Saltar al contenido

Oración a San Urbano IV

Urbano IV fue el papa de la iglesia católica N° 182, quien dirigió la Santa Sede entre los años 1261 y 1264. En este pontificado se ocupó de proteger los intereses de la iglesia de oriente, especialmente de Jerusalén de donde había sido patriarca, procedió con la elección de nuevos cardenales para ampliar el colegio cardenalicio, así como también buscó alianzas para recuperar el trono de Silicia, finalmente llegando a un acuerdo; en materia eclesiástica, estableció la fiesta de Corphus Christi. Su memoria litúrgica se recuerda el 2 de diciembre.

Urbano IV, cuyo nombre era Jacques Pantaleón de Court-Palais, nació en el año 1195 en la ciudad de Troyes de Francia, creció en el seno de una familia humilde, lo que no le impidió cursar los mejores estudios. Recibió educación sobre leyes y teología en París, y seguidamente se unió al servicio eclesiástico, siendo nombrado en 1238 como canónigo de Lyon. En secuencia, desempeñó importantes cargos para la iglesia, archidiácono de Laon (1238), diácono den Lieja, delegado papal (1243), y luego es consagrado como obispo de Verdún en el año 1253. En 1255 es designado como patriarca de Jerusalén.

Se encontraba en Viterbo en mayo de 1261, buscando auxilio contra la amenaza de los musulmanes sobre la ciudad de Jerusalén. En aquellos días había fallecido el papa Alejandro IV y el colegio cardenalicio reunido en dicha ciudad, con apenas ocho miembros, luego de tres meses, eligió al Patriarca Jacques como sucesor, el 29 de agosto de 1261, siendo consagrado el 4 de septiembre de ese año como Urbano IV.

Como primera acción, el papa decide ampliar el colegio cardenalicio, nombrando catorce nuevos cardenales, la mayoría de origen francés, y siendo muchos parientes de quienes los habían elegido, hecho que posteriormente sería criticado como nepotismo.

Urbano IV se opuso al avance de los güelfos y los gibelinos que se encontraban sobre el territorio de Roma, por ello prefirió residir en ciudades como Orvieto, Perugia y Viterbo. Pretendía expulsar de Sicilia a los partidarios alemanes quienes estaban bajo el mando de Manfredo. Intentó establecer tratos con Luis IX de Francia y su hermano Carlos de Anjou, sin tener éxito. Fue por la mediación del rey Pedro III de Aragón, que el conflicto encontró resolución.

En cuanto al sentido eclesiástico, el papa Urbano IV estableció la fiesta de Corpus Christi en el año 1264, a través del Transiturus de hoc mundo  que también condenaba a la herejía propuesta por Berengario de Tours.

El papa Urbano IV falleció el 2 de diciembre de 1264 en la ciudad de Perusa.