Saltar al contenido

Oración a Santa Lucía

Oración a Santa Lucía
5 (100%) 4 votes

Santa Lucía es una popular santa del cristianismo católico, padeció el martirio de la persecución por ser cristiana.  Nació en el año 283 en Siracusa, una ciudad de la provincia de Sicilia. Su nombre significa “luz para el mundo“.

santa-lucia

Lucía era  hija de padres nobles de buena posición económica, recibió educación sobre el cristianismo y decidió dedicar su vida al servicio de Dios e hizo un voto de virginidad.  Su padre fallece y su madre enferma la promete en matrimonio con un joven pagano.

Lucía no quería tal suerte, así que rezando con fervor por la sanación de su madre, la cual se le concede, Lucía le pide que la libre de aquel compromiso, explicando que quería dedicar su vida a Dios y repartir sus bienes y fortunas con los necesitados.

Su madre acepta liberarla del compromiso, pero su prometido en venganza la delata ante el procónsul Pascasio, denunciando que era cristiana, religión que estaba prohibida por el emperador Diocleciano.

Pascasio ordena arrestar a Santa Lucía, y cuando está ante él la manda a adorar dioses paganos, a lo que ella se niega. Con el objetivo de torturarla y quebrar su fe la envía a un prostíbulo pero cuando los guardias colocaron a Lucía en el carro, la joven estaba tan rígida que los bueyes que tiraban de él no podían moverlo. Pascasio hervía de cólera ante estos prodigios, ordenó que la quemaran viva, pero a Lucía las llamas de la hoguera no le hacían ningún daño.

Luego Pascasio ordenó que le sacaran los ojos, para sorpresa Lucía seguía viendo. Todos estos milagros y prodigios hacían que las personas creyeran en la palabra de los cristianos.

Finalmente, el gobernador ordena que muera por decapitación el 13 de diciembre del año 304, día en que la iglesia celebra su fiesta.

Santa Lucía es la patrona de la vista, protectora de los ojos a quien se le encomiendan enfermedades como la ceguera. Además es protectora de los pobres, los ciegos, los niños enfermos, los campesinos, los electricistas, los fotógrafos, y es la patrona de Siracusa y otras provincias italianas.

Oración a Santa Lucía para sanar enfermedades de la vista

Oh queridísima Santa Lucía, acudo a ti para que intercedas ante el Trono divino y me consigas las gracias que necesita mi alma para vivir en santidad.

Tú preferiste que tus ojos fueran arrancados en lugar de negar la fe y contaminar tu alma; Y Dios, a través de un milagro extraordinario, los reemplazó con otro par de ojos perfectos para recompensar vuestra virtud y fe, designándote como la protectora contra las enfermedades de la vista.

(di tu petición aqui)

Oh, apreciada Santa Lucía, vengo a ti para que protejas mi vista y sanes la enfermedad en mis ojos.

Ayúdame a conservar la luz de mis ojos para que puedan ver las bellezas de la creación, el resplandor del sol, el color de las flores y la sonrisa de los niños.

Preserva también los ojos de mi alma, la fe, a través de la cual puedo conocer a mi Dios, entender Sus enseñanzas, reconocer Su amor por mí y a nunca perder el camino que me lleva a donde tú, Santa Lucía, te encuentras en compañía de Los ángeles y los santos.

Oh Santa Lucía, protege mis ojos y conserva mi fe.

Amén.

Oración a Santa Lucía para curar un ojo enfermo

Oh Gloriosa Santa Lucía, Virgen y Mártir, tú glorificaste grandemente al Señor prefiriendo sacrificar tu vida en lugar de ser infiel. Ven en mi ayuda y, a través del amor de la Gracia de nuestro Señor, sálvanos de todas las debilidades de los ojos y del peligro de perderlos.

Que por tu poderosa intercesión, podamos pasar nuestra vida en la paz del Señor y poder verle con nuestros ojos transfigurados en el eterno esplendor de la Patria Celestial.

Amén.

Santa Lucía, ruega por nosotros y por los más necesitados.

Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Oración de en el monte a Santa Lucía

En el monte de Santa Lucia está la Virgen María con un librito de oro en las manos, la mitad rezaba y la mitad leía. Llegó San Juan y le dice:

¿Qué haces oh Madre María? ¿Qué duermes o velas?

Ni duermo ni velo, aquí me ha de velar un sueño, en este monte Calvario están tres cruces, en una más alta de ellas está el Niño Dios clavado de pies y manos y de espinas coronado.

Es verdad oh Madre María que el que ésta oración rezare tres veces antes que muera verá a la Virgen Santísima sentada en su cabecera para que en sus brazos muera.

El que la sabe y no la reza, el que la oye y no la aprende el día del juicio verá lo que ésta oración contiene.

Oración a Santa Lucía para venerar su valentía

¡Oh bienaventurada y amable Santa Lucía!, universalmente reconocida por el pueblo cristiano como especial y poderosa abogada de la vista; llenos de confianza a ti acudimos pidiéndote la gracia de que la nuestra se mantenga sana y que el uso que hagamos de nuestros ojos sea siempre para bien de nuestra alma, sin que turben jamás nuestra mente objetos o espectáculos peligrosos, y que todo lo sagrado o religioso que ellos vean se convierta en saludable y valioso motivo de amar cada día más a nuestro Creador y Redentor Jesucristo, a quien, por tu intercesión, oh protectora nuestra, esperamos ver y amar eternamente en la patria Celestial.

Amén

Oración a Santa Lucía para consagrarnos con la pureza del alma

Oh Dios, nuestro Creador y Redentor, escucha nuestras plegarias con misericordia al venerar Tu sierva Santa Lucía, por la luz de la fe que derramaste sobre ella.

Con Tu bondad, danos la capacidad de aumentar y preservar esa misma luz en nuestras almas, para que podamos evitar el mal, hacer el bien y aborrecer la ceguera y la obscuridad producto del mal y del pecado.

Confiando en Tu bondad, Oh Dios, humildemente te pedimos, por la intercesión de Tu sierva Santa Lucía, que nos brindes perfecta visión a nuestros ojos, para que puedan servir a Tu honra y gloria, y por la salvación de nuestra alma en este mundo para gozar de la luz perenne del Cordero de Dios en el Paraíso.

Santa Lucía, Virgen y mártir, escucha nuestras plegarias y atiende nuestras peticiones.

Amén.

Oración para decirle a Santa Lucía que confiamos en ella

Santa Lucía, que de la luz recibiste tu nombre, a Ti confiadamente acudo para que me alcances la luz celestial que me preserve del pecado y de las tinieblas del error.

También te imploro me conserves la luz de mis ojos, con una abundante gracia para usar de ellos según la voluntad de Dios.

Haz, Santa Lucía, que, después de haberos venerado y haber agradecido este ruego, pueda finalmente gozar en el Cielo de la luz eterna de Dios.

Así sea.

Oración a Santa Lucía Virgen y Mártir

¡Oh gloriosa Virgen y Mártir, Santa Lucía!, nos hallamos aquí postrados ante tus plantas para pedirte la salud, más que la del cuerpo, la del alma.

Te pedimos esa fe que te hizo columna inmóvil ante los poderes de la tierra y esa fortaleza del alma con que resististe los halagos del mundo.

Venimos admirados ante tu valor sobrehumano y quisiéramos que usarais de ese poder para obtener del Señor esa luz que ilumine nuestra inteligencia.

Que veamos, gloriosa Santa Lucía, como el cieguecito del Evangelio, que veamos, si, que veamos a Dios, sus preceptos y doctrina para que luchando duramente con los enemigos del alma en este suelo, recibamos como vos, el galardón en el cielo.

Oh gloriosa Virgen y Mártir, Santa Lucía, nos hallamos aquí postrados ante tus plantas para pedirte que nos ayudes, que nos auxilies en este dificil problema que hoy nos agobia y angustia en gran manera: (hacer la petición)

Oh gloriosa Virgen y Mártir, Santa Lucía te rogamos concedas misericordia infinita al gran favor que hoy te pedimos, si es para mayor gloria de Dios y bien de nuestras almas.

Amén.