Saltar al contenido

Oración a San Victor I

Víctor I fue el papa de la iglesia católica N°14. A él se le atribuye el reconocimiento de la sede de Roma como la primera a la cual están sujetas las demás diócesis, también comenzó la adopción del latín como lengua para la liturgia, que venía celebrándose en griego; sentó las bases para la celebración de los concilios cristianos, en medio de un clima de conflictos y contradicciones en doctrinas que no apoyaban por completo la conducción de la iglesia católica. Su pontificado tuvo una duración de 10 años. Su celebración litúrgica se lleva a cabo el 28 de julio.

Víctor I había nacido en África, posiblemente en la primera mitad del siglo II. Fue el sucesor de san Eleuterio, consagrado como papa luego de la muerte de este en el año 189. Entre las normas que estableció en la iglesia católica, reformó la organización de la estructura de la iglesia, elevando la sede de Roma en un grado moral superior sobre los demás obispos, por lo cual promueve también la adopción del latín como lengua para la liturgia en substitución del griego.

Organizó concilios y sínodos, en la busca de imponer una fecha para la celebración pascual única, y finalmente la estableció en el domingo siguiente a la Pascua Judía, aunque los obispos de Asia menor se negaron a cambiar de fecha por esta práctica. Particularmente, Polícrates, obispo de Éfeso, redactó cartas explicando que no cambiarían la tradición conocida como “cuartodecimal” que era heredada de los mismos apóstoles, a lo que Víctor I respondió excluyéndolos de la comunión de las iglesias de Asia, lo cual desató un gran revuelo en las diócesis que llevó a la fractura de la iglesia oriental y occidental.

También, estableció que ante situaciones de emergencia, cualquier agua podía servir como agua bendita, aún sin estar bendecida.

Víctor I trabajó por la protección de los cristianos, con el favor del emperador Cómodo, consiguió la liberación de muchos fieles condenados a trabajos en las minas en Cerdeña.

Sin embargo, su fuerte celo por la fe y su impulsividad para las acciones, hicieron que fuera perseguido, probablemente preso y soportando calamidades y momentos difíciles, por ello se le considera un mártir. Falleció antes de la persecución de Septimio Severo, en el año 199.