Saltar al contenido

Oración al Cristo de las Limpias

Oración al Cristo de las Limpias
5 (100%) 7 vote[s]

El Cristo de las Limpias es una imagen sagrada del momento de la crucifixión de nuestro Señor Jesús que se encuentra en la vía de la provincia española de Cantabria, en la Villa de Limpias, en donde se encuentra el Santuario del Santísimo Cristo de la Agonía.

cristo-de-las-limpias

Limpias se debe a que las aguas termales que brotan en esta región se conocen como las Aguas Limpias. En esta villa se encuentra una pequeña iglesia parroquial edificada en honor a San Pedro, y en el altar de esta iglesia se puede encontrar la preciosa imagen del Cristo de la Agonía.

Esta imagen de Jesús crucificado expresa los sufrimientos y penas de Jesucristo hacia el final de su agonía. La figura tiene el tamaño natural, se ubica a seis pies de altura sobre una cruz de 2.30 metros de alto.

Es toda una preciosa joya de la escultura, sus brazos están abiertos en actitud de exclamar su bendición final. La expresión de su divino rostro con su mirada hacia el cielo refleja dolor, oración y contemplación al Dios Padre. A sus lados en el altar se encuentran la imagen de la Virgen María y San Juan Evangelista.

La primera historia milagrosa en torno a esta imagen de Cristo cuenta que en la ciudad de Cádiz donde se veneraba sucedió un maremoto terrible, por lo que el pueblo cristiano devoto salió en procesión por las calles con las imágenes sagradas de las iglesias, y milagrosamente ante la imagen del Santo Cristo de la Agonía las aguas retrocedían.

Posteriormente esta imagen llego a La Villa de las Limpias, donde comenzaron a suceder cosas extraordinarias en torno al Cristo.  Los fieles decían que el Cristo movía sus ojos, sangraba, sudada, y desde 1919 la fama del Santo Cristo de las Limpias comenzó a crecer, su iglesia fue visitada por numerosos peregrinos de diferentes partes del mundo.

A esta figura se le atribuyen curaciones milagrosas certificadas por médicos reconocidos que sucedían con solo tocar al Cristo.

Fue el Obispo de Santander, encargado de la villa de las Limpias, quien solicitó el proceso de canonización en el año 1920, llamado que fue atendido por el nuncio Papal en el año 1921 y orando frente a la imagen del Cristo sintió una sensación de profunda espiritualidad.

Luego de este reconocimiento los fenómenos milagrosos públicos cesaron algunos años después. Sin embargo, aun muchos fieles y sacerdotes visitan esta preciosa imagen del Cristo, asegurando que sus ojos se mueven, y que con sus labios pronuncia la palabra “Ámame”.

Oración al Cristo de las Limpias para casos desesperados de protección, bienestar, salud, dinero y amor.

Mi amadísimo Señor Jesucristo, Redentor del mundo, esencia de amor y sacrificio, vuelve tu mirada a mí, pecador arrepentido y haz que como el buen ladrón, pueda llegar de tu mano al Paraíso.

Tú, Venerable Cristo de Limpias, preciosa hermosura de los ángeles, Rey de reyes, corona de los mártires, de los apóstoles y de los confesores, gloria de los serafines, corona de las vírgenes, suplico que me libres del pecado y encomiendo mi alma a tu divino Padre para que me libre de toda tentación y pueda ser digno de alcanzar la ventura del cielo.

Mi amado Señor Jesucristo, por el dolor que sentiste al ser martirizado y clavado en la Cruz, por la Preciosa Sangre que derramaste y por el dolor inmenso que sintió tu Santísima Madre al pie de la Cruz, viéndote morir, te pido humildemente me concedas tu amparo y protección contra todo enemigo, mal y peligro, que libres mi persona de toda enfermedad y me guardes de todo aquello que pueda dañarme.

Vengo a ti, suplicante, para que tiendas tu brazo poderoso hacia mi y me concedas alivio en todo aquello que me apena, que me hace sufrir y causa intranquilidad.

Te ruego, alcánzame con tu generosa bondad la ayuda necesaria para poder solucionar las dificultades por las que atravieso y que tanto me atormentan, sobre todo, mi bendito Cristo de Limpias, auxíliame en esta desesperada situación: (hacer ahora, con mucha confianza, la petición).

Señor mío Jesucristo, milagroso Cristo de las Limpias, ven en mi ayuda, dame la serenidad y sosiego que tanto necesito, dame tus gracias y favores, dame tus bendiciones celestiales y no dejes de asistirme en lo que con inmensa fe y plena confianza te he pedido.

¡Alabada sea la Sagrada Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo!

¡Alabado sea el Redentor de la Humanidad!

¡Alabada sea su Resurrección y Aparición a los Apóstoles!

¡Alabado sea el Milagro de Limpias!

Así sea.