Saltar al contenido

Oración a San Victor II

Víctor II fue el papa de la iglesia católica N° 153, cuyo mandado estuvo comprendido en el período de 1055 al 1057. En este gobierno, continuaron reafirmándose las reformas para traer rectitud a la conducta del clero y rescatar el honor de la iglesia católica, se realizaron al menos dos sínodos importantes; por otro lado, al final de este período falleció el emperador Enrique III, quedando así la Santa Sede en un estado de desprotección relativa que posteriormente reavivaría conflictos por intereses políticos divididos. Su memoria se recuerda el 28 de junio.

Víctor II, de nombre secular Gebhard de Dollnstein-Hirschberg nació en la primera parte del siglo XI, en Baviera, en la cuna de la familia de los condes de Calw, su padre era el barón y conde Hartwing de Calw, quienes eran además parientes del emperador Enrique III. Siendo sobrino del obispo de Ratisbona, Gerhard, siguió sus pasos en la vida religiosa y política, recibió su instrucción y se convirtió en miembro de la corte de Enrique III y luego uno de sus principales asesores.

Con 24 años fue consagrado como obispo de Maguncia, demostrando ser un hombre de impresionantes cualidades tanto cristianas como administrativas. En septiembre del año 1054, el emperador Enrique III lo designa como sucesor en el pontificado, y acompañado por el arzobispo Hildebrando (posteriormente papa Gregorio VII), el obispo Gebhard se traslada a Roma, donde se le consagra como Sumo Pontífice bajo el nombre de Víctor II el 13 de abril del 1055 en la iglesia de San Pedro.

Acto seguido, en el mes de junio se convoca a un concilio en Florencia que contaría con la presencia del emperador, donde se apoyaron las decisiones tomadas por León IX con respecto al matrimonio de los sacerdotes, la simonía y la pérdida de los bienes eclesiásticos.

Al año siguiente, en el 1056, el papa Víctor viaja a Alemania, para solicitar auxilio de parte del emperador frente a la amenaza de los lombardos que se instalaban por el sur de Italia. No obstante, el Enrique III fallece en este viaje, quedando como regente su viuda Inés, y como heredero al trono su hijo aún infante, Enrique IV.

Víctor II convoca entonces a un sínodo en el palacio de San Donato, próximo a Arezzo; desgraciadamente, no pasada una semana, el papa fallece de malaria que contrajo en Rávena, el 28 de junio del 1057. Sus restos fueron enterrados en la iglesia de Santa María Rotonda de Rávena.