Saltar al contenido

Oración a San Francisco de Asís

Oración a San Francisco de Asís
5 (100%) 3 votes

Giovanni di Pietro Bernardone fue el nombre de pila del conocido San Francisco de Asís, un santo italiano que nació en el siglo XIII y es recordado por ser el fundador y creador de la Orden Franciscana, y también de la orden de las Hermanas Clarisas, ambas pertenecientes a la Iglesia Católica durante la edad media.

Oración a San Francisco de Asís

La vida de San Francisco de Asís se convirtió totalmente al cristianismo dando un giro radical. En sus primeros años, Giovanni era hijo de un comerciante de la ciudad por lo que su familia gozaba de una buena clase económica. Sin embargo, desde joven manifestó su deseo por seguir el camino hacia Cristo, practicando un estilo de vida que imitaba la de los apóstoles encargados de llevar el mensaje del Señor, su forma de vida hablaba sobre la austeridad y lo sencillo, abandonó las riquezas de su familia para vivir en medio de la pobreza.

Con sus enseñanzas, San Francismo inició un movimiento religioso cristiano que buscaba la verdadera fe, enfocándose en el amor a Dios, en la práctica de una vida humilde, y de la alegre hermandad. Sus virtudes, su amor a Dios, y la devoción que la que practicaba este estilo de vida lo hicieron conocerse como “el probrecito de Asís”.

San Francisco de Asís tenía profundos valores religiosos, predicaba y actuaba conforme a los ideales de los evangelios. Su estilo y modelo de vida fue aprobado en 1210 por el papa Inocencia III y así se abrió paso a la fundación de su orden.

La pureza de su alma y espíritu fue tan grande, que San Francisco recibió los estigmas de Jesús en su propio cuerpo, hecho que ocurrió en 1224, cuando San Francisco de Asís se encontraba en su retiro inmerso en el ayuno y la oración. En sus últimos años de vida se rodeo de sus seguidores quienes lo apreciaban, predicando la palabra de Dios.

Oración a San Francisco de Asís por los animales

Bendito seas, Dios Todopoderoso, creador de todos los seres vivos.

En el quinto y sexto días de la creación, tú creaste peces en los mares, aves en el aire y animales en la tierra.

Tú inspiraste a San Francisco para que considerara a todos los animales como sus hermanos y hermanas.

Te pedimos que bendigas a este animal.

Por el poder de Tu amor, permite que (tu mascota) viva según tu deseo.

Siempre serás alabado por toda la belleza de Tu creación.

¡Bendito seas, Dios Todopoderoso, en todas Tus criaturas!

Amén.

Oración a San Francisco de Asís por la paz

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.

Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.

Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.

Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.

Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.

Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.

Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.

Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.

Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar.

Porque es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, es perdonando, como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna.

Amén.

Oración a San Francisco de Asís para pedir un milagro

San Francisco de Asís, padre bueno, padre santo, tú que eres en los Cielos muy querido por Dios y en la tierra admirado y venerado por nosotros, dirige desde las Alturas tu mirada compasiva y tiéndenos tus caritativas y amables manos, guía nuestros pasos por el camino de la paz, haz que nunca falte el pan en nuestras mesas ni amor, cariño y alegría en los hogares, haz que sepamos ser generosos con nuestros hermanos y amables y respetuosos con cada criatura de Dios.

San Francisco, hermano, amigo, el santo mas amante del sagrado Corazón de Jesús y favorecido con la señal de sus Sagradas Llagas en tu cuerpo, queremos invocar tu protección sobre nosotros y  pedirte que ruegues a Dios Todopoderoso, padre, Hijo y Espíritu Santo, para que alivie nuestras penas y nos envíe sus bendiciones.

Pide también a la Inmaculada Virgen María, de la que fuiste devoto fiel y entregado y proclamaste Patrona de todas tus obras, nos cuide y ampare con sus bondades y sea la que nos acreciente el amor a Dios y a los hombres.

