Saltar al contenido

Oración a María Magdalena

Oración a María Magdalena
5 (100%) 4 vote[s]

María Magdalena es quizás uno de los personajes religiosos más controvertidos de la historia por los diferentes relatos que se hacen en torno a su vida. Ella era discípula de Jesús, y una de las más cercanas al Señor. Su nombre se debe a su lugar nativo, Magdala, una aldea que estaba cerca de Cafarnaúm.

Para los cristianos, María Magdalena es una santa cuya fiesta se celebra cada 22 de julio. De hecho, el mismo papa Juan Pablo II al hablar de esta mujer la describe como “la apóstol de los apóstoles”. A lo largo de la historia cristiana el personaje de María Magdalena se mezclo con el de otras mujeres que aparecen en los evangelios como María de Betania y la mujer que entró a la casa de Simón el fariseo. Sin embargo, fue el papa Gregorio Magno quien explica que se trata de tres mujeres diferentes.

En torno a María Magdalena han surgido numerosas historias que intentan explicar su procedencia. Las santísimas escrituras relatan que de esta mujer Jesús expulsó siete demonios, como el siete es un número importante se relaciona con un pecado grave y se le atribuye por esta razón a María Magdalena el oficio de prostituta del cual se arrepintió y se convirtió a seguidora de Jesús. Sin embargo, esta historia no ha sido confirmada. Lo que se presume es que María Magdalena era afectada por un grave padecimiento del cual Jesús la liberó y ella se transformó en una de sus más fieles seguidoras y discípulas.

maria-magdalena

Sea cual sea su verdadera historia, María Magdalena es ejemplo de fe, de conversión y arrepentimiento para los cristianos, se mantuvo firme en las creencias de Jesús en los momentos más difíciles como fue la crucifixión, y tanta fue su gracia que el mismo Jesús resucitado se apareció ante ella.

Oración a María Magdalena

Santa María Magdalena, perla preciosa de Cristo, caída de la Mesa del Amor de Dios, profundamente perdida durante un tiempo, pero buscada y encontrada por Jesús y los suyos con inmensa solicitud y Amor.

Tú, que escuchaste su poderosa Palabra invitándote con urgencia al arrepentimiento y a la conversión, alcánzame de Él, por tu intercesión, escuchar también yo su llamada y decidirme al arrepentimiento y a la conversión.

Tú, que en un instante fuiste perdonada por Jesús, y te encontraste de repente libre de tus graves extravíos, alcánzame de Él, por tu intercesión, la gracia de reconocer mis culpas y de recibir su perdón.

Tú, que fuiste liberada por Jesús del dominio de Satanás, y de las fuertes ataduras que te ataban a él, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de verme libre de todas las ataduras de pecado que no me dejan romper con él.

Tú, qué después de tu conversión lo acompañaste como discípula suya, guardando en tu corazón sus Palabra de Vida, su divino perdón, siendo testigo privilegiada de sus milagros de Amor, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de seguirle también yo, acogiendo su Palabra, recibiendo su perdón,  siendo testigo también hoy de su Misericordia y su Amor

Tú, que no desperdiciaste ocasión alguna para demostrarle tu gratitud y amor, que ungiste sus pies en Betania seis días antes de su muerte y con tus propios cabellos los secaste, alcánzame de Él, por tu intercesión, la gracia de mostrarle siempre mi humilde agradecimiento y mi delicado amor, sobretodo en el precioso Sacramento de su Cuerpo, la Santísima Eucaristía y en mis hermanos los hombres donde se  esconde Él.

Tú, que no dudaste en seguirle hasta la Cruz, en Jerusalén, y que fuiste testigo privilegiada de su resurrección, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de  enamorarme de Él y de seguirle fielmente hasta el final

Tú, que fuiste la primera testigo de la  resurrección de Jesús, y por encargo suyo te convertiste en la Apóstol de los Apóstoles; tú que seguiste cumpliendo esta misión hasta el último instante de tu vida, y continuas realizándola entre nosotros hasta el fin de los tiempos, alcánzame de Jesús, por tu intercesión, la gracia de ser Apóstol de su Misericordia, como tú, hasta el último aliento de mi vida.

