Saltar al contenido

Oración a San Pascual II

Pascual II fue el papa N° 160 de la Iglesia Católica, entre los años 1099 a 1118. Fue el último papa del siglo XI, su legado es considerado uno de los más largos para un papa de la Edad Media. Durante su papado continuó el conflicto por el derecho de investidura; en lo que respecta a la causa de los cruzados, apoyó los esfuerzos dirigidos a la liberación de los Santos Lugares.
Su memoria se recuerda el 21 de enero.

Pascual II nació Bleda, cerca de Forli en Romaña, bautizado con el nombre de Rainero di Biera. Desde muy temprana edad mostró gran interés por la vida eclesiástica. Fue abad del monasterio Cluny situado en la Toscana, además, en 1076 fue nombrado Cardenal por el papa Gregorio VII. El 19 de agosto de 1099 es consagrado como pontífice.

En 1105, tras la caída de Enrique IV por un alzamiento de su hijo Enrique V, Pascual II creyó que este suceso pondría final al problema de las investiduras y reconoció a Enrique V sin exigirle antes que aceptara que el derecho a investir eclesiásticos era solo del pontificado, lo que llevó a Enrique V a continuar realizando nombramiento de obispos. Este conflicto duro hasta 1111, cuando Enrique V y Pascual II llegan a un acuerdo de devolverle todas las posesiones y derechos que tenía la Iglesia si el emperador renunciaba a su derecho de investidura.

En su legado se reconstruyó la basílica de Santos Coronados que había sido quemada en 1084; también junto el apoyo del emperador bizantino Alejo I, incitó a la unión entre la Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica, e intentaba que el patriarca de Constantinopla reconociera la supremacía papal sobre todas las demás iglesias, cosa que no pudo ser lograda. También apoyó las adquisiciones y donaciones en Europa y Asia, y eximió de toda autoridad exceptuando al papa.

El papa Pascual II murió a los pocos días de su regreso a Roma, tras un exilio impuesto por el emperador, el 21 de enero de 1118.