Saltar al contenido

Oración a José Gregorio Hernandez

El conocido Doctor José Gregorio Hernández Cisneros, es un personaje venezolano, que aunque no se ha reconocido como santo, para muchos éste ser es uno merecedor de tal distinción, se le adjudican numerosas curaciones milagrosas, además de que durante toda su vida, se dedicó al servicio de la sanación del prójimo y mantuvo profundos valores cristianos.

Oraciones al Dr José Gregorio Hernandez

Quién es José Gregorio Hernandez Cisneros?

dr jose-gregorio-hernandez

José Gregorio Hernández nació en los Andes Venezolanos, en un pueblito llamado Isnotú del estado Trujillo, el día 26 de octubre de 1864. Se graduó de médico y con una beca otorgada por el gobierno, viajó a Europa donde continuó sus estudios de medicina, para regresar al país años más tarde, haciéndose profesor de la Universidad Central de Venezuela, fundando varias cátedras en la carrera de medicina especialmente en las áreas de bacteriología, anatomía patológica y microbiología. Al Dr. José Gregorio Hernández se le debe la introducción del microscopio a Venezuela.

Al Dr. José Gregorio Hernández se le recuerda como una persona bondadosa, de conducta recta y muy devoto religioso, que dedicó su vida y conocimientos al servicio del prójimo y a aliviar el sufrimiento humano.

Interrumpió su carrera de médico y docente para unirse en dos ocasiones al servicio de Dios internándose en unos conventos, pero graves problemas de salud provocaron que abandonase estas oportunidades para ser sacerdote.

Sirvió a los enfermos y necesitados hasta el día de su muerte. Sucedió un 29 de junio del año 1919 cuando mientras se dirigía a visitar a un enfermo, fue atropellado por un carro en una zona de la Pastora en Caracas.

jose-gregorio-hernandez

Se le recuerda con devoción, como un gran médico, científico y religioso. A lo largo de los años, numerosos devotos afirman que les ha concedido milagros y curaciones. Hasta los momentos, el Vaticano le ha concedido el título de “Venerable”, en la espera de comprobar sus milagros para continuar en el camino de la beatificación.