Saltar al contenido

Oración a los Santos Zenón y Valentín de Roma

Zenón y Valentín de Roma

Los santos Zenón y Valentín de Roma, son dos santos católicos quienes perecieron como mártires en tiempos del emperador Claudio, durante el siglo III.

De San Zenón se tienen poquísimos datos, apenas contamos con saber que era un funcionario de la iglesia romana, posiblemente diácono o presbítero, que fue capturado y martirizado durante la persecución cristiana ordenada por Claudio alrededor del año 280, murió decapitado. Su cuerpo fue recuperado y sepultado en la vía Apia.

Por la misma fecha, sucedió el martirio de San Valentín. Este era un sacerdote romano, un hombre de grandes virtudes, admirado por todos los cristianos e incluso, respetado entre los paganos. Valentín se dedicaba con devoción a servir a toda la comunidad, especialmente a los pobres  necesitados.

En una ocasión el gobernante local, Calfurnio, tenía interés de entablar amistad con este sacerdote, dado que era un personaje importante y respetado entre los romanos. Intentó separarlo de sus convicciones cristianas con varios argumentos, que fueron desarmados con inteligencia por el presbítero Valentín.

Valentín una vez más, hizo su profesión de fe ante el teniente del prefecto, llamado Asterio. En un intento por desprestigiar la fe de Valentín, el Juez lo retó, este hombre tenía una hija ciega, así que le pidió a Valentín que si su Dios era verdadero, su hija sanara.

Entonces Valentín hizo una oración con fe, y en ese momento, la joven recuperó la vista. Tanto Asterio como su familia se convirtieron a los pies del santo. Aunque Calfurnio también se admiró del prodigio, tuvo miedo de ser identificado como cristiano, por ello ordenó encarcelar y torturar a Valentín, hasta que fue ejecutado, murió decapitado en la Vía Flaminia, alrededor del año 280.

Los restos de San Zenón y San Valentín de Roma descansan en la capilla de San Nicolás de Tolentino, en Roma.