Saltar al contenido

Oración a Santa Cecilia

Es una famosa santa, quien sufrió el martirio por su fe en Cristo, esta virgen se consagró como la patrona de los músicos. De su origen se piensa que probablemente nació en Roma, en seno de una reconocida familia local.

santa-cecilia

En aquellos tiempos que se acostumbraban a arreglar los matrimonios, Santa Cecilia fue forzada a casarse con un joven pagano de nombre Valerio. Como era costumbre entre las familias de clase, Cecilia había sido instruida en la enseñanza de la música y de algún instrumento musical; el día de su boda Santa Cecilia dedicó una canción a Dios para que pudiese consagrar su virginidad.

Santa Cecilia logró convertir a su marido Valerio al cristianismo, y éste se hizo bautizar por el papa Urbano. El hermano de Valerio, Tiburcio, de igual manera se convirtió al cristianismo.

Sucedió entonces que en aquellos tiempos los cristianos estaban sometidos a la persecución eran víctimas de crueles torturas y muertes, Valerio y Tiburcio tomaron los cadáveres de algunos de éstos y los sepultaron. Pero, fueron delatados por sus adversarios, en consecuencia se descubrió que eran cristianos y fueron hechos presos y decapitados.

A Santa Cecilia también la acusaron de ser cristiana; su verdugo, Turco Almaquio, la condenó a ser  quemada dentro de su propia casa, tortura a la que milagrosamente sobrevivió.

Al conocer esto, Almaquio ordenó que la santa muriese degollada. Santa Cecilia fue herida con  un hacha tres veces y luego de tres días de dolorosa agonía falleció. El papa  Urbano y sus diáconos lograron sepultar el cuerpo de Santa Cecilia.

El relato de su martirio dice que Santa Cecilia se encontraba cantando mientras sufría su tormento, estos hechos le valieron el ser la patrona de los músicos, los grupos musicales, los coros y las orquestas. La celebración de Santa Cecilia se realiza el 22 de noviembre.

Oraciones a Santa Cecilia

Santa Cecilia: Patrona de los músicos

Santa Cecilia es una mártir romana del siglo II, quien es considerada como la patrona de los músicos, debido a que al ser condenada por su fe cristiana, la santa recitó salmos y cantos de alabanza al Señor, sintiendo gozo y esperanza en la promesa de Dios, para combatir la amenaza que caía sobre su vida a causa de su fe.

La música de esta santa fue inspirada por los cielos, por el gran amor que profesaba a Dios. Sus alabanzas eran cantos de adoración en lo que encontró la fuerza para aceptar el martirio y mantenerse firme en la fe. Santa Cecilia enseña esta forma de adoración a Dios, con la alegría de los cantos, aun cuando existan momentos penosos y dolorosos.

“Señor, guárdame sin manchas en mi cuerpo y mi alma para no ser confundida”, fue una de las frases del canto de Santa Cecilia que inspiró a todos los que escuchaban su profesión de fe. Esta santa y su hermano, quienes se habían convertido al cristianismo, fueron acusados por el prefecto romana Turcio Almaquio, quien bajo pena de muerte, solicitó que rechazaran su fe. Al no renegar de esta, los hermanos fueron condenados a ser decapitados.

Antes, Santa Cecilia pasó por penosas torturas. La santa delante de sus verdugos, predicó las Sagradas Palabras, la verdadera religión y el Salvador Cristo; su mensaje fue un canto inspirador que tocó el corazón de muchos de los soldados romanos que se convirtieron al cristianismo, y este fue su primer milagro.

Aunque la santa fue golpeada por el hacha, no siendo decapitada, permaneció tres días encerrada. En medio de su agonía, su consuelo era cantar alabanzas a Dios, y dar palabra a otros que se acercaban a escucharla. Al fallecer, en sus manos tenía tres dedos levantados, simbolizando la Trinidad.

Canta Cecilia con su forma particular de oración, fue una precursora de los cánticos religiosos y los salmos, por ello se le considera patrona de los músicos.

Iconografía de Santa Cecilia

La imagen de Santa Cecilia se presenta con varios símbolos que nos ayudan a entender quien fue esta santa y algunos aspectos relevantes de su vida. Los elementos más comunes son la palma, el lirio, la túnica, el manto, la aureola y el instrumento musical.

La palma de Santa Cecilia significa la victoria de su fe cristiana sobre la muerte. Este símbolo es común a muchos otros santos que también fueron martirizados por su fe en Cristo. En el caso de Santa Cecilia, agonizó tres días en los que recitó cantos y salmos a Dios.

El lirio que acompaña a las imágenes de esta santa es un simbolismo de su pureza, su castidad y virginidad, la cual había consagrado a Dios desde la infancia. El lirio es también un símbolo utilizado para la pureza de la Virgen María. Otras representaciones son la del Lirio de Pascua que representa la resurrección de Jesús.

La túnica de Santa Cecilia hace referencia al vestido que portan los fieles, los devotos, los justos ante los ojos de Dios, y su color blanco, refleja su inocencia y pureza, virtudes que había dedicado a Dios para apartarse de todo pecado y siempre servirle.

A veces esta santa aparece con un manto azul, en honor al cielo al cual ascendió su alma luego de su martirio. La aureola en la cabeza de Santa Cecilia es otro símbolo de su pureza y santidad; su culto como santa comenzó inmediatamente luego de su muerte por la obras de su vida.

Santa Cecilia lleva también una cinta blanca en la cabeza, como una manera de representar su castidad dedicada a Cristo. Por último, el instrumento musical que aparece en las imágenes de la santa, explica la forma de adorar a Dios, Cecilia cantó durante su martirio salmos y alabanzas al Señor.