Saltar al contenido

Oración a Santa Secundina

Santa Secundina fue una virgen y  mártir católica que vivió durante el siglo III, fue víctima de las persecuciones de los emperadores romanos contra los cristianos que acontecieron en esa época. Murió en la ciudad de Agnani, en Italia.

La historia de Santa Secundina carece de fuentes biográficas confiables que permitan conocer como fueron sus primeros años de vida y su profesión religiosa. Nacida en Italia, durante el siglo III, era una mujer de profundos valores religiosos y cristianos que había decidido consagrar su virginidad a Dios y dedicarse al servicio de las obras religiosas, asistiendo a los enfermos, a los pobres y demás necesitados. En los datos de su vida también se relata que fue bautizada por el obispo san Magno, que  igualmente fue martirizado.

Lo que más se conoce es el relato de su martirio. La narración cuenta que cuando unos soldados fueron enviados de Roma para encarcelar al obispo san Magno, estando en el camino, el diablo se hizo presente y les habló, revelándoles que había una joven virgen en la ciudad de Agnani quien había sido “persuadida por el mago Magno”, así, el diablo los incita a que capturen a santa Secundina y la lleven ante el emperador para obligarla a renunciar a su fe y sacrificar a los dioses paganos.

Ante la negativa firme de esta santa, se ordenó su ejecución, bajo el gobierno de Decio, alrededor del año 250. EL cuerpo de Santa Secundina se encuentra en la catedral de Agnani, y su fiesta litúrgica se celebra el 15 de enero.