Saltar al contenido

Santa Águeda

oracion a Santa Águeda

Santa Águeda, Mártir

Santa Águeda es una virgen y mártir cristiana quien vivió durante el siglo III según las tradiciones católicas. Esta santa se había consagrado a Dios aun siendo muy joven, cuando rechazó a un pretendiente, este la denunció ante las autoridades, ocasionándole grandes penas y torturas, recibiendo así la palma del martirio a causa de su fe cristiana.

Santa Águeda nació en el siglo III, era miembro de una familia noble de Sicilia. Desde joven se convirtió al cristianismo y decidió consagrar su vida y virginidad a Dios. En tiempos del emperador Décio, las persecuciones contra los cristianos eran crueles y despiadadas.

Se presentó ante la familia de esta santa un pretendiente llamado Quintianus, que la pidió en matrimonio, sin embargo, la Águeda se negó. El pretendiente enfurecido, la denunció ante las autoridades, y la joven fue capturada y torturada.

La enviaron a un prostíbulo, pero gracias a la intervención divina, Águeda conservó su virginidad. Enfurecidos, sus verdugos le cortaron los senos. Luego tuvo una visión, en la que San Pedro le curó las heridas.

Seguidamente, Águeda fue arrojada sobre carbones calientes, y arrastrada por toda la ciudad de Sicilia hasta que exhaló en su último grito, “Gracias a Dios” y murió en el año 252.

Su veneración comienza un año más tarde. Los pobladores de Catania acudieron a la memoria de la santa para ser salvados de la erupción del volcán Etna, y milagrosamente, el fuego se detuvo a las puertas de la entrada de la ciudad. Santa Águeda pasó a ser la patrona de Catania y toda Sicilia; se le invoca para prevenir accidentes por fuego, rayos y volcanes; además de ser protectora de las mujeres, de las dolencias de las mamas y de las enfermeras.

En la iconografía, santa Águeda se representa en el momento de su martirio, colgada de cabeza, con un verdugo cortándole los senos, o ella misma sosteniendo las tenazas y sus pechos en una bandeja.

Oraciones a Santa Agueda