Saltar al contenido

Oración a José de Arimatea

Oración a José de Arimatea
5 (100%) 2 vote[s]

José de Arimatea fue un discípulo de Jesús cuya relación con el Señor esta descrita en los cuatro sagrados evangelios en relación a la pasión y muerte de Jesuscristo.

jose-de-arimatea

Este hombre José era proveniente de Arimatea, para aquel entonces una población de Judá que se encontraba al nordeste de Lydda. José de Arimatea era un hombre rico y un miembro muy destacado dentro de sanedrín. Al igual que Nicodemo, José creía en la palabra de Jesús y en que Él era alguien importante, pero mantenía su devoción oculta por miedo a las autoridades judías.

José de Arimatea también esperaba el Reino del Señor, y estaba en total desacuerdo con la condena impuesta a Jesús por parte del sanedrín.

Con valentía, en los difíciles momentos de la pasión y muerte de Cristo en la crus, José de Arimatea acude ante Pilatos, a quien solicta el cuerpo de Jesús para darle santa sepultura. Le conceden este permiso, y una vez descolgado Jesús crucificado, José lo envuelve en sábanas limpias y ayudado por Nicodemo lo preparan con aceites, para sepultarlo en un sepulcro propiedad de José que estaba cerca del Gólgota.

Una vez que dejan su cuerpo en aquel sepulcro, lo sellan con una gran roca y se marchan.

Este es el fin de la historia conocida en las santas escrituras sobre estos José, sin embargo, en unos textos que según parece fueron escritos por Nicodemo, se relata que los judíos condenaron la actuación de José en ayuda de Jesús y por ello lo encarcelaron, y que solo con la intervención milagrosa de Jesús fue liberado y pudo regresar a Arimatea para confesar abiertamente su fe y difundir la palabra de Jesús.

Oración a José de Arimatea

Confesamos, Señor, que sólo Tú eres santo y que sin Ti nadie es bueno, humildemente te pedimos que la intercesión de san José de Arimatea venga en nuestra ayuda para que, de tal forma vivamos en el mundo, que merezcamos llegar a la contemplación de tu gloria.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Amén

Si tu necesidad es muy fuerte, pide también con Fé a: