Saltar al contenido

Oración a Sergio IV

El papa Sergio IV fue el papa de la iglesia católica N° 142, estando a cargo de la Santa Sede durante los años de 1009 al 1012. A pesar de que su elección fue influenciada por intereses gubernamentales de roma, en sus acciones procuró desligarse de los intereses políticos y actuar con justicia, generosidad y rectitud. Su festividad litúrgica se celebra el 18 de agosto, en especial por los monjes benedictinos quienes lo consideran santo.

Este papa nació con el nombre de Pietro Martino Buccaporci, en la ciudad de Roma a mediados del siglo X. Creció en el medio de un hogar humilde, con principios y valores cristianos que lo educaron en el camino de la fe haciendo que tomase los hábitos en el monasterio benedictino. Su disciplina y constancia de servicio le hicieron avanzar rápidamente en los puestos jerárquicos dentro de la iglesia. En el año 1004 fue consagrado como obispo de Albano.

Luego de la renuncia del papa Juan XVIII, Pietro Martino fue electo como sucesor, contando con el apoyo del cónsul y patricio de Roma, Crescencio III. Al momento de su elección, decidió cambiar su nombre a Sergio IV, siendo el primer pontífice en adoptar el nombre de un pontífice anterior.

Entre los logros de su pontificado, logró expulsar a los sarracenos que habían tomado Sicilia, trabajó al servicio de los pobres garantizándoles auxilio en tiempos de hambruna. En esta época fue destruida la iglesia del Santo Sepulcro, acontecimiento que sirvió para justificar las cruzadas argumentando que el papa Sergio IV había dictado una orden para una expedición militar en rescate de los Santos Lugares contra los musulmanes. Siglos más tarde se comprobó que las pruebas de dichos hechos eran falsas.

El papa Sergio IV también construyó un sepulcro para honrar al papa Silvestre II, así como prestó auxilio a muchos templos, y se desligó de la influencia de los gobernantes para el rescate de los valores de la iglesia. Falleció el 12 de mayo del año 1012, siendo sepultado en la Basílica de San Juan de Letrán.