San Francisco, imagen viva de Jesús, ora por nosotros, San Francisco alma humilde, hombre alegre y paciente, amante de Dios y de todas las criaturas de la tierra, ruega sin cesar por nosotros que te necesitamos.

San Francisco patriarca de los pobres, no nos abandones, San Francisco milagroso en el amor, aleja nuestros pesares, San Francisco poderoso ante el Señor y la Virgen, ayúdanos.

Vengo hoy con mi esperanza puesta en ti y con el corazón lleno de confianza, quiero pedir tu ayuda en mis dificultades, tu consuelo en mi dolor y tu esfuerzo en mi desaliento.

Tú, bendito santo que anduviste por caminos de humildad, tú que te entregaste a Dios tan generosamente, tu que creíste firmemente y obraste con perfecta sinceridad, intercede por mi para que todo me resulte más fácil.

Pon a mi alcance los medios que preciso para que pueda salir victorioso(a) en este mal trance, que llegue a mí la sabiduría y la fuerza para que tome las decisiones correctas en estos momentos preciso ser asistido con urgencia.

Te ruego con todo mi ser no me dejes solo(a), pide por mis difíciles problemas y sufrimientos a Dios,

Consigue de El este especial favor que solicito: (hacer ahora con gran fe la petición).

Dile que con su generosidad tenga a bien concedérmelo, pues El puede mover montañas y puede hacer llegar los bienes y los favores por los caminos menos esperados, pues Él todo lo puede, Él todo lo alcanza.

Seráfico san Antonio de Padua, llena mi vida de tranquilidad y felicidad, mándame algo de tu caridad y bondad, haz que sepa ser mejor persona y no olvide tender una mano a quienes lo necesiten, que tu ejemplo sea quien guíe mis pasos y el amor que sentiste hacia Dios Padre, hijo y Espíritu santo sea el que me acompañe en mis caminos.

Por Jesucristo, nuestro hermano y Señor.

Así sea.

Rezar cinco Padrenuestros, tres Avemarías y Gloria. Hacer la oración cinco días seguidos en honor a la cinco Sagradas Llagas de Cristo.

Oración corta a San Francisco de Asís para mascotas enfermas

Oh san Francisco de Asís, patrono de los ecologistas y amante protector de los animales.

Tu que renunciaste a la riquezas de tus padres para servir a los más necesitados, a ti venimos a rendirte nuestro honor y nuestra honra bendito san Francisco de Asís.

Tu que estás a la derecha de Dios, que ganaste sus favores por compartir siempre tu amor, te pido que intercedas delante de él por mi mascota (nombre de su mascota) para que él pueda sanarlo de la enfermedad que lo aqueja.

Permite que el veterinario que lo va operar pueda encontrar la manera de aliviarle de su mal. San Francisco de Asís, tu que eres el protector de los animales no permitas que le suceda nada malo a (nombre de su mascota) porque él es un amigo fiel, al que quiero mucho y no podría soportar, que se fuera de este mundo.

Oración a San Francisco de Asís

Oración a San Francisco de Asís para el Amor

Oh, san Francisco portentoso, beatísimo preventivo de Asís, tú que desatendiste por amor las fortunas, las cosas superficiales que el mundo te brindaba.

Tú que dejaste los bienestares de tu casa y hasta a tus propios padres.

La cruz te ciñó en tu ayuno para alcanzar a los regazos de la Sagradísima Madre, Madre santa, devota y hermana, donde copiando piadosamente sus integridades admirables se creó como tú, íntegra de toda finura.

San Francisco, padre querido, otórganos, señor, por tu mediación, que sea respondida nuestra petitoria de amor.

San Francisco, tú que desatendiste los cariños y los beneficios del mundo, apetecemos imitar tus dignidades con la cruz de penitencia para que no nos retiremos del camino que nos transporta al Señor.

San Francisco, santo bienquisto, consiente que mediante ti pueda lograr el amor de: (nombra a la persona que desees) para que mi alma pueda obtener la paz.

