Saltar al contenido

Oración a Santa Lucrecia de Córdoba

oracion a Santa-Lucrecia-de-Cordoba

Santa Lucrecia fue una religiosa, virgen católica española, que además sufrió el martirio en el siglo IX, es venerada por la iglesia católica en fecha 9 de enero.

Santa Lucrecia nació en Córdoba, una localidad situada al sur de la provincia de Andalucía en España, aproximadamente a principios del siglo IX; sus padres eran de origen musulmán, en cuya casa trabajaba una criada que secretamente escondía su fe cristiana. A través de esta empleada, Lucrecia conoció la palabra de Dios, y se interesó por el cristianismo y la espiritualidad.

Lucrecia fue bautizada por san Eulogio. Aun en contra de los deseos de su familia, santa Lucrecia se declaró cristiana y prometió su virginidad a Dios. Sobrevinieron una serie de amenazas y castigos crueles para Lucrecia, tratando de hacerla renegar de su fe cristiana, sin embargo, nada la hizo desistir del amor que había en su corazón por Cristo Jesús. Temiendo por rechazar su la fe cristiana ante tales torturas, santa Lucrecia escapó de casa y encontró refugio con san Eulogio.

Su familia la buscó por toda Córdoba, llegando incluso a apresar a cristianos y torturarlos para que confesaran si sabían del paralelo de la joven. Cuando finalmente, espías de sus familiares supieron que san Eulogio tenía a Lucrecia escondida en su casa, los arrestaron a ambos.

San Eulogio fue torturado y degollado públicamente el 11 de marzo del año 859, y el 15 de marzo fue degollada santa Lucrecia. Su cuerpo se arrojó al río Guadalquivir, de donde fue rescatado y enterrado por unos cristianos piadosos, en la iglesia de San Ginés.

Más tarde, en el año 884 los cuerpos de ambos santos, Lucrecia y Eulogio, serían trasladados a la catedral de Oviedo en la capilla de Santa Leocadia el día 9 de enero.