Saltar al contenido

Oración a San Vicente Mártir

Oracion a san-vicente-martir

San Vicente de Zaragoza fue un mártir de la iglesia católica, de origen español quien vivió durante el siglo III. Soportó un terrible martirio a causa de su fe cristiana la cual mantuvo con firmeza hasta el final. Hoy es recordado en numerosas comunidades españolas así como en otros países de Europa como Portugal.

San Vicente nació en la época de gobierno del emperador Diocleciano, a mediados del siglo III aproximadamente. Decidió formarse en el servicio al prójimo y entregarse a Dios; una vez que fue ordenado como diácono, se le encargó la misión de predicar el Evangelio en la región española que pertenecía al imperio romano.

Por aquellos días se desataba una cruel persecución contra los cristianos; el emperador de aquel distrito, Daciano, ordenó detener a  todos los representantes de la iglesia católica; tanto el obispo de Zaragoza como el diácono Vicente fueron detenidos y obligados a caminar hasta la región de Valencia. Vicente mostró una firmeza impresionante. Una vez llegaron ante el gobernador Daciano, el santo se negó a ofrecer sacrificios a los dioses paganos, y aún le reprochó la herejía en la que vivían los gobernantes de Roma.

De inmediato, Daciano ordenó su martirio. Lo turaron, hirieron su cuerpo, lo encerraron en una celda oscura y sucia cuyo piso estaba cubierto de fragmentos de vidrio, pero san Vicente se mantenía firme, confiando y rezando a Dios. Falleció a causa de las torturas, los romanos echaron su cuerpo para que se alimentaran los animales, pero un águila gigante lo custodiaba.

Daciano ordenó entonces que arrojaran su cuerpo al río amarrado a una piedra; milagrosamente el cuerpo no se hundió y pudo ser rescatado por unos piadosos cristianos que lo rescataron. Su fiesta litúrgica es el 22 de enero.