Saltar al contenido

Oración a Cristo Rey

Oración a Cristo Rey
5 (100%) 3 votes

Cristo Rey es una fiesta litúrgica de la iglesia católica que celebra la naturaleza solemne de Nuestro Señor Jesús, quien es proclamado como el Rey del Universo; dicha celebración se ubica al final del año litúrgico, durante el cual se realiza un análisis y meditación de lo que fue la vida del Señor Jesucristo, su palabra, sus hechos y la proclamación sobre el Reino de Dios.

Esta fiesta es una forma de instruir a los cristianos acerca de la vida de Cristo, el Hijo del Dios Verdadero, el Rey de todo lo creado, para que los fieles conozcan sus acciones, aumenten su fe y devoción a Nuestro Señor Jesús y aprecien y valoren su sacrificio arrepintiéndose de los pecados y redimiendo su camino.

Jesucristo, Rey del Universo, Hijo de Dios, es el camino de la salvación, Él es la reconciliación de Dios con los hombres, es el perdón de los pecados que viene a redimir al mundo. El título de Rey es nombrado en el nuevo testamento. Cuando Jesús es llevado ante Pilatos, este le pregunta si es él el Rey de los Judíos, a lo que Jesús contesta que su reino no es de este mundo, haciendo referencia a que su reino es el del Dios Verdadero.

Cristo es llamado el Rey por su grado de excelencia suprema, superior y mayor a todo lo creado y existente, comparable al Dios Padre, porque Él está en Dios, Jesús es la palabra, la verdad y la vida, el camino a la salvación, el Cristo Rey de los cristianos.

cristo-rey

La celebración de Cristo Rey fue establecida por el Papa Pío XI en fecha 11 de diciembre de 1925, como un impulso para los cristianos de admitir en público que el Rey de la Iglesia es Cristo.

Oración a Cristo Rey para reconocerlo como Rey

 ¡Oh Jesús! Te reconozco por Rey Universal, todo cuanto ha sido hecho Tú lo has creado, ejerce sobre mí todos tus derechos, renuevo las promesas de mi bautismo renunciando a Satanás, a sus seducciones y a sus obras; y prometo vivir como buen cristiano.

Muy especialmente me comprometo a procurar, según mis medios, el triunfo de los derechos de Dios y de tu Iglesia, Divino Corazón de Jesús, te ofrezco mis pobres obras para conseguir que todos los corazones reconozcan tu sagrada realeza y para que así se establezca en todo el mundo el Reino de tu Paz.

Oración de consagración de los humanos a Cristo Rey

¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Míranos humildemente postrados delante de tu altar; tuyos somos y tuyos queremos ser; y a fin de vivir más estrechamente unidos a Ti, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a tu Sacratísimo Corazón.

Muchos, por desgracia, jamás te han conocido; muchos, despreciado tus mandamientos, te han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadécete de los unos y de los otros, y atráelos a todos a tu Corazón Santísimo.

Señor, sé Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Ti, sino también de los pródigos que te han abandonado; haz que vuelvan pronto a la casa paterna porque no perezcan de hambre y de miseria.

Sé Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Ti; devuélvelos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

Concede, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a tu Iglesia; otorga a todos los pueblos la tranquilidad en el orden, haz que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Oración a Cristo Rey por la paz mundial

Señor Jesús, Rey de mi vida y Rey del universo, yo quiero pertenecer a tu reino, un reino que has dicho que no tiene fin.

Quiero vivir con valores auténticos, entregado al servicio por los míos y los demás, sobre todo, por aquellos que están sumidos en el dolor y la desesperanza.

Quiero ayudarte a construir un mundo mejor, un mundo lleno de paz, sin guerras ni dolor, hacer que tu Señorío reine por sobre todas las cosas, y para eso te pido que me mantengas en la fidelidad a tu amor, en el seguimiento veraz de tus principios de vida, y fijado a tu compasión, con los lazos de tus bienaventuranzas.

Tu soberanía se abre camino en cada gesto de caridad, en la compasión por los pecadores, en la sanación de la salud de los enfermos, en el rescate de las almas hacia la vida eterna, en el devolver la dignidad a los excluidos y oprimidos, y en el dar de comer a los necesitados.

