Saltar al contenido

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Se le conoce a esta presentación de la Virgen María como Nuestra Señora de la Caridad del Cobre o Virgen de la Caridad del Cobre, y de cariño entre sus devotos le han dado el nombre de  Cachita; esta Santa es una de las advocaciones de la sagrada Virgen María, la misma es la patrona del pueblo cubano, proclamada así en el año 1916 por el Papa Benedicto XV, quien fuera coronada años más tarde, en 1998 por el Papa Juan Pablo segundo como la Virgen Patrona de Cuba.

La querida Virgen Cachita apareció en los años 1612 y 1613 en la Bahía de Nipe, una región que se ubica en la corta norte del oriente de la isla. Se encontraban Juan Moreno, un muchacho de raza negra, y los hermanos indígenas Juan y Rodrigo de Hoyos, quienes eran esclavos trabajadores de las minas de cobre, los tres estaban en su canoa, cuando pudieron notar una especie de tabla que flotaba en el mar, llamados por la curiosidad se acercaron a ésta para descubrir que se trataba de una imagen que parecía ser la de la Virgen María, en la misma tablita se leía “Soy la Virgen de la Caridad”.

La imagen de esta virgencita aun hoy en día es venerada con gran devoción por el pueblo cubano. En esta se observa a la santa Virgen María cargando en brazos al niño Jesús y llevando una cruz. La imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre actualmente reposa en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en la ciudad de Santiago de Cuba, destino que es visitado cada año por miles de devotos que buscan favores y milagros.

En la religión Yoruba, a la virgen de la Caridad del Cobre se le conoce como Oshum, la diosa de las aguas dulces, en África, sus devotos le llevan ofrendas y tributos al río que lleva su nombre para que les conceda favores y peticiones.

El día de celebración para Nuestra Señora de la Caridad del Cobre es el 8 de septiembre.

virgen-de-la-caridad-del-cobre

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Oh mi virgen de la Santísima Caridad del Cobre, que eres la madre bendita de Dios. Eres la máxima estrella que iluminas los caminos del pecador. Te venimos a pedir, mi señora, que no quites tu mirada sagrada en nuestras casas.

Mi virgen amada, tú que eres el amor verdadero, la progenitora del hombre más perfecto líbranos de la maldad, de las malas energías, las envídias y también de enfermedades. Que las tormentas y los truenos no empañen mi camino de la virtud, que yo te seguiré por siempre. Amén.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para casos urgentes

Oh virgen de Caridad, tú que siempre tienes presente a todos tus hijos que sufren en este mundo. Siempre nos has dado conformidad y paz. Oh mi virgen, danos la fuerza necesaria para levantarnos de este golpe moral y espiritual. Libranos de todos los peligros que hay en el mundo, de las enfermedades e injurias.

Mi señora, tú que eres el dulce consuelo mío, te venero con fervor y amor. Hoy vengo ante ti a buscar tu poderosa intercesión. Sé que eres la más clemente de las santas, alcánzame el gran poder de Dios. Eres la solución para aquellas situaciones desesperantes, vengo a pedirte este favor (se dice la petición a resolver).

Oración cristiana a la Vírgen de la Caridad del Cobre

Santísima Virgen de la Caridad, Madre mía y Señora Soberana, con cuanta alegría acudo a postrarme a tus pies.

Vírgen de los Milagros como te llamaban nuestros mayores, cura a los enfermos, consuela a los afligidos, da ánimo a los desesperados, preserva de toda desgracia a las familias, protege a la juventud y ampara a la niñez.

Nadie puede publicar las maravillas que obras cada día en favor de las almas que te invocan, justificando así la confianza y el amor que te profesan todos tus hijos.

Desde tu Santuario del Cobre, Venerable Virgen de la Caridad, sé siempre el manantial de todas las gracias.

Amen.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para quedar embarazada

Mi Virgencita de la Caridad del Cobre, acudo a ti, con la mayor humildad y fe para que intercedas por mí ante nuestro creador para que así como tú fuiste la madre pura y maravillosa de tu hijo Jesús, así puedas hacerme el milagro de que yo también pueda ser madre.

Toca con tu amor mi vientre y hazlo fértil para que pueda ser vehículo de amor y traer una vida a este mundo, el que me encargaré de enseñarle la fe en Dios, en Jesús y en Ti.

Concédeme esta petición y ayúdame a ser una madre buena para mi hijo para la Gloria de Dios y el bien de todos, Amén.