San Francisco, pariente amigo, el santo más afectuoso del Corazón de Jesús, accede que con tu gracia pueda yo lograr el corazón de (nombra a la persona que pretendes), asimismo, te pido familiar Francisco orar por todos nosotros, espíritu sumiso, hombre contento y amante de los impúberes de Dios, no nos abandones sin tu amparo.

Yo tengo mi ilusión depositada en ti y  mi corazón está repleto de seguridad.

Sé que tu medias por mí para que Dios alcance oír mis plegarias, dile que con su piedad me otorgue poseer el corazón de (di el nombre de la persona).

Amén.

Oración a San Francisco de Asís para obtener trabajo

Prestigioso san Francisco, venerable padre, hombre compasivo y probo colindante al Señor, tengo el gusto de ser devoto seguidor tuyo, mírame como a uno y no ceses de intervenir por mí delante de la Agraciada Piedad, principalmente ahora que tantos inconvenientes me desvelan y  hacen que mi vida sea afligida y aguda.

Ya conoces mis tristes faltas, mis graves miserias económicas, mis problemas laborales y mis penas para hacer frente a pagos y  a las deudas astringidas, por ello familiar y preventivo milagroso, te suplico me brindes ayuda en mi desabrigo.

San Francisco de los prodigios, hoy con sumisión e ilusión pido tu intervención, pide ayuda Celestial para mí, haz alcanzar a Dios y la Santísima Virgen mis miserias y  logra que sea favorecido con: (Nombra la postulación que deseas).

Suplica por mí, justo san Francisco, ante el Padre Caritativo para que consiga surgir cuanto antes de mis penurias económicos y profesionales; Consígueme también la compasión a todos mis pecados y que sepa ejercer todos los días de mi vida, a ejemplo tuyo, la Santa Sumisión y la Misericordia, para enaltecer con estas integridades a nuestro Divino Redentor, a su Beatísima Madre y a ti, mi cándido Padre, a fin de lograr la complacencia de vivir eternamente contigo en el Paraíso.

Amén.

Oración a San Francisco de Asís para pedir ayuda por adicciones

Oh majestuoso y bendito san Francisco de Asís, que por el inmenso amor eterno que le tienes a Cristo crucificado, querías el mismo dolor sentir en tu cuerpo por pasión y sufrimiento y por ese acto heroico, te atribuyeron desde el cielo con el tacto de las benditas llagas, hago mi suplica para que me inculques los mismos valores de amor y fidelidad a nuestro Señor Jesús y ser honorario de su bondad y misericordia.

Tú que fuiste merecedor de las grandes recompensas y regalías de la Santísima madre María, como regalo por tu inmensa y profunda entrega de amor hacia ella, te suplico que le pidas que me proteja y cuide.

Conversa de mí con ellos, haz que te oigan, Jesús y María, pídeles que me concedan su atención para que con su compasiva colaboración y tu insuperable y exagerado socorro, pueda superar y renovarme de mis vicios.

Oh, mi bondadoso y comprensivo san Francisco, que frente a la crucifixión de Damián dijiste: “¡Oh, majestuoso y todopoderoso Dios!, que tu luz resplandeciente alumbre la oscuridad de mi corazón y otórgame la plena fe, confianza recta y piedad perfecta, afecto y sabiduría, Jesús, para que pueda cumplir tu soez y bendito mandamiento”.

Hoy vengo a ti con la fuerza de mil soles para pedirte que te presentes, déjame entrar por las puertas que llevan a la calma y la confianza, arrópame dentro de tu gran y majestuoso corazón y ayúdame a glorificar mi cuerpo y espíritu.

San Francisco, noble padre de los que a ti acuden con necesidad, Tú, que realizas inmensos y magníficos milagros para los que en ti se acobijan, Tú, que eres el buen defensor e intercesor de los que sufren malos ratos, en estos momentos que me siento agobiado.

Pido humildemente tu presencia para que me auxilies y comprendas.