Esos son verdaderos signos de la llegada de tu reinado sobre la humanidad. “Un Reino que no tendrá fin” (Dn. 7,14), porque Tú, Padre amado, siempre cumples tus promesas.

Quiero adorarte, Jesús mío, Rey eterno, Verbo supremo encarnado, y darte el espacio que realmente te mereces en mi vida.

Ven Señor, con tu cetro de Poder y de Justicia, de amor y de Perdón, ven y reina para siempre en mi corazón y hazlo digno de tu amor para siempre.

Te reconozco en este momento como mi Dios, como mi Señor y Rey de todo el universo. Todas las cosas fueron creadas por Ti y para Ti.

Quiero renovar mis promesas que hice en el Bautismo, cuando renuncié a Satanás y a todas sus formas de seducción, y me comprometo a vivir una vida cristiana santificada en tu amor y de hacer todo lo que esté, dentro de mis posibilidades, para procurar el triunfo de tus mandamientos y de Tu Iglesia, sobre este mundo.

Amén.

Oración a Cristo Rey para una emergencia

Oh mi Señor Jesús, verdadero Dios, verdadero hombre, Rey de los Cielos y de la tierra, Rey de amor y justicia, Rey de vida y paz, Rey de nuestros corazones, Rey de mi corazón, te adoro como mi Dios y mi soberano Señor y te pido desde lo más hondo de mi ser me ayudes a aminorar mis tristezas y aflicciones.

Dame fuerzas cuando me veas desfallecer, auxíliame para que llegue a mi vida todo lo bueno y aleja todo lo que me causa desasosiego para que consiga el equilibrio que tanto preciso.

¡Oh Cristo Jesús! Rey Universal, te amo por ser mi amigo y hermano, y te proclamo mi Salvador y Redentor, tuyo(a) soy y tuyo(a) por siempre quiero ser, abre mis ojos, mi corazón y mis manos para que sepa honrarte como mi único Rey y Señor; Hoy humildemente postrado delante de tu Imagen y, confiando en las veces que me has dado tu auxilio te ruego hagas posible mis deseos, consigue que llegue hasta mi, ahora que la desesperación me invade,la misericordia del amado y buen Padre Dios para que logre superar mis grandes problemas y salga con bien en mis necesidades.

Tú que eres poderoso mediador con Dios Padre, ruega para que me envíe pronto alivio en esta tan difícil situación que me tiene agobiado y por mi mismo no puedo ni se solucionar: (decir ahora el problema o necesidad y la ayuda que se desea recibir de los Cielos).

Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano, Jesús magnánimo y generoso que siempre estás presente entre nosotros, te ruego intercedas para que el Altísimo que es Eterno, Todopoderoso y amable sea quien me dé su asistencia una vez más para que puedan mejorar mis actuales preocupaciones y consiga la paz y tranquilidad que tanto deseo.

Que tus Ángeles lleguen a mi cuanto antes y sean mis protectores y guardianes y me acompañen en mi duro caminar.

Y Tú mi buen Jesús, mi amado Jesús, quédate a mi lado, refúgiame en tu Sagrado Corazón: Que tu Presencia sea la suave luz que necesito para que la oscuridad y la desesperación se alejen de mi, que tu Amor me envuelva para que pueda respirar, que tu justicia aleje todo mal y maldad a mi alrededor y que tu verdad sea la que guíe mis pasos.

Bendice la vida de mis seres queridos, bendice mi vida, bendice mi hogar, mi trabajo y mis actividades, abre tus divinos brazos y danos calor y comprensión en ellos, protégenos, ampáranos, condúcenos, que tus manos siempre abiertas no se aparten de nosotros y que, por tu bondad y dulce auxilio encontremos seguridad y alivio ante toda adversidad.

Y a mi, mi Señor y mi Rey, permíteme seguir tu ejemplo, que tu semilla dé frutos buenos de amor y así pueda servir a mis hermanos más necesitados.

¡Gracias Cristo Jesús,

Porque me amas y porque yo te amo!

Así sea.

Rezar tres Padrenuestros y tres Glorias.

La oración junto a los rezos se hacen tres días seguidos por la mañana y por la noche.

