Saltar al contenido

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre
5 (100%) 1 vote[s]

Se le conoce a esta presentación de la Virgen María como Nuestra Señora de la Caridad del Cobre o Virgen de la Caridad del Cobre, y de cariño entre sus devotos le han dado el nombre de  Cachita; esta Santa es una de las advocaciones de la sagrada Virgen María, la misma es la patrona del pueblo cubano, proclamada así en el año 1916 por el Papa Benedicto XV, quien fuera coronada años más tarde, en 1998 por el Papa Juan Pablo segundo como la Virgen Patrona de Cuba.

La querida Virgen Cachita apareció en los años 1612 y 1613 en la Bahía de Nipe, una región que se ubica en la corta norte del oriente de la isla. Se encontraban Juan Moreno, un muchacho de raza negra, y los hermanos indígenas Juan y Rodrigo de Hoyos, quienes eran esclavos trabajadores de las minas de cobre, los tres estaban en su canoa, cuando pudieron notar una especie de tabla que flotaba en el mar, llamados por la curiosidad se acercaron a ésta para descubrir que se trataba de una imagen que parecía ser la de la Virgen María, en la misma tablita se leía “Soy la Virgen de la Caridad”.

La imagen de esta virgencita aun hoy en día es venerada con gran devoción por el pueblo cubano. En esta se observa a la santa Virgen María cargando en brazos al niño Jesús y llevando una cruz. La imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre actualmente reposa en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en la ciudad de Santiago de Cuba, destino que es visitado cada año por miles de devotos que buscan favores y milagros.

En la religión Yoruba, a la virgen de la Caridad del Cobre se le conoce como Oshum, la diosa de las aguas dulces, en África, sus devotos le llevan ofrendas y tributos al río que lleva su nombre para que les conceda favores y peticiones.

El día de celebración para Nuestra Señora de la Caridad del Cobre es el 8 de septiembre.

virgen-de-la-caridad-del-cobre

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Oh mi virgen de la Santísima Caridad del Cobre, que eres la madre bendita de Dios. Eres la máxima estrella que iluminas los caminos del pecador. Te venimos a pedir, mi señora, que no quites tu mirada sagrada en nuestras casas.

Mi virgen amada, tú que eres el amor verdadero, la progenitora del hombre más perfecto líbranos de la maldad, de las malas energías, las envídias y también de enfermedades. Que las tormentas y los truenos no empañen mi camino de la virtud, que yo te seguiré por siempre. Amén.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para casos urgentes

Oh virgen de Caridad, tú que siempre tienes presente a todos tus hijos que sufren en este mundo. Siempre nos has dado conformidad y paz. Oh mi virgen, danos la fuerza necesaria para levantarnos de este golpe moral y espiritual. Libranos de todos los peligros que hay en el mundo, de las enfermedades e injurias.

Mi señora, tú que eres el dulce consuelo mío, te venero con fervor y amor. Hoy vengo ante ti a buscar tu poderosa intercesión. Sé que eres la más clemente de las santas, alcánzame el gran poder de Dios. Eres la solución para aquellas situaciones desesperantes, vengo a pedirte este favor (se dice la petición a resolver).

Oración cristiana a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Santísima Virgen de la Caridad, Madre mía y Señora Soberana, con cuanta alegría acudo a postrarme a tus pies.

Vírgen de los Milagros como te llamaban nuestros mayores, cura a los enfermos, consuela a los afligidos, da ánimo a los desesperados, preserva de toda desgracia a las familias, protege a la juventud y ampara a la niñez.

Nadie puede publicar las maravillas que obras cada día en favor de las almas que te invocan, justificando así la confianza y el amor que te profesan todos tus hijos.

Desde tu Santuario del Cobre, Venerable Virgen de la Caridad, sé siempre el manantial de todas las gracias.

Amen.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para quedar embarazada

Mi Virgencita de la Caridad del Cobre, acudo a ti, con la mayor humildad y fe para que intercedas por mí ante nuestro creador para que así como tú fuiste la madre pura y maravillosa de tu hijo Jesús, así puedas hacerme el milagro de que yo también pueda ser madre.

Toca con tu amor mi vientre y hazlo fértil para que pueda ser vehículo de amor y traer una vida a este mundo, el que me encargaré de enseñarle la fe en Dios, en Jesús y en Ti.

Concédeme esta petición y ayúdame a ser una madre buena para mi hijo para la Gloria de Dios y el bien de todos, Amén.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para necesidades económicas graves

Virgen de la Caridad, Madre mía y soberana de belleza sin igual, a tu corazón generoso y dulce, pido con humildad que se apiade de mi necesidad.

