Saltar al contenido

Oración a San Virgilio

oracion a san virgilio papa

Vigilio, fue el papa de la Iglesia Católica Nº 59, durante el periodo comprendido entre los años 537 al 555. Elegido pontífice debido a la influencia de la emperatriz Teodora, esposa de Justiniano, Vigilio fue considerado un papa muy sumiso, dudoso y débil, debido a los continuos cambios de pensamiento respecto al monofisismo, y de apoyar sin oponerse al emperador Justiniano.

Vigilio perteneció a una noble familia romana, fue nombrado diácono en el año 531. Viajó a Constantinopla en el año 536, acompañando al papa Agapito I, esto le permitió establecer un fuerte lazo y amistad con la emperatriz Teodora, la esposa del emperador bizantino Justiniano I, quien era una fiel y regente seguidora de la doctrina monofisita.

El 22 de abril del año 536 muere el papa Agapito I, tras este hecho la emperatriz Teodora aprovecha para colocar como sucesor a su protegido Vigilio, y de esta manera lo envía a Roma acompañado del general Belisario, con órdenes de tomar la cuidad y que sí  nombrasen papa a Vigilio. Sin embargo, en Roma el rey ostrogodo Teodato había dado su apoyo al papa Silverio, hijo del papa Hormidas, el 20 de junio del año 536. Por tanto, el general Belisario despoja al pontífice Silverio de su puesto sagrado y lo destierra, nombrando papa a Vigilio el 29 de marzo del año 537.

Vigilio prometió a Teodora que al ser papa devolvería al eutiquiano Ántimo la sede de Constantinopla y que levantaría la condena monofisita emitida en el Concilio de Calcedonia. Efectivamente, en su inicio como papa, revocó la condena, pero esto inició una revuelta entre todos los obispos occidentales y africanos que separaron las Iglesias de Milán y Revena de la obediencia de Roma. Vigilio sorprendido por dicha reacción, se retractó y pidió a Justiniano la celebración de un nuevo concilio que solucionase el enfrentamiento.

Durante su papado, el emperador Justiniano publicó dos decretos, uno en el que ratificaba la condena de los Tres Capítulos, y un segundo documento conocido como “Segundo Constitutum”, en el cual explicaba que el papa debía apegarse por completo a los deseos del concilio y del emperador Justiniano. Vigilio muere el día 7 de junio del año 555 en Siracusa, en un viaje de regreso a Roma, y sus restos descansan en la Iglesia de San Marcelo en Roma.