Oración a Cristo Rey para que nos ayude a solventar cualquier problema

Cristo Jesús, Dios verdadero, Rey de los Cielos y de la tierra, Rey de amor y de justicia, Rey de paz, yo te adoro Señor, pues eres tú quien me sostiene y me da todo lo que necesito para vivir, yo te acepto como mi Dios y como mi soberano ya que eres el Rey de mi corazón, y por eso te pido desde lo más profundo de mi ser que me des la sabiduría para enfrentar mis problemas y dificultades y verlos como nuevos retos y oportunidades para crecer y poder salir adelante en mis objetivos y en mis metas propuestas.

Dulce Jesús de mi alma, sé que tú has dado tu vida en la cruz por mí y te has declarado por mí, por eso te pido Señor mío, que restaures mis fuerzas cuando me veas desfallecer, que me auxilies para que llegue a mi vida todo lo bueno y se aleje de mí todo lo que me causa tristeza, incertidumbre y ansiedad. ¡Oh Cristo Jesús! Rey del universo, yo te amo y te declaro mi salvador y mi redentor, tuya es mi alma por siempre, haz tu obra en mí, para honrarte y glorificarte como el único Rey de mi vida.

Hoy humildemente, de rodillas ante tu santísima imagen, y confiando en todas las veces que me has dado tu amor y tu auxilio, te imploro que no te separes de mí ni un solo instante y que me ayudes a resolver este problema que hoy me aqueja y me trae en sufrimiento:

(Ahora cuéntale al Señor tu problema o necesidad y la ayuda que deseas recibir de nuestro buen Dios).

Bendíceme Señor Jesús con tu misericordia y con tu bondad, para que logre superar mis preocupaciones y mis angustias, pues sé que tú eres un Dios fiel y piadoso y el más grande mediador ante Dios Padre, por eso te ruego para que me des la oportunidad de remediar mis faltas y de poder hacer tu santa voluntad.

Mi bello Jesús, redentor del género humano, Jesús noble, generoso y digno de alabanza, yo te espero y te busco y anhelo que te quedes en mi vida, sobre todo, en estos momentos de mayor necesidad y desesperación y me brindes la paz y la serenidad que mi ser impaciente desea. Te suplico intercedas por mí para que el Altísimo, que es Eterno y todopoderoso, sea quien ilumine mi oscuridad y me guie para mejorar mi actual situación, y que tus Ángeles hermosos lleguen a mí cuanto antes, para que me cuiden, me protejan, me acompañen y me sostengan una vez más.

Tú eres mi buen Dios, mi amado Jesús, quédate a mi lado, refúgiame en tu Sagrado Corazón, para que tu presencia sea la suave brisa que me da paz y tranquilidad y que tu Amor me envuelva y me sosiegue, ayúdame a pensar con discernimiento, ahora que estoy en el momento de la prueba, provéeme entendimiento y consuelo, fortaléceme cuando me sienta débil, guíame cuando todo sea confuso y nunca te apartes de mí.

Amado Jesús de mi alma, te pido Señor que bendigas la vida de mis seres queridos, bendice también la mía, bendice mi hogar, mi trabajo, mi salud, mis finanzas, mis proyectos y mis actividades diarias, y por tu bondad abre tus adorables brazos para darme tu calor, tu protección y tu gracia, y si es tu voluntad condúceme de tu mano, para que encuentre alivio a mis penas.

Mi Señor Jesús y mi Rey, permíteme seguir tu ejemplo de verdadero amor, tú Jesús de mi alma, que eres mi inspiración, que eres quien me levanta, me alienta y me sostiene, gracias te doy mi amado Jesús, porque me amas sin condiciones y no tienes en cuenta mis culpas.

Amado Jesús tú reinas con autoridad en nuestras vidas y por eso te alabamos, te exaltamos y reconocemos tu majestad, tú eres un Dios justo y bueno y tu misericordia es incomparable y para siempre.

Amen

Oración corta a Cristo Rey para adorarlo y reconocerlo

Te adoro, Jesús, en todos los sagrarios, con todos los que te adoran, y me uno a tu Sacrificio, en todos los altares del mundo.