Un camino de rosas con perfume de azucenas pusiera junto a tus plantas, hermosa Virgen morena, madre de la Caridad.

Señora de los necesitados, a los que con gran bondad socorres, a ti recurro desamparado por las grande necesidades que en este momento atravieso.

Mírame con ojos dulces y dame la solución para que pueda encontrar sosiego en tan grave dificultad.

(Hacer la petición con mucha fe)

A tu amparo hoy me acojo, Vírgen de la caridad porque si en tus manos dejo mi grave necesidad, seguro que encontraré remedio pronto y certero, yo que mi corazón te llevo con amor puro y sincero.

Amén

Rezar 3 Ave Marías y la Salve.

Oración milagrosa a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Oh Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, con amor, fe y esperanza te dirijo mis suplicas, escúchalas y preséntalas a Dios; oh bendita Madre, pura y llena de gracia, guárdame y defiéndeme, ayúdame y ampárame y cúbreme con tu muy especial auxilio, préstame tu bondadosa atención, Virgen de la Caridad, concédeme tus favores, obra en mi tus milagros y no me abandones ante la adversidad.

Bendita Madre de Dios todopoderoso, en tu gran poder creo, de tu inmensa caridad espero ayuda, ten piedad de mí y dame tu santa bendición para que se soluciones mis difíciles problemas y necesidades, dame salud, dame amor, trabajo y prosperidad, apiádate de mí y remedia las penas que agobian mi vida.

No te olvides hermosa Madre de este tu hijo(a), que yo te llevo en el corazón y jamás me olvidaré de Ti.

Así sea.

Virgen Santísima de la Caridad, viajera Celestial, mensajera de la paz que sobre las espumas de las riberas de Cuba vagabas risueña mostrando la Cruz; blanca azucena que flotabas en las olas del océano para revivir con tu suave perfume al desgraciado náufrago que sin Ti pereciera, y si Tú, rutilante estrella, no derramaras tu lumbre bendita en sus afligidos ojos.

Reina de la esperanza, que tendiste tu ancla de oro a los tres pescadores cuando ya desesperados se sumergían en el embravecido mar.

¿Cómo no has de escucharnos cuando a tus plantas llegamos de rodillas este día que celebra la Iglesia tu nombre de Amor, en que conmemora Cuba tu milagrosa aparición y en el que derramas todos tus favores?

No es posible que deje de ser amparado todo él que se acerque a tu hermosa canoa, cargada hoy de gracias y comisionados por tus tres Juanes para repartirlas.

¿Quién mejor que Tú puede conocer las penas de la tierra?

¿No es verdad, Madre mía que vas a escucharnos y a consolarnos en las penas que nos afligen?

¿Quién en verdadera tribulación te ha llamado con verdadera fe que prontamente no haya sido consolado por Ti, corazón misericordioso?

Así, Madre adorable, vuelve, a nosotros, tus blandos ojos siempre que hiciéremos este rezo y alcánzanos del Todopoderoso la gracia particular que hoy te pedimos. (decir con mucha fe lo que se desea conseguir)

No separes tus dulces ojos de nuestros hogares, líbranos de casos desastrosos, de epidemias, de incendios, de tormentas, de rayos y centellas y permite que en radiante carro de plata recorra todos los ámbitos del mundo El ángel luminoso de la paz.

Santísima Virgen de la Caridad, dulce y amorosa Madre, por tu amor y caridad, escúchanos y auxílianos.

Rezar tres Avemarías a la Virgen de la Caridad del Cobre y recitar las siguientes invocaciones en honor de sus quince misterios:

CARIDAD, Madre de Dios, escúchanos, por amor.

CARIDAD llama sagrada, escúchanos, por amor.

CARIDAD, palabra santa, escúchanos, por amor.

CARIDAD, fuego divino, escúchanos, por amor.

CARIDAD, dicha del pobre, escúchanos, por amor.

CARIDAD, dicha del mundo, escúchanos, por amor.

CARIDAD, rosa del cielo, por caridad, escúchanos.

CARIDAD, música suave, por caridad, escúchanos.

CARIDAD, pasto del alma, por caridad, escúchanos.

CARIDAD, lumbre del ciego, por caridad, escúchanos.

CARIDAD, dulce consuelo, por caridad, escúchanos.

CARIDAD, vive en mi pecho y dame tu auxilio.

CARIDAD, no me abandones jamás.

CARIDAD, yo te venero, te amo y adoro.

CARIDAD, Madre de Cuba y del mundo entero.

Por amor y caridad, no me dejes solo(a).

Así sea.

Rezar tres Avemarías, Padrenuestro y Gloria. Esta oración y los rezos se hacen tres días seguidos.