Oración a María Magdalena para el amor (enamorar y endulzar)

Santos del amor, santa María Magdalena, san Antonio, san Valentín, a vosotros llego con mis problemas de amor, necesito conseguir a la persona que tanto amo, necesito que se enamore de mi y que su amor sea solo para mi, por ello solicito vuestra generosa ayuda y vuestra poderosa intercesión.

Entrego el espíritu vivo, juicio, pensamiento y voluntad de  (nombre de la persona que quieres conquistar) a María Magdalena, que a pesar de sus pecados, fue perdonada por el Hijo de Dios, Nuestro Señor Jesucristo, porque sus faltas solo fueron por amor, el amor que endulza la vida.

Así quiero que endulces el amor de la persona que amo (nombre de la persona) hacia mi (tu nombre).

A ti María Magdalena me dirijo con la más ferviente suplica para que intercedas por mi, junto a san Antonio y san Valentín, sublimes y gloriosos santos que contigo dirigen los sentimientos de amor, para que pueda atraer y conquistar a (nombre de la persona).

Hacer santos benditos que la persona que amo (nombre de la persona) no vea en otra persona distracción alguna, que no se fije en nadie que no sea yo, que por nadie sienta atracción y amor y que no se aleje jamás de mi  (tu nombre), por el contario os pido con fe que lo(a) acerquéis totalmente a mí, que solo conmigo sienta amor y pasión.

Te suplico María Magdalena, pecadora y sufridora del amor, que la persona que tanto amo y es motivo de mis desvelos y ensueños, y que se llama (nombre de la persona) sea atraído(a) fuertemente hacia mí, sea seducido(a) y conquistado(a) por mi (tu nombre) para que su corazón lata al unísono con el mío y sienta la imperiosa necesidad, desde ya, de unir nuestros destinos para siempre, y que nadie ni nada pueda separarnos jamás.

Santa María Magdalena, san Antonio, san Valentín, santos bienhechores en el amor, en vosotros confío, y a vosotros entrego mis deseos, para que el amor de (nombre de lapersona) sea endulzado, su corazón sea conquistado por mi, se enamore y sienta atracción por mi, y que su pensamiento y sentimientos de amor solo a mi me pertenezcan.

Así sea.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Repetir la oración y los rezos tres días seguidos.

El último día encender una vela roja y dos blancas y dejar que se consuman por completo.

Oración a María Magdalena para recuperar al ser amado

Gloriosa santa María Magdalena, discípula y seguidora fiel de Cristo llena de su gracia, que a pesar de tus pecados, y por tu sincero arrepentimiento y generosa penitencia, fuiste perdonada, purificada y renovada por el Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, porque tus faltas solo fueron por amor, y por amor venciste todos los obstáculos, quiero pedirte que seas mi abogada y protectora ahora que sufro y lloro por la ausencia de la persona amada.

A ti, bienaventurada santa María Magdalena me dirijo y dejo ante ti mis más fervientes suplicas, sé que tu comprendes y sabes de problemas de amor y puedes ayudarme a solucionar todo lo que me aflige.

Santa María Magdalena, tu que recibiste del Señor repetidas muestras de su infinita bondad, trasládale mis suplicas y dile me atienda y conceda su favor; haz santa mía que pueda conseguir lo que tanto deseo: El retorno de la persona que amo y que es imprescindible en mi vida (nombre del ser amado), para que sea feliz y vuelva a mi corazón la tranquilidad.

Tu que sabes del amor que armoniza y endulza la vida, así quiero que endulces el amor de (nombre de la persona) hacia mí, quiero tener una nueva oportunidad junto a el-ella, sé que no ha podido olvidar el amor que decía sentir hacia mi, y que el cariño y los sentimientos que hemos acumulado durante el tiempo que estuvimos juntos y dichosos no se ha podido desvanecer, no se ha podido acabar, por ello te pido ayuda para volver a tener junto a mi a (nombre de la persona).

Disipa todas las dudas que hay en su mente, llévate todo obstáculo e impedimento, aleja a terceras personas y quien quiera separarnos, haz que no sienta por otra persona amor alguno y que sus pensamientos solo sean para mi; que solo reciba en su interior mi imagen, que sepa que estando a mi lado será tan feliz como yo lo soy y que juntos podemos formar un hermoso hogar.

Te ruego María Magdalena, santa penitente del amor, me tiendas tu mano para tener lo que tanto ansío, que (nombre de la persona) sea atraído-a hacia mí, sea conquistado-a por mí, para que su corazón lata al unísono con el mío y sienta la imperiosa necesidad de unir nuestros destinos y sobre todo, haz que jamás vuelva a separarse de mi.

Santa María Magdalena, bendita auxiliadora mía, tú que en Jesús encontraste amor y paz, concédeme, por favor, tener el amor de (nombre de la persona) para que podamos vivir juntos para siempre.

Ruega por mi y ayúdame en mis problemas de amor, pide a Jesús y a la Virgen sean caritativos conmigo y hagan que vuelva a sonreír y encuentre la dicha junto a la persona que quiero tener a mi lado hoy y siempre.

Te lo solicito con todas mis fuerzas, sé que tu ayuda es muy eficaz cuando se pide con fe, y yo deposito en ti mi confianza y mis esperanzas, santa mía, te agradezco seas mi abogada y protectora y te ruego me regales tus favores e intercesión para lograr que mis angustias desaparezcan.

Levanto con amor fraternal mi afecto a Jesús y la Virgen y doy gracias a la Misericordia Divina por los milagros y beneficios obtenidos por los méritos de la bienaventurada santa María Magdalena, por Jesucristo, nuestro hermano y Señor.

Así sea.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Hacer la oración y los rezos tres días seguidos. Encender una vela blanca, o rosada, cada día.

Oración a María Magdalena para separar parejas

Mi señor Jesús mi único Rey y Salvador, por mediación de la gloriosa Santa María Magdalena, a quien tanto apreciaste y amaste, con todas mis fuerzas te pido la gracia que tanto deseo que (nombre de la persona amada) regrese a mi lo antes posible.

Mi buen Jesús, yo (tu nombre) preciso que vuelva a mí para demostrarle mi amor, para darle la felicidad que el(ella) necesita; sana su mente y corazón Señor para que vuelva a ser conmigo como lo era al principio de nuestra relación, para que sea la persona dulce y tierna que conocí y que tanto amor y entrega me demostró en el tiempo que estuvimos juntos.

Y tú, santa María Magdalena bendita, que tanto amor sentiste por Jesús, tú que ahora estas tan cerca de El y que tanto puedes ante El, ayúdame a recuperar a (nombre de la persona) que vuelva arrepentido(a), amoroso(a) y manso(a), que regrese lleno(a) de amor por mí y que nuestra relación sea perfecta.

Santa María Magdalena mía te pido por favor no permitas que (nombre de la persona) esté con nadie que no sea yo, sepáralo(a) de quien quiera romper nuestra unión, en especial aleja a (nombre de amante) de su vida, llévatelo(a) de sus pensamientos, que recapacite y piense en la dicha que tiene en su hogar, aléjalos, sepáralos, distáncialos, haz que se olviden, que no sientan nada, desata cualquier lazo o deseo que los una para que regrese a mí y su amor sea solo para mí.