Concédeme la gracia de corresponder a tu amor infinito.

Oración a Cristo Rey para adorarlo

Adoración a Jesús Rey, Divino Rey Jesús, que movido por tu amor infinito te quedaste con nosotros en el Sacramento de la Eucaristía, concédeme ser agradecido a tu bondad.

Te adoro y quisiera tener el amor de los serafines, para encender los corazones de todas las criaturas y atraerlos a tu adoración; quisiera estar en continua adoración y vivir penetrado de tu luz, mi Dios, mi Salvador, mi Padre, mi inefable Bien.

Sol de las almas, ilumina la mía para que no sea oscurecida por las terrenas nieblas ni tocada por el hielo de la indiferencia.

Vencedor del mundo, muestra tu poder, tu amor y el Bien universal de tu victoria.

Oración a Cristo Rey para mujeres

Adoración de la Hija de Cristo Te adoro, Rey de mi corazón.

Te pido que reines siempre en mis potencias y sentidos.

Abrasa con el fuego de tu amor todos mis afectos; inunda mis ojos con la luz de tu gracia, para que jamás me cieguen los falsos brillos de la tierra.

Sólo Tú mereces mi adoración. A ti debo los prodigios de misericordia con que has respondido a mi miseria.

¿Quién me ha amado hasta dar por mí su vida?

¿Quién ha hecho el milagro de darme su cuerpo y sangre?

Te suplico, Rey Jesús, que no permitas la menor vacilación o tibieza en entregarme absolutamente a ti.

Ponme el sello de tu soberanía celeste, poséeme con dominio perfecto, porque en servirte está mi descanso y en adorarte mi premio temporal y eterno.

Oración a Cristo Rey para pedirle que reine en nosotros

Dios. Creador, Rey y Redentor mío, que por mi amor estás presente en la Eucaristía; concédeme adorarte con todo mi afecto.

Reina perpetuamente en mí y en el corazón de todos los hombres, tus redimidos.

Concédenos adorarte con fidelidad en la tierra y sin fin, después, en el cielo.

cristo-rey

Oración en homenaje a Cristo Rey en su ascensión

A Cristo Rey en su Ascensión, Rey divino y Pontífice eterno que, después de instituir tu Iglesia, te elevaste al cielo a recibir la felicitación de tu Padre y de todos los ángeles, acepta nuestro homenaje de adoración.

Es muy pobre el amor de nuestro corazón, pero Tú eres infinitamente rico y todopoderoso, bondadoso y atento para los que te invocamos con fe, esperanza y amor.

Rey de la gloria, por la alegría de los bienaventurados al verte subir victorioso de la tierra, danos fortaleza a todos los que trabajamos por tu Reino.

Haz que comprendamos que estás sacramentalmente en medio de nosotros y también por la gracia en todo corazón puro.

Tú sabes cuánto te necesitamos.

Concédenos la gracia de no decaer en tu servicio y de imitar tus ejemplos, para que reinemos contigo eternamente.

Oración para pedirle a Cristo Rey que nos escuche atentamente

Óyeme, Jesús, Señor, Dios mío, mi entendimiento está rodeado de tinieblas, ilumíname; mi corazón fluctúa en sus afectos, te lo entrego para que lo fijes en tu adoración; óyeme, Jesús.

Aumenta el número de tus adoradores y haz nuestro celo más vivo.

Envía a nuestros corazones el fuego de tu Espíritu para que atraigamos almas al pie de tu trono y pronto se eleve del universo entero un coro de alabanza y bendición.

Oración a Cristo Rey para pedir protección ante las circunstancias

Adoro, Jesús mío, los misterios de tu caridad.

Te amo y te quiero amar.

Te bendigo y te quiero bendecir.

Te adoro y te quiero adorar.

Hazme invulnerable en la lucha para triunfar contigo por los siglos de los siglos.

Oración a Cristo Rey para periodistas

Maestro divino, Alfa y Omega de todos los idiomas, de todas la ciencias, de todas las cosas.

Rey omnipotente, Sacerdote de santidad infinita, yo te adoro y quiero adorarte y hacerte adorar eternamente.

Sólo a tu bondad debo el haber sido sacado de la nada.

