Saltar al contenido

San Winwaleo

San Winwaleo

San Winwaleo es un santo de la iglesia católica de origen francés, quien vivió durante el siglo VI. Se le conoce por ser el primer abad de Landevenec, fundado por el mismo, siguiendo la tradición monástica aprendida de su maestro san Budoco.

Winwaleo nació a comienzos del siglo VI en la región de Bretaña. Su familia era de buena posición social, ya que su padre, cuyo nombre era Fracan, era un importante jefe bretón. Por esto, antes de Winwaleo nacer, la familia tuvo que huir de las invasiones de los sajones, y se establecieron en Bretaña.

No se conocen datos de su madre, aunque probablemente era una mujer cristiana que educó a Winwaleo en la fe católica. Creció como un joven virtuoso y lleno del deseo de servir a Dios, lo cual hizo que manifestara su decisión de hacerse religioso.

Su padre se opuso rotundamente, llegando a ponerle trabas y amenazas a Winwaleo en su camino a la vida religiosa, sin embargo, el joven estaba decidido a que ese sería su destino. Renunciando a las comodidades de su hogar, Winwaleo salió de casa, con rumbo a la isla de Lavres, próxima a Isleverte, donde había una comunidad religiosa que estaba bajo la dirección de san Budoc.

Winwaleo pidió ser admitido y fue de los mejores discípulos del abad Budoc. Más tarde, quiso llevar la vida monástica en Irlanda y hacerse discípulo de san Patricio, pero tuvo otra visión mientras dormía. San Patricio se le aparecía en sueños indicándole que no debía viajar a Irlanda, aunque tendría que cumplir una misión fuera la comunidad de san Budoc.

Tiempo después, Winwaleo salió de la isla junto con otros hermanos, en la misión de fundar un nuevo monasterio. Pasaron por la isla de Tibidi en las proximidades del río Aven, hasta que llegaron a la región de Landevennec, donde estableció un nuevo monasterio, del cual fue Winwaleo su primer abad. Con compromiso y dedicación organizó esta comunidad en una estricta regla de disciplina, penitencia y oración.

Winwaleo falleció luego de una vida servicial y dedicada a la comunidad, en el año 533. Se le atribuyeron muchos milagros y prodigios aun después de su muerte. Las reliquias de este santo se conservan en la actualidad en Montreuil-su-Mer. Su memoria se recuerda en dos fecha, el 3 de marzo la oficial de acuerdo con el martirologio, y el 28 de abril que se recuerda el traslado de sus reliquias.