Saltar al contenido

Oración a Santa Cecilia para alejar tentaciones y malas compañías

oracion a santa cecilia

Oración a Santa Cecilia para alejar tentaciones y malas compañías

Amadísima y obediente Santa Cecilia, mira que me consumen las tentaciones, cuánta debilidad hay en mi humanidad, como puedo enfrentarlas si contra la invitación al mal estoy solo, me siento tentado al considerarme sabio, me siento tentado a considerarme más que otros y ante los bienes materiales de los cuales presumo, son para mi otra tentación que debilita mi voluntad; de quien vendrá mi templanza y mi fuerza para no caer. 

Bendita y servidora Santa Cecilia, me consagro a ti buscando alejes de mi presencia toda mala compañía que haya de influenciar negativamente el libre desempeño de mi vida cotidiana, ante los múltiples peligros que ofrece la sociedad actual, ante tantas personas llenas de maldad, de intenciones oscuras, por la desobediencia la rebeldía y la ausencia total de Dios, te ruego seas escudo entre el mal y mi persona, dígnate alejar por siempre de mi presencia el mal que en ocasiones se disfraza como personas de bondad; a quien más habré de invocar por auxilio si no a ti mujer santa, mujer de Dios.

Ante la comodidad, ante el poder y ante tantos bienes materiales y diversiones que me ofrece este mundo no quiero caer tentado, pero tampoco soy capaz de lograrlo por medio de mis propias fuerzas; Santa Cecilia, ven pronto a socorrerme, ven que estoy solo y desamparado, la tentación me acecha y mi carne es débil, mi espíritu me gobierna pues mis fuerzas han flaqueado; Santa Cecilia, si tu no me ayudas pronto, quién me librará y alejará de mí la tentación, quien suplicara por mi ante el Creador.

Santa Cecilia, instrúyeme acera del camino correcto a seguir para evitar caer en la desgracia por causa de las malas compañías, dame sabiduría para elegir con qué personas compartir mi tiempo, mis diversiones, mis alegrías y en ocasiones, mis tristezas, suplica al Padre para que así como a muchos les mostró la verdad, los bendijo y los entrega al mundo sin abandonarlos, yo pueda también alcanzar esa gracia, recibir su bendición y mantenerme lejos de las malas compañías. Amen