Todas las maravillas del universo cantan tu sabiduría y gloria; yo, al contemplar tus obras, te adoro.

Te suplico que seas mi fuerza y mi luz; consagra mis potencias y sentidos a tu Salvador Sacrificio.

Tu amor disipe las sombras que levanta mi amor propio; concédeme rechazar el error, difundir la verdad y el bien.

Afianza en mí tu soberanía y concédeme afianzarla en las almas que atraiga hacia ti.

Oración a Cristo Rey para pedir espíritu apostólico

Dame el fuego de tu amor, dame fuego de divina luz y voz de trueno para que, despertando a todos los corazones dormidos, suba el himno de adoración de tu CORTE de corazones de la tierra, a confundirse con la inefable armonía de los paladines de tu CORTE ETERNA.

Letanías a Jesucristo rey

Acerquémonos con profunda reverencia al trono de su Majestad, nuestro divino Rey, Cristo Jesús, y ofrezcámosle el homenaje de nuestra humilde adoración. Adoremos y alabemos a aquel a quien el eterno Padre dijo: Pídeme y te daré las gentes y naciones por tu reino. (Sal. 2, 8)

Veneramos, oh Jesús, tu reino eterno que posees como Hijo de Rey Eterno, igual en todo al Padre en majestad, omnipotencia y gloria. Tuyos son los cielos y tuya es la tierra. Creaste al universo y cuanto existe. Todas las cosas fueron hechas por ti y sin ti nada se hizo de cuanto se ha creado. El orbe entero es tuyo y  reinarás de mar en mar, hasta los últimos confines de la tierra.

-Señor, ten misericordia de nosotros, (se repite)

-Cristo, ten misericordia de nosotros,

-Señor, ten misericordia de nosotros,

-Cristo óyenos,

-Cristo escúchanos,

-Dios, Padre celestial, (Ten misericordia de nosotros.)

-Dios Hijo, Redentor del mundo,

-Dios Espíritu Santo,

-Trinidad santa, un solo Dios,

-Jesús, Rey, verdadero Dios y verdadero hombre, (Ten piedad de nosotros.)

-Jesús, Rey de los cielos y de la tierra,

-Jesús, Rey de los ángeles,

-Jesús, Rey de los apóstoles,

-Jesús, Rey de los mártires,

-Jesús, Rey de los confesores,

-Jesús, Rey de los vírgenes,

-Jesús, Rey de todos los santos,

-Jesús, Rey de la santa Iglesia,

-Jesús, Rey de los sacerdotes,

-Jesús, Rey de los reyes,

-Jesús, Rey de las naciones,

-Jesús, Rey de nuestros corazones,

-Jesús, Rey y esposo de nuestras almas,

-Jesús, Rey, Salvador y Redentor nuestro,

-Jesús, Rey, y Dios nuestro,

-Jesús, Rey y Maestro nuestro,

-Jesús, Rey y Pontífice nuestro,

-Jesús, Rey y Juez nuestro,

-Jesús, Rey de gracia y santidad,

-Jesús, Rey de amor y justicia,

-Jesús, Rey de vida y de paz,

-Jesús, Rey de la verdad y de la sabiduría,

-Jesús, Rey del universo,

-Jesús, Rey de la gloria,

-Jesús, Rey Altísimo,

-Jesús, Rey Todopoderoso,

-Jesús, Rey invencible,

-Jesús, Rey sapientísimo,

-Jesús, Rey benevolentísimo,

-Jesús, Rey pacientísimo

-Jesús, Rey flagelado,

-Jesús, Rey coronado de espinas,

-Jesús, Rey crucificado,

-Jesús, Rey gloriosamente resucitado,

-Jesús, Rey de amor en el Santísimo Sacramento,

-Jesús, Rey nuestro amantísimo,

-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, (Perdónanos, Señor)

-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, (Escúchanos Señor)

-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, (Ten misericordia de nosotros)

Omnipotente y sempiterno Dios, que en vuestro amado Hijo, Rey del universo, resolvisteis renovar todas las cosas, concede benignamente que todos los hombres pecadores se sujeten a su suave yugo y dominio, quien vive y reina contigo, por los siglos de los siglos.

Amén.