Saltar al contenido

Oración a Santa Quiteria

Oración a Santa Quiteria
3.3 (65.71%) 14 vote[s]

Santa Quiteria

Santa Quiteria es una santa de la religión católica cuya historia está poco dilucidada. La narración cuenta que en la región que hoy en día es Bayona, reinaba un hombre llamado Lucio Catelio Severo junto a su esposa, llamada Calsia, los cuales eran pagados y odiaban a los cristianos.

santa-quiteria

Calsia quedó embarazada, y en un solo parto dio a luz a nueve niñas, sorprendida por tan increíble hecho, y sintiendo temor de que su esposo la creyera infiel, ordenó a una criada que echara al río Ramallosa a las nueve niñas.

Esta criada de nombre Sila, se marchó con las nueve niñas pero sintiendo pena y compasión por las pequeñas, decidió salvarlas y las llevo a un pueblo cercano, dejándolas a cargo de buenas familias bondadosas quienes las cuidaron y educaron.

Una de esas nueve niñas era Santa Quiteria. En una persecución contra los cristianos en los pueblos vecinos llevada a cabo por su el rey Lucio, los soldados encontraron a estas nueve doncellas cristianas a quienes hicieron presas y llevaron ante el rey.

Lucio al ver la las jóvenes se sorprendió por el parecido con su esposa y fue entonces cuando descubrió la verdad, que se trataba de sus hijas. Lucio les pidió que abandonaran sus creencias pero ellas se negaron a renunciar a su fe cristiana, aunque fueron presas lograron escapar.

Santa Quiteria se refugió en un monte durante algún tiempo, aferrándose a la oración, hasta que un ángel de Dios se le apareció ordenándole regresar con sus padres. Así lo hizo.

Santa Quiteria regreso al Palacio del rey para afirmar nuevamente que consagraría su vida y virginidad a Cristo. El Rey furioso, mando a decapitarla. Santa Quiteria logro escapar por la noche, pero en los Montes de Toledo fue delatada por un pastor quien revelo a los soldados su escondite en el bosque.

Así fue apresada nuevamente y decapitada en aquel mismo lugar. Sus últimas palabras fueron para entregar su alma al Señor y pedir que por su ayuda los demás obtuviesen favores.

Santa Quiteria hizo numerosos milagros, uno de ellos fue sobre el pastor que la delató; este fue atacado por los perros quienes se llenaron de rabia cuando la Santa fue descubierta.

Santa Quiteria hizo brotar agua de una fuente con la que el pastor se lavó y sanó sus heridas. Así Santa Quiteria es conocida como la Santa contra la rabia. Su fiesta tiene lugar el 22 de mayo.

Oración a Santa Quiteria

Oh dulcísima Santa Quiteria, que fuiste la novena hija ejemplar, discípula de Dios Todopoderoso. Quiteria, Quiteria, aleja las malas energías de mi camino.

Quiteria, Quiteria, perdona a todos mis enemigos. Oh Quiteria, domina a los malvados corazones que buscan hacerme daño.

Domina a mis contrincantes, así como San Marcos domó al león y durmió al dragón.

Oh bella Quiteria de inefable poder, a ti otorgo esta bella oración poderosa.

Amén.

Oración a Santa Quiteria (II)

Dios todopoderoso y eterno, que concediste a Santa Quiteria la gracia de morir por Cristo, ayúdanos en nuestra debilidad para que, así como ella no dudó en morir por ti, así también nosotros nos mantengamos fuertes en la confesión de tu nombre.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a Santa Quiteria (III)

Padre nuestro del cielo, que nos alegras con la fiesta de Santa Quiteria, concédenos la ayuda de sus méritos a los que hemos sido iluminados con el ejemplo de su virginidad y de su fortaleza.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

Oración a Santa Quiteria para curar la rabia, las furias y la tristeza

Oh dulcísima Santa Quiteria, que eres tan poderosa y de Cristo tan amada.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Gentiles tus padres fueron y en España fue tu oriente donde Dios Omnipotente te reservó para el Cielo, a donde siempre tu anhelo Aspiró muy pavorosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

En oración te ocupabas cuando un ángel te anunció que tu dicha mereció ser de Cristo esposa amada y que vivas retirada en el desierto, amorosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Sednos puesta ya en la soledad, los ángeles te visitan y allí mismo contigo habitan en pago de tu humildad Jesús, por tu santidad, te visita como esposa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Catehio tu padre intenta desposarte con germano, te persuade, pero en vano, y darte la muerte intenta, la virginidad contenta guardaste clavel y rosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Intentó la tiranía, violar la virginidad, pero de Dios la piedad no permitió la osadía; luna sois, lucero y día, sol, estrella misteriosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Por la fe de Jesucristo das liberal la cabeza que el tirano con fiereza la derribó del suplicio; muy contenta y valerosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Cortada vuestra cabeza y arrojada del tirano, la cogiste con la mano caminando a toda prisa y llegaste con presteza a la ciudad venturosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Por privilegio especial de Jesucristo tu esposo, curas a cualquier rabioso de la furia de su mal, al hombre y al animal, con virtud muy generosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Tu peregrino desvelo asiste muy puntual al cofrade que es leal te invoca en su desconsuelo
la rabia va por el suelo aunque le sea dañosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Cuando tu pueblo devoto manifiesta su presura le dais el agua segura al punto con alborozo
convirtiendo en puro gozo la tristeza presurosa.
Repetir: “Sednos con Dios abogada santa Quiteria Gloriosa”.

Pues que sois tan poderosa y de Cristo esposa amada, sednos con Dios abogada
Santa Quiteria Gloriosa.