Saltar al contenido

Oración a San Valerio Obispo de Tréveris

oracion a san-valerio-obispo

San Valerio es un santo de la iglesia católica, quien vivió durante el siglo IV, fue designado como obispo de la diócesis de Tréveris, luego de ser guiado en su formación por el obispo San Eucario, su sucesor; llevó a cabo un intenso trabajo pastoral que pronto se tradujo en la evangelización y conversión de muchos fieles al cristianismo.

Valerio era un cristiano quien desde joven se había dedicado al servicio de Cristo, era discípulo del sacerdote San Eucario, quien lo ordenó diácono y viajó junto con este y con el subdiácono Materno a la región de Galia al oeste del Rin para evangelizar a los pueblos por san Pedro.

A su llegada a Rhin y Ellelum en Alsacia (región al noreste de Francia), Materno enfermó gravemente y falleció. Eucario y Valerio acudieron en busca de san Pedro para suplicar que devolviera la vida a Materno; san Pedro bendijo a Eucario y este al tocar a Materno, le regresó la vida. Este milagro consiguió la conversión de muchos testigos.

En dicha región, los tres sacerdotes fundaron iglesias y predicaron formando muchos discípulos, luego se marcharon a Tréveris en Alemania, donde Eucario se consagró como el primer obispo de dicha diócesis. San Eucario recibió la visión de un ángel de que iba a morir pronto, y que debía consagrar a san Valerio como su sucesor y así lo hizo.

A la muerte de Eucario, el 8 de diciembre aproximadamente del año 320, san Valerio fue designado como su sucesor. Ejerció su cargo de obispo en la diócesis de Tréveris durante quince años en los que trabajó por la fundación de otras iglesias en Colonia y Tongeren, evangelizó y educó a muchos fieles y discípulos, y a su partida al cielo, alrededor del año 235, dejó como sucesor a san Materno.

San Valerio es recordado en todos los martirologios antiguos, inscrito el día 29 de enero.