Oración a la Vírgen de la Caridad del Cobre para necesidades económicas graves

Virgen de la Caridad, Madre mía y soberana de belleza sin igual, a tu corazón generoso y dulce, pido con humildad que se apiade de mi necesidad.

Un camino de rosas con perfume de azucenas pusiera junto a tus plantas, hermosa Virgen morena, madre de la Caridad.

Señora de los necesitados, a los que con gran bondad socorres, a ti recurro desamparado por las grande necesidades que en este momento atravieso.

Mírame con ojos dulces y dame la solución para que pueda encontrar sosiego en tan grave dificultad.

(Hacer la petición con mucha fe)

A tu amparo hoy me acojo, Vírgen de la caridad porque si en tus manos dejo mi grave necesidad, seguro que encontraré remedio pronto y certero, yo que mi corazón te llevo con amor puro y sincero.

Amén

Rezar 3 Ave Marías y la Salve.

Antecedentes de su aparición

Archivos antiguos han esclarecido algunas dudas sobre el origen de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre y su aparición a los Tres Juanes, primeros manifestantes de su devoción.

Sin embargo, la imagen de la Virgen de la Caridad ya podía haber estado presenta en las serranías de la Sierra del Cobre de Cuba, habiendo sido llevada por el capitán Francisco Sánchez de Moya, en mayo de 1597, cuando fue designado por el rey Felipe II para proteger la isla de los ataques de barcos piratas ingleses.

El capitán Sánchez de Moya construyó en esta región, una pequeña capilla donde colocó la imagen de la Virgen de la Caridad, como sitio de oración para los soldados y los trabajadores mineros. Esta imagen era una réplica tallada en madera que había encargado en Toledo.

También se dispone de la narración de Alonso de Ojeda, quien en su travesía de conquista de la isla cubana, fue obligado a retirarse a los montes ante la defensa de los indígenas. Ojeda y sus soldados llegaron hasta el poblado de Cueiba en el Jobado, donde los indígenas se compadecieron de ellos y les perdonaron la vida.

Como muestra de gratitud, Ojeda construyó eremita, en la cual colocó la imagen de la Virgen María y enseñó a los indígenas locales su historia y la oración del “Ave María”, convirtiéndose en un sitio de culto por indígenas y españoles.

De esta manera, la Virgen María entra a la isla de Cuba, gracias a un gesto de humildad y agradecimiento, y no de pura conquista. Esto preparó el camino para la famosa aparición de la Virgen de la Caridad, algunos años más tarde, atestiguada por los Tres Juanes, quienes la llevaron a orillas del Rio Cauto donde le construyeron un altar primitivo en una choza y comenzaron a venerarla.

Su santuario

La Virgen de la Caridad del Cobre apareció entre 1604 y 1613. Poco tiempo después la imagen fue llevada a un pequeño pueblo llamado Real de Menas, en las proximidades de las minas de Santiago del Prado, muy cerca de la ciudad de Santiago de Cuba. En dicha localidad se construyó  una capilla en el hospital que albergaba a los esclavos trabajadores de las minas, donde permaneció la Virgen hasta 1648, cuando se construyo, en la cima de uno de los cerros, una pequeña ermita que sería el antecedente del actual santuario.

A partir de entonces, la imagen mariana pasó a ser conocida como Virgen de la Caridad del Cobre, por la cercanía del poblado del Cobre, de las minas de este mineral.

El tempo actual es conocido como La Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, el centro religioso más importante y venerado en Cuba. Anualmente recibe miles de feligreses de todos los rincones de la isla. Se encuentra en el municipio de El Cobre, al oriente de la provincia de Santiago de Cuba, y se construyó sobre lo que habría sido la antigua ermita.

En la parte central consta de una cúpula son tres naves laterales y unas torres en estilo campanario. El santuario sufrió graves daños en 1906 a consecuencia de las explosiones y exploraciones en las minas de cobre; sin embargo fue restaurado y reinaugurado el 8 de septiembre del año 1927.

El papa Pablo VI lo declaró como Basílica Santuario del Cobre el 22 de diciembre de 1977. La famosa capilla de los milagros recibe las ofrendas para la Virgen, quien cada día es visitada por cientos de peregrinos. Los regalos acostumbran ser joyas de oro y otros metales preciosos. También, piedras brillantes de la mina son llevadas como recuerdos pos los visitantes, quienes le atribuyen poderes de protección y bendiciones por la Virgen a estos presentes.

Adquiere aquí tus artículos de la Virgen de la Caridad del Cobre