Saltar al contenido

Oración a San Hilario de Poitiers

oracion a San-Hilario-de-Poitiers

San Hilario de Poitiers fue un religioso católico, llegó a ser obispo, escritor y Padre y Doctor de la iglesia. Se le consideró como “el Atanasio de Occidente” por sus grandes conocimientos de teología y fe. Vivió durante el siglo IV.

San Hilario nació en la ciudad de Poitiers, hoy en día ubicada en la zona occidental de Francia. Era proveniente de una importante familia, pero que no conocían la fe cristiana; sus primeros años transcurrieron en medio de idolatría y dioses paganos, típicos de las familias aristócratas romanas. Aunque, Hilario siempre sintió en su corazón que había algo más profundo que debía buscar.

Su curiosidad lo llevó a cursar estudios de filosofía, y a incursionarse en lecturas de la Biblia, así encontró su camino al cristianismo, aunque ya de edad avanzada, pues estaba casado y tenía una familia en donde había nacido una hija. Se bautizó, y fue aclamado por el pueblo para consagrarlo como obispo de la ciudad.

Por siete años se dedicó incansablemente a trabajar en la diócesis de Poitiers, luego de esto fue desterrado por el emperador Constancio II a Frigia, en el año 356. En medio de este destierro, continuó profundizando sus estudios teológicos y filosóficos. Por 5 años permaneció en Frigia donde aprendió griego y tradujo varios documentos importantes, llegando a escribir un estudio titulado “De Fide adversus Arrianos o De Trinitate”, tratado especial sobre el dogma trinitario.

A la muerte de Constancio II en el 361, pudo regresar a su diócesis, continuó defendiendo la doctrina católica contra el arrianismo. Por otra parte, escribió numerosos himnos que lo convirtieron en pionero en poético-musical. Falleció en la ciudad de Poitiers en el año 368.

Sus restos descansan en la iglesia parroquial de Puy de Dôme en Auvernia. Gracias a sus importantes contribuciones, el papa Pío IX lo nombró Doctor de La iglesia en 1851.