Saltar al contenido

Oración al Beato Nicolás Gross

La historia del beato Nicolás Gross narra la vida de un padre de familia y mártir que se advocó a luchar por causas sociales aún teniendo que luchar contra un régimen totalmente perverso, enemigo de la religión y de la dignidad humana; quien fue martirizado por su fe cristiana. Vivió durante el siglo XX.

Nicolás Gross (Nikolaus) fue un periodista cristiano. Nació en la ciudad de Niederwenigern en Alemania,  en el año 1898. Los primeros años de su vida trabajó incansablemente, al tiempo que logró cursar estudios y dedicarse al periodismo, profesión con la cual sería un importante defensor de los derechos humanos frente al régimen nazi de Adolf Hitler.

Cuando tenía 20 años ingresó a las filas del partido cristiano del Zentrum, llegando a ser secretario de los jóvenes mineros, en donde también trabajaba, dos años más tarde. Simultáneamente, Nicolás trabajaba como periodista colaborador en el diario del Movimiento Católico de los Trabajadores (KAB), mostrado gran talento en su redacción, y llega a convertirse un par de años más tarde en director del diario.

Previniendo el peligro del nazismo en Alemania, Nicolás comienza a advertir a sus lectores sobre las consecuencias de un régimen de este tipo, rechazaba con fuerza los motivos políticos y económicos que impulsaban en nazismo, además de manifestar el descontento desde el punto de vista religioso y cultura. Cuando Hitler llega al poder en Alemania, comienza la persecución contra los cristianos.

Aún ante las amenazas, Nicolás continúa con sus labores de periodismo, especialmente sirviendo como inteligencia de movimiento católico para la defensa ante el nazismo. El diario, rápidamente se convirtió en un obstáculo para el gobierno, quien lo clausuró en 1938, momento en el que Nicolás siguió trabajando en ediciones clandestinas.

Nicolás fue encarcelado el 15 de enero de 1945 y condenado a morir en la horca el 23 de enero del mismo año. Es recordado como un obrero, sindicalista, periodista y católico que defendió hasta la muerta la verdad, la justicia y la paz. Fue beatificado el 7 de octubre de 2001 por el papa Juan Pablo II.