Saltar al contenido

Santa Martina de Roma

oracion a santa-martina-de-roma

Santa Martina de Roma, Mártir

Santa Martina es una santa de la iglesia católica de origen romano, quien fue martirizada durante el siglo III por su fe en Cristiana; Martina era una diaconisa de profundos valores y sentimientos cristianos, practicaba constantemente el servicio y el amor al prójimo, y cuando fue obligada a rendir tributo a los dioses, se mantuvo firme en el amor a Cristo, soportó varias torturas hasta que finalmente fue asesinada.

La historia de Santa Martina de Roma se dio a conocer a partir del siglo XVII, cuando sus reliquias fueron encontradas junto a las de los santos Concordio y Epifanio, en una iglesia romana fundada en tiempos del papa Honorio.  Martina era una ciudadana romana procedente de una familia cristiana, quien había decidido consagrarse virgen para el servicio de Dios.

Martina cumplía con labores de caridad, asistiendo a pobres, enfermos y necesitados, además de predicar el Evangelio, por ello algunos la consideraban como diaconisa. Enfrentó la tragedia de quedar huérfana y entonces donó todas sus posesiones a los pobres para entregarse por completo a la oración. Por esto las autoridades la apresaron, en tiempos del emperador Alejandro Severo (222-235), fue acusada de ser cristiana, Martina firmemente aceptó su fe y como si fuera un prodigio, la estatua de Apolo y el tempo de este dios se destruyeron, la llevaron también ante la estatua de Diana, la cual se incendió al caerle un rayo. Luego de azotes y torturas, no pudieron hacerla doblegar, y  la arrojaron a una fosa con leones, los cuales no la atacaron. Finalmente, se ordenó que fuera decapitada.

Santa Martina es conocida como  la patrona contra los terremotos, derrumbes y contra los mineros. El papa Honorio I en el siglo VI, dedicó una iglesia en Roma a esta santa donde más tarde se encontrarían sus reliquias. Su fiesta quedó establecida el 30 de enero.