Santo bendito, inyecta en mi ser tu morfina de amor, ora en mi nombre y otórgame los deseos que tanto requiero para poder librarme de mis ansiedades y adicciones, San Francisco, sana y socorre a este simple pecador que implora por olvidar aquello que lo encadena al asta.

Acerca a mí las personas y consejeros correctos, dame calma y fuerza para no ser derrocado ni dejar de lado mis objetivos, quiero alejar por siempre esta adicción que me consume por fuera y me destruye por dentro.

Deseo conseguir la cura a mi desesperación agonizante.

Suplico a mi Señor Jesús y la santa madre María para que no me abandonen, necesito desatarme de las cadenas que me oprimen y dependencias, quiero escapar ya, esto está provocándome un dolor insoportable: (Decir la causa y lo que se quiere obtener).

San Francisco de Asís y sus bienaventuranzas, interviene frente a Dios para que mis peticiones las oigan y la pongan a obrar, cólmame de amor a Cristo, la Virgen María y nuestros enemigos y prójimos, ayúdame para que mi vida tome rumbo hacia el bien y no dejes que esta complicación se extienda a peores porque seguirá atormentando mi vida y la de mis seres queridos.

Te agradezco por ser todo oídos cuando lo requiero, sé que pondrás manos a la obra y mis peticiones serán atendidas y cumplidas.

Por Jesús, nuestro Señor y Salvador.

Amén.

Oración a San Francisco de Asís por los animales perdidos

Bendito san Francisco de Asís, patrono de todos los animales del mundo, te damos las gracias por el amor que demuestras al cuidar de nuestra naturaleza.

Bendito santo querido, tu que consideras hermanos a los animales, vengo humildemente ante ti para solicitar tus favores porque se ha perdido mi amada mascota, recurro ante ti, bendito san Francisco para que con tu amor desmedido lo protejas allá donde esté y  hagas que encuentre el camino de regreso a su casa.

Bendito san Francisco querido, patrono de la ecología, te pido que guardes a cada animalito que no tiene familia pPara que pueda conseguir un lugar donde dormir y un corazón amable como el tuyo, que le brinde su abrigo.

Ayúdanos bendito san Francisco a ser más como tú para demostrar el amor a todos los animales, como a nuestros semejantes.

Te doy las gracias san Francisco amado porque yo sé que tú escuchas nuestras oraciones y porque no has dejado nunca sin respuesta a un fiel devoto que te haya solicitado.

Yo me comprometo a cuidar amorosamente de la naturaleza, así como de los animales que lleguen a mi presencia y transmitirle este amor a los míos para que juntos podamos preservar tu amada naturaleza.

Gracias san Francisco de Asís por toda tu nobleza.

Oración de San Francisco de Asís para alabanza al Dios altísimo

Tú eres el santo Señor Dios único, el que hace maravillas.

Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo, Tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra.

Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses.

Tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien,

Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, eres la humildad, tú eres la paciencia, tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres la seguridad, tú eres el descanso, eres el gozo, nuestra esperanza y alegría, la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción.

Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor.

Tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.

Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador.

Amén

Oración de dos gracias de San Francisco de Asís

 Señor mío Jesucristo, dos gracias te ruego me concedas antes de morirme.

La primera, que sienta yo en cuerpo y alma, en cuanto sea posible, el dolor que Tú, dulcísimo Jesús, sufriste en tu dolorosísima Pasión.

La segunda, que sienta yo en mi corazón, en cuanto sea posible, aquel amor sin medida que te abrasaba y te llevó, Hijo de Dios, a sufrir gustoso por nosotros pecadores esta misma dolorosísima pasión.

Amén

Oración a San Francisco de Asís para calmar los nervios, la ira y la tristeza

Alma piadosa que en vida socorrió a los menos afortunados, Oh tú san Francisco de Asís que alcanzó la dicha de nuestro señor Jesucristo.

Hoy, hincado ante tu túnica, pido con clemencia que me concedes esa espiritualidad tuya que me ayudará a alcanzar la serenidad que solo da el reino de los cielos.

No me desampares en el trayecto, pues sin tu guía yo me extraviaría.

Amén.