Saltar al contenido

Oración a Santa Prisca

oracion a Santa Prisca

Santa Prisca, a veces conocida como santa Priscila, es una santa de la iglesia católica quien probablemente vivió en el siglo I. Es llamada la niña mártir, pues apenas era una adolescente de 14 años cuando fue cruelmente torturada y asesinada por órdenes del emperador romano en los tiempos de las persecuciones.

Prisca era natural de Roma y pertenecía a una importante familia de dicha sociedad. A los 13 años de edad se convirtió al cristianismo, siendo bautizada por San Pedro.

En tiempos del gobierno del emperador Claudio, y algunos días después de su bautismo, fue descubierta su fe y fue capturada junto con otros cristianos. Cuando la presentaron ante el juez, este pensó que al ser una niña de 13 años sería fácil doblegar su voluntad y hacer que renunciara a Cristo. De esta manera ordenó que la llevaran al templo de Apolo para que ofreciera sacrificios.

La abofetearon hasta que salió sangre de su boca, pero no lograron que Prisca ofreciera incienso al dios pagano. Así que la encerraron en una celda sucia y lúgubre, creyendo que luego se arrepentiría. Pero Prisca se mantenía firme en sus creencias.

Muchos hablaron con ella y trataron de persuadirla, prometiendo felicidad, paz y riquezas, pero nada de esto hizo que Prisca rechazará su fe cristiana. La encerraron junto con bandidos que la acosaban, luego quemaron su cuerpo con aceite hirviendo, sufrió terriblemente en el potro, e incluso la condenaron a morir en el coliseo devorada por leones, quienes milagrosamente no la tocaron. También intentaron quemarla en la hoguera pero las llamas no le hacían daño. Finalmente, Prisca, la niña mártir fue decapitada en las afueras de la ciudad de Roma, en la región de Vía de Ostia. Su cuerpo se sepultó en las catacumbas de dicha zona que pasaron a tomar el nombre de catacumbas de Santa Priscila.

Posteriormente la torturaron quemándola con antorchas y aceite hirviendo, pero ante las protestas de la gente, el emperador mandó encerrarla de nuevo. Durante la noche recibió visitas de sus padres y parientes, que en vano le suplicaron que se salvara. Fue torturada de nuevo, quemada con grasa derretida, desgarrada con uñas de acero, azotada con cuerdas emplomadas y descoyuntada en el potro. La echaron a los leones y éstos no la tocaron, la colgaron por encima de una hoguera y no se quemó. Finalmente la llevaron a las afueras de Roma, en la Vía Ostia, y allí fue decapitada. Fue enterrada en las catacumbas de esa zona, que pasaron a llamarse catacumbas de Santa Prisca.

La fiesta litúrgica de santa Prisca se conmemora el 18 de enero.

Oración a Santa Prisca

Te rogamos, Oh Dios omnipotente, que al celebrar la entrada en el cielo de tu virgen y mártir santa Prisca, podamos gozar con la celebración del aniversario y aprovechemos el ejemplo de una fe tan grande. Santa Prisca, ruega por nosotros.