Saltar al contenido

Oración al Cristo de los Milagros

Jesús es el Hijo de Dios, el Señor Milagroso, que obra conforme la voluntad del Padre. Entre muchos de sus títulos, a Cristo se le conoce también como el Señor de los Milagros, pero especialmente hace referencia a una imagen representación de Jesús la cual es el conocido Cristo de Pachacamilla, llamado también Cristo Morado, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores, la misma es una representación de una imagen de Jesús que fue pintado en una pared de adobe que está en el Altar Mayor del Santuario de las Nazarenas de Lima, Perú.

Oraciones al Señor de los milagros

Señor de los Milagros

Cristo-Milagros-Lima

Sucedió que a mitad del siglo XVII los negros africanos provenientes de Angola formaron el grupo de Pachacamilla, en el cual construyeron un templo y en una de sus paredes pintaron una imagen de Cristo Crucificado. Pero el 13 de noviembre del año 1655 tuvo lugar un terremoto devastador en la ciudad de Lima, que trajo como consecuencia la destrucción de muchos edificios y miles de muertos.

La comunidad de los africanos y el templo que habían construido fue derrumbado por las fuerzas del terremoto, sin embargo, la única parte que permaneció intacto fue el muro de adobe en el que estaba pintada la imagen del Cristo crucificado. Este suceso se interpretó como un acontecimiento milagroso, y desde ese entonces comenzó el culto a Cristo el Señor de los Milagros.

A pesar de que las autoridades ordenaron que se demoliera el muro a fin de evitar cualquier acto profano. Sin embargo, la destrucción no pudo llegar a cumplirse debido a circunstancias fuera de lo común, quedando en pie el muro y la pintura del Cristo continuó ganando el prestigio y el favor del pueblo.

El Cristo Señor de los Milagros, es una manifestación del amor de Dios para con los fieles, la cruz simboliza la vida y la esperanza, el consuelo del perdón y el camino hacia la vida eterna logrando la redención para ser recibidos en el cielo. Jesús Crucificado cumplió los divinos designios del Padre para que la humanidad fuese rescatada, redimida, y  reconciliada en su acuerdo con el Dios Verdadero, el culto a esta imagen invita a dar gracias a Dios con oración, eucaristía y buenas obras para con el prójimo.