y obispo de sus almas que vives y reinas por todos los siglos de los siglos.

Amén.

Culminar con un Padre Nuestro

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para bendecir

Oh Corazón Santísimo de Jesús; derrama copiosamente tus bendiciones sobre la Santa iglesia, sobre el soberano pontífice y sobre todo el clero; da la perseverancia a los justos, convierte a los pecadores, ilumina a los infieles y bendice a nuestros parientes, amigos y bienhechores, asiste a las almas del purgatorio y extiende sobro todos los corazones el imperio de tu amor.

Amén.

Terminar con un padre Nuestro.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para agradecer

¡Divino Corazón de Jesús! Por medio del Corazón Inmaculado de María, te ofrezco las oraciones, obras y trabajos de este día, para corresponder a tu gran amor.

Te presento mi vida entera para que se haga tu voluntad y no la mía. Haz que toda mi persona contribuya a la construcción de tu Reino. Que mi corazón responda a los impulsos de tu Corazón. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

sagrado-corazon-de-jesus

Oración para invocar al Sagrado Corazón de Jesús

AMOR del Corazón de Jesús, Abrasa mi corazón.

HERMOSURA del Corazón de Jesús, Cautiva mi corazón.

BONDAD del Corazón de Jesús, Atrae mi corazón.

CARIDAD del Corazón de Jesús, Derrama en mi corazón.

CLEMENCIA del Corazón de Jesús, Consuela mi corazón.

DOMINIO del Corazón de Jesús, Sujeta mi corazón.

DULZURA del Corazón de Jesús, Penetra mi corazón.

EQUIDAD del Corazón de Jesús, Ten mi corazón.

ETERNIDAD del Corazón de Jesús, Llena mi corazón.

FIDELIDAD del Corazón de Jesús, Protege mi corazón.

FUERZA del Corazón de Jesús, Sostén mi corazón.

GLORIA del Corazón de Jesús, Ocupa mi corazón.

GRANDEZA del Corazón de Jesús, Confunde mi corazón. 

HUMILDAD del Corazón de Jesús, Anonada mi corazón.

INMUTABILIDAD del Corazón de Jesús, Fija mi corazón. 

JUSTICIA del Corazón de Jesús, No abandones mi corazón.

LIBERALIDAD del Corazón de Jesús, Enriquece mi corazón.

LUZ del Corazón de Jesús, Ilumina mi corazón. 

MISERICORDIA del Corazón de Jesús, Perdona mi corazón.

OBEDIENCIA del Corazón de Jesús, Somete mi corazón. 

PACIENCIA del Corazón de Jesús, No te canses de mi corazón.

PRESENCIA del Corazón de Jesús, Aficiona mi corazón.

PROVIDENCIA del Corazón de Jesús, Vela sobre mi corazón. 

REINO del Corazón de Jesús, Establécete en mi corazón.

SABIDURÍA del Corazón de Jesús, Conduce mi corazón.

SANTIDAD del Corazón de Jesús, Purifica mi corazón. 

SILENCIO del Corazón de Jesús, Habla a mi corazón.

CIENCIA del Corazón de Jesús, Enseña a mi corazón. 

PODER del Corazón de Jesús, Asegura mi corazón.

VOLUNTAD del Corazón de Jesús, Dispone de mi corazón. 

CELO del Corazón de Jesús, Devora mi corazón.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para la sanación

Mi dulce Señor, que dijiste:
“Yo soy la resurrección y la vida”, tú que traes y llevas nuestras enfermedades, sanabas todo tipo de heridas de los que se acercaban a ti; hoy te pido Jesús de tu divino corazón que sea en pro de los enfermos, quienes te suplican y ruegan que los ayudes, y por intercesión de la Virgen Santísima Madre, la Señora de los Ángeles, la Virgen María, la salud de los enfermos, que tú sanes y alivies los dolores de las enfermedades que padece tu servidor ……, sólo si es un bien común para su alma y su sanación espiritual.

Mi Salvador Jesús, quien al que el funcionario se te acercó para decirte “Ven, Jesús, antes de que mi hijo fallezca” y tú con mucha paz le respondiste “Vete tranquilo, tu hijo vive”. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, quien al que el ciego de Jericó, que estaba esperando tu llegada sentado en el camino te pidió a gritos “Jesucristo, hijo del Rey David, ten piedad de mí” y tú le respondiste “Tu fe te ha salvado de tu enfermedad, recupera tu vista” y en ese instante él vio. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, quien al que el leproso, que te pidió suplicando “Señor, si está en tu voluntad puedes limpiarme” y tú le respondiste “Quiero, sé limpio” y ya no estuvo enfermo. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, quien al que desataste al mudo que poseía un demonio, al que hablaste con admiración hacia el que antes era mudo. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, quien sanaste al enfermo que padecía hace 38 años la misma enfermedad de no poder caminar, junto a la piscina de las ovejas le dijiste “Levántate, ponte de pie y anda” y anduvo. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, que estando presente ante el hijo muerto de la viuda de Naím, le dijiste a su madre “No llores”, y tocando el ataúd, hablaste “Levántate, a ti te lo digo, jovencito” y así el joven vivió. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, que dijiste “Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados”. Cúralo, Señor.

Mi Salvador Jesús, que dijiste “Os digo de verdad, que todo lo que pidáis al padre en mi nombre, será otorgado”. Cúralo, Señor.

Mi Dios omnipotente, omnisciente y omnipresente, en la eterna salud de los que tiene fe, óyelos para la ayuda de tus sirvientes enfermos, los que imploramos el auxilio de tu misericordia; con la finalidad de que, sanados y con la salud recobrada, seáis venerado en la Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo. Así sea.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para exaltarlo

Yo vuelo a ti, Sagrado Corazón de mi salvador, porque tú eres mi refugio, mi única esperanza.

Tú eres el remedio para todas mis miserias, mi consuelo en todas mis angustias, la reparación de todas mis infidelidades, el suplemento para todas mis deficiencias, la expiación por todos mis pecados, y la esperanza y fin de todas mis oraciones.

Tú eres el único que nunca se cansa de mí y el único que puede soportar mis defectos, porque tú me amas con un amor infinito.

Por lo tanto, Oh Dios mío, ten piedad de mí por tu gran misericordia, y haz de mí, y para mí, y en mí, lo que sea que tú quieras, porque yo me entrego enteramente a Ti, Corazón divino, con la plena confianza de que Tú nunca me rechazarás.

Tú que invitas a todos los que están sobrecargados a que acudan a ti, permite que tu mano sanadora se pose sobre mí y me dé la sanación del cuerpo y el alma.

Toca mi alma con Tu compasión por los demás. Toca mi corazón con Tu coraje e infinito amor por todos. Toca mi mente con tu sabiduría, para que mi boca siempre proclame tu alabanza.

Enséñame, oh Sagrado Corazón de Jesús, a alcanzarte en mi necesidad, y ayúdame a guiar a otros a Ti con mi ejemplo.

Sagrado Corazón de Jesús, fuente del divino amor y consuelo, tráeme salud en cuerpo y espíritu para que pueda servirte con todas mis fuerzas.

Ven y toca suavemente esta vida que has creado, ahora y para siempre.

Amén.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para imponer una penitencia

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, creador, padre y redentor mío; por ser tú quién eres, bondad infinita y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido; también me pesa porque puedes castigarme con las penas del infierno. Ayudado de tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuese impuesta

Amén

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para congraciarse

¡Oh Dios!, protector de cuantos en ti confían, sin cuyo poder nada hay fuerte, nada hay santo; aumenta en nosotros tus misericordias, para que, siendo tú quien nos dirijas y nos guíes de tal manera pasemos por las cosas temporales, que no perdamos las eternas. Te lo pedimos por el Corazón de tu Santísimo Hijo Jesús.

Amén.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús para promesas

¡Oh Corazón amantísimo de Jesús! coronado por la Santa Cruz, árbol frondoso que se nutre con tu Sangre Preciosísima! en unión de todos los santos y almas fervorosas que en todos los tiempos y lugares te han amado, te adoro, te amo con todo mi corazón; y para darte una prueba más patente de mi afecto, renuevo y te ofrezco las promesas que hice en el santo Bautismo, prefiriendo tu gracia y tu amor a todas las riquezas de la tierra.

Dame, en cambio, Señor, los verdaderos tesoros y riquezas celestiales, que son las virtudes de tu divino Corazón que, como flores olorosas brotan al pie de tu cruz, rociado y regado con tu preciosa sangre.

Amén.