Saltar al contenido

Beata Julia Rodzinska

Beata Julia Rodzinska

La beata Julia Rodzinska fue una religiosa católica, de origen polaco, quien perteneció al grupo de las hermanas dominicanas. Durante su vida se consagró a la religión, al servicio a los pobres, especialmente a los huérfanos para quienes era considerada una madre, y promulgó gran devoción a la Virgen María. A consecuencia de su fe cristiana, la beata Julia fue arrestada, permaneció dos años en el campo de concentración de Stutthof, donde enfermó de tifus y falleció durante la segunda guerra mundial.

Su nombre de bautismo era Stanislava Rodzinska, nació el 16 de marzo del año 1899 en Polonia y creció en un hogar humilde de fieles devotos cristianos, donde fue instruida en la fe y comenzaron sus inclinaciones por una vida de servicio a Dios y al prójimo.

Fue así como en su juventud, decidió consagrarse a Cristo y solicitó ingresar a la Congregación de las Hermanas Dominicanas, siendo aceptada en el año 1916. Permaneció estudiando, observando y contemplando la palabra de Dios, hasta que emitió sus votos formales el 5 de agosto del año 1924 y tomó el nombre de Julia.

La hermana Julia se dedicó con esmero al servicio de los necesitados, los enfermos y especialmente, trabajó por los niños huérfanos de la comunidad, para quienes actuó como una verdadera madre, evangelizando y ayudando con la organización de obras de caridad.

Cuando inició la ocupación nazi en Polonia, la hermana Julia fue arrestada a consecuencia de su fe católica, el 12 de julio del año 1943; fue enviada al campo de concentración de Stutthof (en Polonia) donde permaneció por dos años, soportando trabajos forzados y humillaciones.

En el año 1945, una epidemia de tifus atacó gran parte del territorio, especialmente a los campos de concentración donde vivían los presos en confinamiento y condiciones insalubres. La hermana Julia se ofreció para atender y cuidar de los enfermos, más acabó contrayendo la enfermedad, y falleció el 20 de febrero del año 1945.

La beata Julia Rodzinska fue incluida en el grupo de mártires polacos beatificados por el papa Juan Pablo II el 13 de junio de 1999 en una ceremonia en Varsovia, Polonia.