Santa María Magdalena, protectora del amor, tú que venciste todas las dificultades, ayúdame a vencer los obstáculos que se interponen, ayúdame a conseguir de nuevo el cariño de (nombre de la persona), ayúdame a recuperar a la persona que tanto amo, para que yo alcance la felicidad que ansío, haz que mis deseos se cumplan, lleva mi suplica con urgencia al Señor, yo confío plenamente en tu intercesión, y se que puedes lograr que (nombre de la persona) regrese a mí.

Oh bendita santa que nos regalas felicidad en el amor, no me dejes sin tu bendición, siempre agradeceré el favor que sé que me conseguirás, y prometo hacer feliz a (nombre de la persona) cuando vuelva conmigo.

Te lo pido por Jesucristo, nuestro Señor, que junto al Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Repetir la oración y los rezos durante tres días seguidos.

maria-magdalena

Oración a María Magdalena para que se solucionen problemas de pareja

Oh santa María Magdalena, testigo privilegiado de la Pasión, elegida por el Salvador para ser la primera en verlo resucitado y para anunciar a los demás la alegría pascual; oh santa bienaventurada y dichosa, ayúdanos a tener siempre presente a Jesús en nuestras vidas, y dile no mire la cantidad ni la gravedad de nuestros pecados sino el arrepentimiento que tengamos en nuestro corazón.

Bendita santa María Magdalena, fiel y valerosa devota del Maestro, que después de ser perdonada por Jesús le entregaste tu vida, sentimiento y corazón, y por seguirle y amarle sufriste y gozaste, te suplico, pídele al Señor que sea misericordioso y me tienda su mano en este dificultoso problema que ahora tanto afecta a mi vida amorosa.

Leal santa María Magdalena, por el gran amor que sentiste, por las lagrimas que en silencio derramaste, no permitas que sufra más en esta espinosa situación, ayúdame a solventar las graves dificultades en mi pareja, dame tu amparo y media ante el Señor para solucionar esta dolorosa circunstancia que tanto me aflige y atormenta mi vida: (pedir con muchísima fe lo que se quiere conseguir).

Santa María Magdalena, devuelta a la gracia por el Maestro, incondicional admiradora de sus obras y palabras, tú que fuiste objeto de su predilección, suplícale me conceda lo que por tu intercesión solicito.

Santa María Magdalena piadosa, también te pido me ayudes a lograr una verdadera conversión de corazón para que pueda demostrar con obras, mi inmenso amor a Dios.

Amén.

Oración a María Magdalena para una petición urgente

Abogada de pecadores para arrepentirse, amoroso aliento por quien respiramos los afligidos, tiernísimo ejemplar de las Divinas Piedades en nuestros desconsuelos.

Arco Iris, que serenáis al Juez airado con las lágrimas que lloró vuestro corazón a sus pies, amada Discípula del Señor, recreada con su Divina Dulzura en su amante enseñanza, consolada en la muerte de Lázaro con su presencia, llorando Vos, y acompañando con su llanto al Redentor de la vida.

Girasol hermoso que seguiste los pasos de vuestro Divino Maestro hasta el Calvario, consolada después en el Sepulcro con su visita gloriosa.

Apóstola de los Apóstoles dándoles la noticia, camarera amante de la Madre de Jesús, en la Pasión del Hijo y su Soledad, compasiva Patrona:

Consíganme vuestras lágrimas el agua de la vida, para que como los peces en el agua amarga del Mar, siempre viva, en el amargo llanto de la penitencia.

Enseñadme, como a discípulo, dolor de mis pecados y que sea fruto del vuestro, puesto a las espaldas del Pastor Divino.

Los ósculos de vuestro amor a sus sagrados pies me consigan los del Padre al pródigo en señal de paz y que mientras viva, llore y suspire mis ingratitudes y que el Señor, por vuestro amor, me consuele, convirtiendo mi corazón en ternuras, hasta que me suba al Cielo a cantar en vuestra compañía, las Divinas Misericordias.

Amén.

Si tu necesidad es muy fuerte, pide también con Fé a: