Saltar al contenido

Oración a San Vital de Milán

San Vital de Milán

San Vital de Milán, en ocasiones es referido como Vital de Rávena, es un santo de la iglesia católica quien vivió durante el siglo I, se enfrentó con valentía y firmeza en la fe a las persecuciones contra los cristianos, y murió mártir a consecuencia de su fe en Cristo.

Vital o Vidal tiene escasas referencias en la literatura, aunque no se duda de su existencia. En el siglo I después de Cristo, existió un médico cristiano llamado Ursicino de Rávena. Era un hombre importante y conocido en toda la sociedad Romana, por ello, cuando fue delatado por su fe cristiana, Ursicino recibió la visita del apóstol Vital de Milán, quien con sus palabras le infundió fortaleza y conforto para soportar las calamidades y martirios que le esperaban por su fe cristiana.

San Vital viajó junto a su esposa, santa Valeria, y a sus hijos Gervasio y Protasio, quienes se convirtieron más tarde en importantes ejemplos de fe para el cristianismo y alcanzaron la santidad.

Cuando los romanos supieron de este servidor cristiano, Vital fue apresado y condenado por su fe, junto a su familia. Sus verdugos lo torturaron, lo presionaron y amenazaron de mil maneras para que negara su fe cristiana, sin conseguir doblegar el espíritu de Vital. Finalmente fue crucificado y falleció a finales del siglo I, comienzos del siglo II.