Saltar al contenido

Oración a Santa Gúdula

oracion a santa gudula de bruselas

Santa Gúdula de Bruselas o Gúdula de Moorsel es una santa de la iglesia católica y de la iglesia ortodoxa belga que vivió durante el siglo VII. Nació en Brabante, que hoy en día corresponde a Bélgica, por tanto es la patrona de Bruselas y santa en dicha nación. Su festividad se celebra el día 8 de enero.

Vino al mundo en una familia aristócrata de procedencia franca, nació alrededor del año 650, en un condado de la región central de lo que hoy es Belgica llamado Brabante. En su familia, se distinguen otras importantes personalidades religiosas como su madre santa Amalberga, su madrina, Santa Gertrudis de Nivelle y sus hermanos, los santos Aldeberto y Reinalda.

Recibió educación cristiana en un convento en Nivelle, donde estaba bajo el cuido de su madrina Santa Gertrudis. En el año 659 cuando su madrina fallece, santa Gúdula regresa a su pueblo natal e ingresa al oratorio de San Salvador de Moorsel, en las proximidades de la localidad. Siempre se dedicó a la práctica de una vida piadosa, virtuosa y sencilla.

Una leyenda muy famosa sobre esta santa explica el por qué se le representa con una lámpara o un cirio. Se cuenta que Santa Gúdula iba cada mañana antes de salir el sol a la capilla de Sal Salvador; en uno de esos días un demonio enojado por la devoción de la sana, apagó la lámpara con la que se guiaba, de inmediato Gúdula se arrodilló en oración y la lámpara encendió nuevamente. Por esta historia se le representa con una linterna o un cirio en la mano.

Otra historia cuenta que un día a su regreso de la capilla encontró a una mujer con su hijo en brazos que estaba paralítico, la santa se arrodilló a orar y el niño logró caminar. Las obras de santa Gúdula estaban marcadas de piedad, fe y devoción, era admirada y respetada por todos en la localidad.

Después de enfermar de causa desconocida, falleció un día 8 de enero el año más probable de su muerte parece ser el 712, aunque se toma el intervalo entre el 680 y el 714. En el año 1051, el Obispo de Cambrai Gerardo I, trasladó las reliquias de la santa a la iglesia de San Miguel en Bruselas, así esta se convirtió en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula.